¿Acaso molesta el ruido que retumba en mi sesera? Memorias roqueras – Steven Tyler

Memorias Steven Tyler¿Acaso molesta el ruido que retumba en mi sesera? Memorias roqueras – Steven Tyler – Malpaso Ediciones 2014

Para contar las memorias de Steven Tyler, cantante, compositor y líder eléctrico de Aerosmith, debo empezar por el final. Tranquilidad, que no descubro nada nuevo. Simplemente las palabras con las que (casi) termina el libro resumen muy bien qué nos encontramos en sus más de cuatrocientas páginas.

“…soy algo más que el putón yonqui del rocanrol que logró cruzar el umbral de la puerta (…) Si escuchas esa canción que compuse en 1969, Dream on, quizá te hagas una imagen distinta.”

Porque el libro refleja los dos lados de Tyler: el héroe egocéntrico megalómano que quiere y consigue conquistar el mundo con su arte y el yonqui redimido constantemente que se arrastra entre sus adicciones. ¿Quieres música? Hay. ¿Quieres sexo? El más explícito. ¿Hablamos de drogarse? De la A a la Z. Y hay amor y odio y satisfacción y fracaso a partes iguales.

Ahora volvamos al comienzo. Steven Tallarico, de sangre italiana, escribe con pluma agitada, con puñetazos entremezclados con clavos afilados, con la velocidad con la que vivió, con la elegancia personalísima con la que se entrega en el escenario. ¿Cuánto hay de él y cuánto de escritor en la sombra? Difícil saberlo en estas memorias, pero yo creo que buena parte es Tyler por sí mismo. Su propio personaje.

Y eso sí que lo vas a descubrir en el libro. Cómo el adolescente Tallarico, detenido por posesión, perdido en los estudios, macarra de día, currito de noche, construye su propio personaje. Al principio, copiando a su ídolos, a Mike Jagger, a Janis Joplin. Después, despojando su vergüenza y las tiendas de moda más cutres para extenderlo por escenarios, portadas y fiestas de promoción. Descubrirás porqué siempre lleva fulares o pañuelos o pasminas o lo que toque en su micrófono, por ejemplo.

¿Te interesa la faceta musical de Aerosmith? ¡Por supuesto! Steven compuso los temas más grandes. Para él un single de éxito era todo, lo único realmente importante, lo que llena estadios, lo que trae el dinero, lo que permite meter en tu cama a la tía despampanante. Interesante el largo proceso de Dream on, su canción favorita, su fetiche. Tardó cuatro años en publicarse y casi siete en ser un éxito, cuando se reeditó en 1976 y se convirtió en la primera del grupo en alcanzar el Top 10. No deja títere con cabeza en el grupo, un amor-odio-odio destructor.

¿Te interesan las dependencias de la estrella del rock? Las tienes todas. Su frase “me esnifé la mitad de Perú” lo resume. Él mismo calcula que se gastó veinte millones de dólares en drogas. Casi nada. Hasta ocho veces ha entrado y salido de rehabilitación, las últimas por calmantes, somníferos, estimulantes… Lo que haga falta (eso sí, nunca se pinchó heroína). Cuenta con mucho detalle cómo pasó la banda de compartir sus hábitos, llegar al éxito, aislarse y ¡boom! un yonqui solitario a finales de los setenta metido en una espiral de pillaje emocional y físico. Casi no lo cuenta, desde luego. Lo increíble es que se acuerde de tantas historias (bueno, entre 1979 y 1983 no hay mucho, la verdad).

Su vida gira alrededor de las drogas y el sexo. ¿Te interesa el sexo? No tendrás que imaginar nada. Grande la anécdota del Pequeño Club de Annie Oral y sus chicas: a Steven le tocó una que “sabía hacerse la guarrilla y no le quedaba un pelo allí abajo”. O la primera vez que tocaron en Finlandia: “las chicas eran infernales. Pómulos salidos, pelo rubio, sucio (…) Auténtico pelo rubio sucio a juego con alfombras en las que ansiabas echarte para enguarrarte a tope”. Y un sabio consejo para quienes pasan tiempo fuera de casa (músicos en gira, por ejemplo): “…diez días antes (de volver a casa) no mantenías relaciones sexuales (…) El rollo de los ojos lujuriosos podías disimularlo, pero lo que no podías era hacer ver que el tazón estaba lleno cuando no quedaba ya caldo”. Impagable.

Una vida de estrella del rock drogadicto de manual… Vamos, que este podría ser el manual. Steven desnuda su cuerpo (y el de sus compañeros de grupo), su alma y su cabeza en una obra que se lee rápida, amena, dura por momentos, pero que siempre deja un poso de optimismo. Como dice Steven: “…todo lo que realmente necesitamos al final de un largo y tortuoso día es que nos acaricien, hacer el amor, llegar al clímax, y ser felices”. Salud.

 

 

Jack Bruce – Songs for a tailor – 1969

Jack Bruce

Jack Bruce – Songs for a tailor – 1969

Uno de los bajistas de rock más reconocidos de la historia, Jack Bruce basó su fama y éxito en formar parte de Cream junto a Ginger Baker y Eric Clapton y ayudar a crear el hard rock tal y como lo conocemos hoy en día. El power trío por excelencia. Tras la desaparición del combo, Jack se lanzó a grabar esta joya junto al productor y amigo multi-instrumentista Felix Pappalardi (Cream, Mountain, Hot Tuna). No logró la popularidad que sí conseguirían Clapton y Baker en Blind Faith, pero alcanzó un honroso número 6 en las listas de ventas del Reino Unido.

El álbum contiene la canción más conocida del artista en solitario: Theme for an imaginary western se muestra casi perfecta, tanto en la línea melódica como en la interpretación de Jack y sus secuaces John Hiseman a la batería (Colosseum) y Chris Spedding a la guitarra. El tema cayó en manos de los Mountain de Leslie West para hacer una tremenda versión en su álbum Climbing!. Hiseman y Spedding interpretan ocho de los diez temas compuestos por el propio Bruce y el poeta Pete Brown (a las letras). Con el toque mágico de Felix Pappalardi el álbum navega entre sonidos pop, blues y jazz, dando especial protagonismo en la mezcla al bajo del jefe, como debe ser.

El álbum incluye la colaboración de George Harrison en Never tell your mother she’s out of tune, con Bruce también al piano y la primera sección de viento (trompetas muy bien metidas). Ministry of bag suena a rock big band. Rope ladder to the moon es una deliciosa canción arropada por cello y acústicas, delicada y bien arreglada. He the Richmond contiene otra genial línea de bajo entreverada con buenas acústicas y una de las mejores interpretaciones vocales del álbum.

Weird of Hermiston y The clearout se compusieron para el Disraely Gears de Cream, pero se desecharon por “poco comerciales”. Pues aquí encajan a la perfección, con un toque más jazzy y menos blues. La inclusión de otro de mis temas favoritos del bajista entre los cortes de Songs for a tailor da un punto extra, para mi gusto, al trabajo. Y es que To Isengard, que incluye guitarras de Pappalardi, Bruce y Spedding, fantástica, maneja la inspiración rítmica y la exactitud melódica que tantas veces explotó en la voz de Jack sobre una cama instrumental enorme, primero suave, después acelerada. Y para gustos, Boston ball game 1967.

Un disco para recordar de vez en cuando, hoy más que nunca. Larga vida al rocanrol, larga vida al legado de Jack Bruce.

Jack Bruce – Theme for an imaginary western

Lo mejor de Neil Murray

Neil Murray

Lo mejor de Neil Murray

La historia musical de Neil Murray incluye nombres tan famosos como Whitesnake, Black Sabbath, Brian May o Gary Moore. Su currículum es tan largo como interesante y, por extraño que parezca, tiene nexos de amistad por todos lados. En sus primeros años como bajista (antes fue batería) formó parte del primer grupo de Cozy Powell (batería) llamado Hammer, allá por 1974. Además de con el famoso batería, coincidió con Don Airey (teclista) y Bernie Marsden (guitarrista). Al deshacerse el combo, siguió a Don a formar Colosseum II, junto con Gary Moore (guitarrista). Aquí ya hemos juntado a los cuatro tipos que contaron con nuestro protagonista a lo largo de toda su carrera.

Tras varios años de dar vueltas, recibió la llamada de Bernie Marsden para unirse a unos incipientes Whitesnake, junto a David Coverdale (cantante), Jon Lord (teclista) y, poco después, Ian Paice (batería).  Murray formó parte del combo desde 1978 hasta 1986, con ausencias puntuales, aupando al grupo a lo más alto del mainstream roquero. Se le oye en álbumes imprescindibles como Lovehunter (1979), Ready and willing (1980) o el megaéxito Whitesnake (1987). Durante la grabación de este fue despedido por última vez.

Whitesnake – Fool for your loving

Su amigo Gary Moore le llamó para grabar Corridors of power (1982) junto con Ian Paice, y poco después, en uno de sus “despidos” de Whitesnake, formó como miembro oficial para la grabación y gira del Victims of the future (1983).

 Gary Moore – Murder in the sky

Tras un par de años de dar vueltas, otro amigo, Cozy Powell, le reclamó para formar parte de Black Sabbath tras la grabación de Headless cross (1989). Hizo la gira posterior, grabó en Tyr (1990) y se calzó la siguiente gira. Dejó el grupo con su amigo Powell un año después cuando Tommy Iommi decidió reformar la banda trayendo de vuelta a Dio, Appice y Butler. Volvería a grabar otro disco con Black Sabbath, en 1994 bajo el título Forbidden.

Black Sabbath – The sabbath stones

¿Qué hizo Neil cuando volvieron a despedirle? Tocar todos los palos que pudo hasta que de nuevo Cozy Powell tiró de él para grabar junto a Brian May (con el que había coincidido en los conciertos de la Expo 92) el excelente Back to the light (1992) y los dos años de gira posterior. Con May también tocó en el Another world (1998).

Brian May – Driven by you

Desde entonces no ha dejado de currar pero sin tanto relumbrón. Formó Company of snakes para girar con otros ex-miembros de Whitesnake repasando en directo el catálogo de la banda, despachó su técnica en el musical de Queen-We will rock you,  se coló en la gira de Queen+Paul Rodgers y se enroló temporalmente en la MSG con Michael Schenker.

Un buen currículum para un bajista excelente y un tipo ejemplar. Al menos, así lo piensan los amigos que han ido buscando a este escocés.

Bandas tributo femeninas (capítulo 3)

thumbs_IMG_9679

 

Bandas tributo femeninas (capítulo 3)

La lista de bandas tributo crece, se regenera a gran ritmo. El número de mujeres que se suben a un escenario también va en aumento en nuestro rollo. Así que es lógico e inevitable que cada vez haya más bandas tributo femeninas en el rock y el metal. Y a nosotros nos encanta escucharlas y compartirlas por aquí. Otra pequeña selección de bandas formadas por mujeres que hacen versiones tremendas de grandes del género.

The little dolls

Como la canción de Ozzy Osbourne (del Diary of a Madman) decidieron llamarse estas cuatro músicas para rendir pleitesía al genio loco. A la voz Deb como Blizzy Osbourne, Sara Marsh como Rakk Wylde a la guitarra, Linda McDonald como Brandy Castillo en la batería y, cómo no, impersonator de Bobbi Trujillo, a la batería Terii Kiing.

 

Slaywhore

Curiosa banda que homenajea a Slayer: en vez de cuarteto, lo conforman cinco chicas, ¡una con teclado! Jojo Araya canta, Kristen Queen la guitarra, Lesley al bajo, Caryn Lombardo a la batería y Alyson Hanneman a los teclados. Suenan incluso más brutas que los originales.

 

Virgin Killers

Estupenda y única banda homenaje a Scorpions en el Universo all-female band. Son italianas, ojo, y se centran en los grandes éxitos de los ochenta más alguna canción desconocida por el gran público. Canta Isabella G, guitarrean Maura y Elisabetta y la sección rítmica la llevan Isabell, al bajo,  y Emma, a la batería.

 

Hot Chili Girls

¿Flea y compañía homenajeados por mujeres? Todo es posible en nuestro Rockverso, así que no dejes de escuchar a estas multi-rítmicas mujeres. Silvia se curra las guitarras, Tittiflea el bajo, Hillary la batería y Kyt se lo hace de Kleids. Casi nada.

 

No te pierdas nuestros otros artículos sobre bandas tributo femeninas.

Bandas tributo femeninas (capítulo 1)

Bandas tributo femeninas (capítulo 2)

 

 

 

Meatloaf – Couldn’t have said it better – 2003

MeatLoaf

Meatloaf – Couldn’t have said it better – 2003

Este álbum es el último gran trabajo del fenómeno vocal Meatloaf (de nombre real Marvin Lee Aday), sin duda alguna. Por momentos alcanza la gloria de sus grandes obras, especialmente en la primera de las dos partes en que se divide el disco, con esos largos desarrollos melódicos sobre capas sonoras y arreglos vocales cuidadísimos. Couldn’t have said it better se presenta como una doble obra: capítulo uno y capítulo dos, separados por un intermezzo.

El capítulo uno contiene cinco grandes canciones compuestas por James Michael y Nikki Sixx (Mötley Crüe). El comienzo con la canción que da título al álbum promete: meatloaf (1)línea de piano y voz arrebatadoras, con Meatloaf perfecto; un pequeño acelerón al minuto y un largo puente hasta un estribillo digno de la carrera de este hombre. La voz femenina de Patti Russo y los coros de Todd Rungren acaban de redondear este temazo. Excelente al piano Aaron Zigman. La segunda y single, Did I say that ahonda en ese arrepentimiento de muchas letras de Mr. Aday y esas largas construcciones; Michael Thompson a la guitarra está muy bien y el arreglo orquestal adorna otra tonada que debería ser obligatoria en el repertorio. El álbum nos regala otra de esas estupendas y pegajosas baladas que tan bien interpreta este monstruo: Why isn’t that enough. Un poco de caña en Love you out loud (estribillo grande también) y una nueva lenta , Man of steel, dramatismo clásico con piano (en esta ocasión a cargo de Tom Brislin) y voz femenina (Pearl Aday, hija del protagonista), arreglos algo más modernos, pero sin pasarse.

La segunda parte flojea un poco, no por otra cosa que pecar de inconsistente. Si en las anteriores había cierta coherencia compositiva e instrumental, en esta segunda escuchamos una amalgama de compositores, estilos y arreglos, por momentos excelentes, por momentos simplones. Testify tiene buen riff y estribillo, un tema cañero. Tear me down mezcla con acierto un ritmo y una guitarra clásica con buenos coros, una old school Meatloaf. Lo mismo ocurre con Because of you: balada plena de potencia, entrega y magia. La versión de Forever young es bastante digna, sin más, y Do it! un tema pasable.

En definitiva, un correctísimo álbum que, solo por la primera parte, merece vivir en tu discoteca. Si las once canciones hubieran mantenido el nivel de las primeras… en fin, estaría a la altura de sus obras icónicas, Bat out of hell (1977) y Bat out of hell II: back into hell (1993). El mejor sin Jim Steinman. Grande este “pedazo de carne”, Mr. Meatloaf.

Meatloaf – Did I say that

La tribu del lobo – El paso – 2014

LaTribuDelLobo

La tribu del lobo – El paso – 2014

Este disco parece grabado en el periodo breve de tiempo entre los conciertos de Woodstock y Altamont, esos meses donde el rock se impuso en el mundo. Lo debieron grabar estos tres locos en un garito polvoriento, entre vasos de bourbon y humo de cigarro, guardarlo en una vieja cinta de esas magnéticas durante estos años, esperar a que sea el momento, ahora. La tribu del lobo la forman Sergio Huelves a la voz, la guitarra acústica y la armónica, Eduardo Rosado al cajón y demás percusiones y Matteo Piu a la guitarra eléctrica y el slide. Sí, habéis leído bien: cajón, guitarras y voz. Esto suena a puro rocanrol de la vieja escuela, el que parieron Young, el Dylan eléctrico, Stills, Townshend…. ¡con cajón! Ah, y un montón de arreglos hechos por amigos, lo que se os ocurra: contrabajo, flauta travesera, hammond. Y, de verdad, se grabó en los estudios Westline de Madrid a las órdenes de Juan Blas.La Tribu del Lobo Banda

Salvaje y libre nos viene a pelo como ejemplo: la guitarra de Matteo suena de muerte, qué feeling tienes, qué exactitud en la digitación, ni una nota de más, pero ni un sentimiento de menos; el cajón de Eduardo te mueve la cabeza, la tibia, lo que haga falta, no pierdes comba; Sergio canta con solvencia, soltándose en el estribillo, dando fe de una buena letra; deberían haber alargado ese final diez minutos. En Despedida en clave de soul hay otra gran interpretación de Sergio, metido en el papel del yonqui moribundo, y un contrabajo (tocado con arco) que da un toque delicioso al tema. ¿Más guitarras? Presente continuo del verbo vivir (esa armónica), de lo mejorcito del disco junto con Sueño hipnótico, menudo final, y Flor de Woodstock. En El paso hay que quitarse el sombrero con la letra (“escucha lo que somos, son nuestras vivencias a golpe de cajón”), bien metida la flauta, otra lección de ritmo, Eduardo.

Un primer álbum que se hace corto, bien producido, con composiciones correctas e interpretaciones brillantes. Un “no debes perdértelo” si te gusta el género. Creo que te encantará. Ahora, a por el directo.

La tribu del lobo – Flor de Woodstock

Thunder – Laughing in Judgement Day – 1992

 

descarga (5)

Thunder – Laughing on Judegemet Day – 1992

Thunder había debutado con exitazo a comienzas de la década tras años de dar botes por los garitos del Reino Unido. Llegaron a Donington como invitados y se lo comieron todo. Tras girar sin descanso, se metieron en el estudio con Andy Taylor (Duran Duran), quien había producido su debut, y tras varias semanas de duro trabajo eligieron catorce temas para conformar este artefacto de rock atemporal.

Las guitarras acústicas que abren el álbum en Does it feel like love? ya nos anticipan qué vamos a encontrar, esas influencias de las grandes bandas de los setenta, un tema ideal para comenzar con enormes guitarras a cargo de Luke Morley y Ben Mathews. El siguiente Everybody wants her tiene un aire más “americano” con ese cowbell, las guitarras cortadas y el estribillo melódico. Low life in high places se ancla en el blues-rock más sentido, una balada de peso con buena letra, estupendas acústicas y gran trabajo vocal de Danny Bowes.

Thunder – Does it feel like love?

Porque esto es Thunder en Laughning in Judegement Day, una mezcla de rock ochentero con una bestial base de blues y un conocimiento profundo de los clásicos del hard de décadas anteriores. Entre estos tres pivotes se mueven las canciones que estos cinco colegas se marcaron; además de Morley, Bowes y Mathews, tocaron en el álbum Harry James, batería, y Snake al bajo. descarga (6)

Los temas hard se llevan la palma. Laughing on Judgement Day, por ejemplo, combina un buen riff melódico con pasajes solistas interesantes, una buena batería y esa particular forma de Bowes para dejar su voz al borde de la rotura sin perder la melodía. Igual podríamos decir de Today the world stopped turning (algo más floja a pesar de un soberbio inicio y estribillo), Fire to ice (pedazo de riff) o Flawed to perfection (quizá la más americanizada de todas). Y enorme el cierre con Baby I’ll be gone, hard rock blues de guitarras interpretado con cojones.

En cuanto a las baladas, sin duda Empty city gana por su ambición, por su profundo sentimiento, por su ejecución. No se queda atrás A better man, quizá de mis favoritas, con una armónica muy bien metida y arreglos vocales de primera. Y qué decir de una canción con poso pop como Like a satellite, qué buena letra y qué bien interpretada, ruda y delicada a partes iguales.

En el álbum hay una inscripción que dice: para disfrutar este disco en auténtico estéreo nuestros ingenieros recomiendan que salgas y compres otra copia. Sin llegar a esta duplicidad, una gran colección de canciones que  no puede faltar en ninguna estantería roquera.

Thunder –  Empty city

Angry Metal Guy

Metal Reviews, Interviews and General Angryness

Rock, metal y guitarras ruidosas

reinamomo14

Cotidianidades femeninas

samopo's box

thinking about i like

Tú no rockeas, expertos en cultura basura

Rock, metal y guitarras ruidosas

Una Vida en Alquiler

Jugueteando con avatares

undergroundresistanceforever

Todo el metal underground de los primeros tiempos hasta la actualidad

100% Rock

El Manifiesto Tóxico

El sufrimiento es la vía a un conocimiento más profundo

Tu Crítica Musical

Crítica de música y discos

Los caprichos de Julie Delpy

Archivos del programa radial, emitido en MQC Radio FM 106.3, rafaela, Santa Fe, Argentina. Películas, música y libros, conectados así nomás.

Like a Oliver Stone

Música, cine y otras drogas.

The Cool Muse / La Musa Molona

"The Cool Muse: Proudly tormenting friends and family with paintings of doubtful quality since MMII" "

hombres con hachas

opiniones sobre guitarristas

nouvellesdumatin

Una opción nueva en artículos varios

La Guitarra de las Musas

Rock (y más música) sin fecha de caducidad

Rock, metal y guitarras ruidosas

Zona Negativa

Web dedicada a tratar el mundo del cómic, sus autores y sus confluencias con otras artes, especialmente con relación al tebeo superheroico.

vinylrevisited

Por supuesto, sólo vinilo.

Our Gods Are Dead

Rock, metal y guitarras ruidosas

Desenkajaos

Banda Tributo al Rock

El Gramófono

Blog relacionado con el mundo de la música

BONUS TRACK

...teclas, vinilos y rock&roll actitud...

FROM HELL

Recaudando emociones a golpe de Rock

Redondo y con Agujero

Rock, metal y guitarras ruidosas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores