¿Quieres que te regalemos las memorias de Frank Zappa?

 

 

¿Quieres que te regalemos “La verdadera historia de Frank Zappa”?

A partir de hoy domingo 23 de Noviembre y hasta el próximo jueves 27 de Noviembre puedes participar en el sorteo de las memorias de Frank Zappa publicadas por lala-verdadera-historia-de-frank-zappa-memorias Editorial Malpaso, una obra editada originalmente hace 25 años y que permanecía aún inédita en nuestra lengua.

¿Qué tienes que hacer? Sorteamos una copia a través de TWITTER y otra a través de FACEBOOK.

En Twitter:

  1. Hazte seguidor de @rockologiatwit
  2. Haz RT a alguno de los twits sobre el sorteo, por ejemplo este.
  3. Así de fácil

En Facebook:

  1. Hazte seguidor de Rockologia en Facebook.
  2. Comparte con tus amigos la publicación sobre el sorteo: es esta.
  3. Así de fácil

En algún momento del viernes 28 daremos a los ganadores un mensaje privado y lo haremos público en los perfiles de Twitter y Facebook.

Si quieres más información sobre el libro, pincha en este enlace.

 

 

 

Kaxta – Centro de intoxicación – 2014

Kaxta-2014-Centro-de-Intoxicacion

 

Kaxta – Centro de intoxicación – 2014

No es un secreto que Kaxta hunde sus raíces en los mismos pozos que Robe Iniesta (Extremoduro) y los Marea (“me gusta el pacharán de las bodegas Romero”, dicen en un tema), más por la voz de“El Isi” y por el tratamiento de algunas canciones. Pero no es menos cierto que estos cinco músicos han ido evolucionando por su propio camino, anclando y desanclando a su antojo sus composiciones por influencias, inspiraciones y buen hacer. Porque lo que más destaca de este tercero del grupo es la calidad en la interpretación de los temaKAXTA-PHOTO-BANDs. En especial, lo bien que suenan las guitarras de Rafa Rodríguez y Javi López, pero sin menospreciar un centímetro el trabajazo de Juan Carlos Preciado al bajo (genial en Centro de intoxicación y Dentro de mí) y Kike Fernández en batería y percusiones (me encanta ese bombo).

Comenzando por Dentro de mí, como el álbum, estupendas guitarras y bajo, caña con melodía, buena letra y un estribillo que se te cuela a la primera. Jícaras de chocolate también es un tema redondo, con cierta complejidad en la ejecución instrumental, muy bien armado; original entrada de sitar (Manué Pérez) y guitarra española (Feli Carrasco). Efímero me vuelve loco: la guitarra, la batería, la letra, todo cuadra, todo al aroma viejo, pero una vuelta más, un poco más. En la autobiográfica Malos pelos (¿quién no?) sorprende el riff tras las voces, en especial el final, grande. Corazón es un pedazo de single. Nada me para es pura velocidad, con “El Isi” gritando en un final in crescendoCentro de intoxicación una jodida maravilla que habrá que disfrutar en directo.

La producción, realizada por ellos mismos, bastante correcta, redondea unos temas cañeros, basados en directos riffs, buenas líneas vocales y algunos estribillos que se te quedan a la primera. Las influencias Uoho/Kolibrí en las guitarras se mezclan con aromas a blues en un extremo y toques de metal por el otro (esa intro Motorhead en Nada me para), pero, como en el conjunto, dando un paso al lado, dejando el sello propio de Rafa en esos solos (Malos pelos, Jícaras de chocolate, ¡¡Explosión!!). También aciertan en el reparto de los nueve temas, dejando los tres más “diferentes” en el centro (Corazón, Malos pelos y Jícaras de chocolate)

El artwork sencillo pero chulo, con un desplegable interior conteniendo las letras. La alcantarilla de la portada sobre un trozo de asfalto marcado por unos neumáticos. A cargo de Daniel Medina.

A mí me gusta mucho cómo va evolucionando esta gente, son parte del presente y el futuro de nuestro rock, junto a grupos como Bocanada, Desakato o Gritando en Silencio. Y en cuanto pueda volveré a verles en directo, donde se dejan la piel literalmente.

 Kaxta – Dentro de mi

Y&T – Earthshaker – 1981

 

MI0001949559

Y & T – Earthshaker – 1981

Earthshaker es el tercer largo del grupo, primero en el que acortan su nombre (Yesterday And Today, Y&T), primero con la compañía A&M Records, primero de sus años dorados, de sus grandes clásicos (Black tiger, en 1982, Meanstrick, en 1983). Un disco imprescindible para cualquier amante del rock. Y si nunca has oído hablar de estos tipos, el mejor modo de entrar en su mundo sonoro.

La banda estaba formada por Dave Meniketti a la guitarra y la voz principal, Joey Alves como segundo guitarra, Phil Kennemore al bajo y las voces (canta como solista en un corte) y Leonard Haze a la batería. Entre los cuatro firman la autoría de los diez temas del álbum, ayudados MI0001343798en ocasiones por la pareja de productores, Bob Shulman y David Sieff.

Para mi gusto, hay tres canciones que destacan por encima del resto: Rescue me, I believe in you y Hurricane.

Rescue me comienza con unas acústicas calmas, un punteo que anticipa la eléctrica, sigue la voz, un momento de silencio y estalla el grupo, manejando el tempo a la perfección; excelente balada donde la melodía vocal, el estribillo y la guitarra son de diez. Qué fuerza, qué energía. No menos emocionante I believe in you nos desgarra con una de las mejores interpretaciones de la discografía de Y&T. Meneketti está metido en su papel cuando canta y presenta unos punteos extraordinarios; otro gran estribillo, sencillo pero con gancho, buenas armonías. Un tema atemporal: si no te emociona háztelo mirar (y qué final…). La tercera, Hurricane, podría ponerse de modelo de heavy rock “a la americana”, tanto por esas rápidas y potentes guitarras como por lo acertado de la composición, un himno metálico de los primeros ochenta.

A lo largo de los poco más de cuarenta minutos la banda se mueve entre el hard más rápido y los ritmos (casi) bailables. En Squeeze, donde Kennemore hace la voz principal, las guitarras se vuelven locas, infernal, hermano loco de Knock you out, otro ejemplo de cómo hacer un rápido rocanrol sin perder un ápice de emotividad. Hungry for rock y Shake it loose (esa intro guapa) juegan más bien con un ritmo pegajoso, riffs de guitarra cortantes y estribillos comerciales, unos machacapistas, vaya.

Y un pequeño aparte para otro de mis temas favoritos, Dirty girl: Meniketti desnuda sus influencias bluseras en cinco minutos, tanto en las melodías, como en la interpretación a la guitarra: un metal del Delta, un cantante sufriente, una guitarra arrastrada, un punteo sentido, una genial canción.

Quizá sea el mejor, quizá no, de toda su discografía, pero, en cualquier caso, un álbum imprescindible en una época de grandes grupos y grandes discos.

Y&T – I believe in you

 

 

Robin Trower – Bridge of Sights – 1974

Robin Trower Bridge Of Sighs
Robin Trower – Bridge of Sighs – 1974
El genial guitarrista británico Robin Trower se fajó a finales de los sesenta y en los primeros setenta en Procol Harum. Tras abandonar a sus colegas de grupo comenzó una carrera en solitario con cierto éxito de ventas en los Estados Unidos durante los setenta (cuatro álbumes fueron certificados oro). Este que hoy comentamos, Bridge of Sighs (en referencia al Puente de los Suspiros veneciano), segundo largo,Robin Trower apareció en abril de 1974. Sin duda, el mejor disco del británico.
Contiene cuatro de sus clásicos, que no fallan nunca en sus directos. El riff tremendo de Day of the eagle tras una breve intro se repite como un mantra a lo largo de todo el tema, con la voz rasposa de James Dewar (quien también toca el bajo) y un trabajo solista increíble del británico. Bridge of sighs, con su áurea onírica, su toque psico, nos envuelve y nos mete en una especie de soul barrido por la tornillería metálica de la Fender, esa excelente progresión de acordes. Metiendo los pies en el funk, Trower nos regala una deliciosa Too rolling stoned, quizá mi favorita: te menea el culo aunque no estés de humor, con el gran trabajo a la batería de Reg Isidore y el mejor estribillo del álbum. El cuarto temazo se titula Little bit of simpathy: Dewar vuelve a lucirse con su voz oscura y una gran línea de bajo y Robin se venga con una guitarra bestial, el primer solo es impresionante.
Robin Trower – Day of the eagle

¿Y el resto? Pues no hay tema malo. In this place comienza con misterio y desarrolla una línea melódica soberbia en una ambientación profunda, donde las guitarras se superponen en capas que te llevan a un crescendo emotivo. En una línea similar, About to begin trae algo más de calma, un pequeño remanso de aire cargado con la voz emotiva de James, algo menos masculina, bien arropada por una cama sonora blandita pero perfectamente pensada. The fool and  me resulta un tema de apariencia sencilla pero jugoso, con otro buen riff, un toque funk y otro tremendo solo de Trower, largo, preciso, casi hipnótico. Lady love cabalga en el hard rock rítmico mojado en la profunda interpretación de James y una sección rítmica que se lleva el premio.
Si eres fan del sonido Fender o del rock de los setenta, este álbum no debe faltar en tus orejas. Seguro que te engancha porque no tiene tema malo. Y el mejor para descubrir a este guitarrista y su propuesta power trio.
Robin Trower – Lady love

 

Versioneando: las mejores versiones de Nazareth

Nazareth

Las mejores versiones de Nazareth

Nazareth es una de las bandas más longevas de la historia del rock duro: no han parado de girar o sacar álbumes desde 1968, eso sí, con sus más y sus menos y sus cambios de protagonistas. Con Dan McCafferty (vocalista desde los inicios hasta hace unos meses), Pete Agnew (bajista y único miembro original aún en activo), Manny Charlton a la guitarra y Darrell Sweet a la batería mantuvieron el tipo en sus años de gloria, mitad de los setenta, en especial con la canción que inicia esta pequeña selección de covers, su mega-éxito Love hurts. Disfrutadlos.

Love hurts (1974)

Su onehit, su pelotazo. Alcanzó el número 8 en Estados Unidos, permitiéndoles dar el salto a hacer las Américas. La grabaron The Everly Brothers en 1960. Nazareth lo editó como single en noviembre de 1974 y lo coló en su álbum Hair of the dog.

 

Vigilante man (1973)

Un año antes hicieron esta versión del tema que Woodie Guthrie grabara en 1940 para el álbum Razamanaz, con todo su toque personal. Suena de muerte.

 

I don’t want to go on without you (1976)

Las versiones han sido una herramienta del grupo para llenar sus obras, siempre con ese toque que las encajaba dentro de la creación propia. Esta aparece en su octavo disco de título Play ‘n’ the game. La original apareció en 1964 en la voz de The Drifters.

 

Busted (1977)

Un temazo en un álbum grande como Expect no mercy. Blues rock de leyenda que grabó por primera vez Burl Ives en 1962.

 

Cocaine (1980)

En el álbum The fool circle regalaron una versión en directo de este tema que JJ Cale compuso y editó en Troubador cuatro años antes y que popularizó Eric Clapton.

 

Piece of my heart (1989)

Famosa en la voz de Janis Joplin, fue Erma Franklin quien la grabó por primera vez en 1967. La recogieron Nazareth para su álbum Snakes’n’ladders.

 

Publicado en Versioneando. Etiquetas: . Leave a Comment »

¿Acaso molesta el ruido que retumba en mi sesera? Memorias roqueras – Steven Tyler

Memorias Steven Tyler¿Acaso molesta el ruido que retumba en mi sesera? Memorias roqueras – Steven Tyler – Malpaso Ediciones 2014

Para contar las memorias de Steven Tyler, cantante, compositor y líder eléctrico de Aerosmith, debo empezar por el final. Tranquilidad, que no descubro nada nuevo. Simplemente las palabras con las que (casi) termina el libro resumen muy bien qué nos encontramos en sus más de cuatrocientas páginas.

“…soy algo más que el putón yonqui del rocanrol que logró cruzar el umbral de la puerta (…) Si escuchas esa canción que compuse en 1969, Dream on, quizá te hagas una imagen distinta.”

Porque el libro refleja los dos lados de Tyler: el héroe egocéntrico megalómano que quiere y consigue conquistar el mundo con su arte y el yonqui redimido constantemente que se arrastra entre sus adicciones. ¿Quieres música? Hay. ¿Quieres sexo? El más explícito. ¿Hablamos de drogarse? De la A a la Z. Y hay amor y odio y satisfacción y fracaso a partes iguales.

Ahora volvamos al comienzo. Steven Tallarico, de sangre italiana, escribe con pluma agitada, con puñetazos entremezclados con clavos afilados, con la velocidad con la que vivió, con la elegancia personalísima con la que se entrega en el escenario. ¿Cuánto hay de él y cuánto de escritor en la sombra? Difícil saberlo en estas memorias, pero yo creo que buena parte es Tyler por sí mismo. Su propio personaje.

Y eso sí que lo vas a descubrir en el libro. Cómo el adolescente Tallarico, detenido por posesión, perdido en los estudios, macarra de día, currito de noche, construye su propio personaje. Al principio, copiando a su ídolos, a Mike Jagger, a Janis Joplin. Después, despojando su vergüenza y las tiendas de moda más cutres para extenderlo por escenarios, portadas y fiestas de promoción. Descubrirás porqué siempre lleva fulares o pañuelos o pasminas o lo que toque en su micrófono, por ejemplo.

¿Te interesa la faceta musical de Aerosmith? ¡Por supuesto! Steven compuso los temas más grandes. Para él un single de éxito era todo, lo único realmente importante, lo que llena estadios, lo que trae el dinero, lo que permite meter en tu cama a la tía despampanante. Interesante el largo proceso de Dream on, su canción favorita, su fetiche. Tardó cuatro años en publicarse y casi siete en ser un éxito, cuando se reeditó en 1976 y se convirtió en la primera del grupo en alcanzar el Top 10. No deja títere con cabeza en el grupo, un amor-odio-odio destructor.

¿Te interesan las dependencias de la estrella del rock? Las tienes todas. Su frase “me esnifé la mitad de Perú” lo resume. Él mismo calcula que se gastó veinte millones de dólares en drogas. Casi nada. Hasta ocho veces ha entrado y salido de rehabilitación, las últimas por calmantes, somníferos, estimulantes… Lo que haga falta (eso sí, nunca se pinchó heroína). Cuenta con mucho detalle cómo pasó la banda de compartir sus hábitos, llegar al éxito, aislarse y ¡boom! un yonqui solitario a finales de los setenta metido en una espiral de pillaje emocional y físico. Casi no lo cuenta, desde luego. Lo increíble es que se acuerde de tantas historias (bueno, entre 1979 y 1983 no hay mucho, la verdad).

Su vida gira alrededor de las drogas y el sexo. ¿Te interesa el sexo? No tendrás que imaginar nada. Grande la anécdota del Pequeño Club de Annie Oral y sus chicas: a Steven le tocó una que “sabía hacerse la guarrilla y no le quedaba un pelo allí abajo”. O la primera vez que tocaron en Finlandia: “las chicas eran infernales. Pómulos salidos, pelo rubio, sucio (…) Auténtico pelo rubio sucio a juego con alfombras en las que ansiabas echarte para enguarrarte a tope”. Y un sabio consejo para quienes pasan tiempo fuera de casa (músicos en gira, por ejemplo): “…diez días antes (de volver a casa) no mantenías relaciones sexuales (…) El rollo de los ojos lujuriosos podías disimularlo, pero lo que no podías era hacer ver que el tazón estaba lleno cuando no quedaba ya caldo”. Impagable.

Una vida de estrella del rock drogadicto de manual… Vamos, que este podría ser el manual. Steven desnuda su cuerpo (y el de sus compañeros de grupo), su alma y su cabeza en una obra que se lee rápida, amena, dura por momentos, pero que siempre deja un poso de optimismo. Como dice Steven: “…todo lo que realmente necesitamos al final de un largo y tortuoso día es que nos acaricien, hacer el amor, llegar al clímax, y ser felices”. Salud.

 

 

Jack Bruce – Songs for a tailor – 1969

Jack Bruce

Jack Bruce – Songs for a tailor – 1969

Uno de los bajistas de rock más reconocidos de la historia, Jack Bruce basó su fama y éxito en formar parte de Cream junto a Ginger Baker y Eric Clapton y ayudar a crear el hard rock tal y como lo conocemos hoy en día. El power trío por excelencia. Tras la desaparición del combo, Jack se lanzó a grabar esta joya junto al productor y amigo multi-instrumentista Felix Pappalardi (Cream, Mountain, Hot Tuna). No logró la popularidad que sí conseguirían Clapton y Baker en Blind Faith, pero alcanzó un honroso número 6 en las listas de ventas del Reino Unido.

El álbum contiene la canción más conocida del artista en solitario: Theme for an imaginary western se muestra casi perfecta, tanto en la línea melódica como en la interpretación de Jack y sus secuaces John Hiseman a la batería (Colosseum) y Chris Spedding a la guitarra. El tema cayó en manos de los Mountain de Leslie West para hacer una tremenda versión en su álbum Climbing!. Hiseman y Spedding interpretan ocho de los diez temas compuestos por el propio Bruce y el poeta Pete Brown (a las letras). Con el toque mágico de Felix Pappalardi el álbum navega entre sonidos pop, blues y jazz, dando especial protagonismo en la mezcla al bajo del jefe, como debe ser.

El álbum incluye la colaboración de George Harrison en Never tell your mother she’s out of tune, con Bruce también al piano y la primera sección de viento (trompetas muy bien metidas). Ministry of bag suena a rock big band. Rope ladder to the moon es una deliciosa canción arropada por cello y acústicas, delicada y bien arreglada. He the Richmond contiene otra genial línea de bajo entreverada con buenas acústicas y una de las mejores interpretaciones vocales del álbum.

Weird of Hermiston y The clearout se compusieron para el Disraely Gears de Cream, pero se desecharon por “poco comerciales”. Pues aquí encajan a la perfección, con un toque más jazzy y menos blues. La inclusión de otro de mis temas favoritos del bajista entre los cortes de Songs for a tailor da un punto extra, para mi gusto, al trabajo. Y es que To Isengard, que incluye guitarras de Pappalardi, Bruce y Spedding, fantástica, maneja la inspiración rítmica y la exactitud melódica que tantas veces explotó en la voz de Jack sobre una cama instrumental enorme, primero suave, después acelerada. Y para gustos, Boston ball game 1967.

Un disco para recordar de vez en cuando, hoy más que nunca. Larga vida al rocanrol, larga vida al legado de Jack Bruce.

Jack Bruce – Theme for an imaginary western

La Caja Del Rock

Rock, metal y guitarras ruidosas

ESTÁTE UN RATO

Tres interesantes artículos de diversos temas por página.

LOU RAMBLER

Rock, metal y guitarras ruidosas

Wichiluca

"When the sun beats down, and I lie on the bench, I can always hear them talk. Me, I'm just a lawnmower - you can tell me by the way I walk..." (Genesis)

Nadie podrá con nosotros

(pero estuvieron muy cerca ayer)

Angry Metal Guy

Metal Reviews, Interviews and General Angryness

Rock, metal y guitarras ruidosas

reinamomo14

Cotidianidades femeninas

samopo's box

thinking about i like

Tú no rockeas, expertos en cultura basura

Rock, metal y guitarras ruidosas

Una Vida en Alquiler

Jugueteando con avatares

undergroundresistanceforever

Todo el metal underground de los primeros tiempos hasta la actualidad

El Manifiesto Tóxico

El sufrimiento es la vía a un conocimiento más profundo

Tu Crítica Musical

Crítica de música y discos

Los caprichos de Julie Delpy

Archivos del programa radial, emitido en MQC Radio FM 106.3, rafaela, Santa Fe, Argentina. Películas, música y libros, conectados así nomás.

Like a Oliver Stone

Música, cine y otras drogas.

The Cool Muse / La Musa Molona

"The Cool Muse: Proudly tormenting friends and family with paintings of doubtful quality since MMII" "

hombres con hachas

opiniones sobre guitarristas

nouvellesdumatin

Una opción nueva en artículos varios

La Guitarra de las Musas

Rock (y más música) sin fecha de caducidad

Rock, metal y guitarras ruidosas

Zona Negativa

Web dedicada a tratar el mundo del cómic, sus autores y sus confluencias con otras artes, especialmente con relación al tebeo superheroico.

vinylrevisited

Por supuesto, sólo vinilo.

Our Gods Are Dead

Rock, metal y guitarras ruidosas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 49 seguidores