Archivo de la etiqueta: The Who

¿Las peores versiones del rock?

Advertencia: tus oídos van a sangrar. Esta entrada resulta algo perversa, casi masoquista. ¿De verdad hace falta rebuscar en lo más infame de los archivos sonoros para encontrar canciones malas? Canciones que asesinan gatitos cada vez que suenan. Y que, para dolor máximo, intentan servir de homenaje a buenas, excelentes composiciones de nuestro rollo. A este ¿arte? yo lo denomino perversiones.

Pues hace unos días me dediqué a preguntar a colegas y amigos de Twitter y Facebook por su “peor versión”. El resultado está aquí; he seleccionado una pequeña muestra. El horror no tiene fin.

Seguro que tú conoces una peor. O igual de (im)prescindible. 

Bertín Osborne vs. Kansas 

Paulina Rubio vs. KISS

Hilary Duff vs. The Who

Azúcar Moreno vs. The Rolling Stones

Maremágnum vs. Queen

Mexrrissey vs. Morrissey

Baccara vs. The Doors

Los Planetas vs. Roxy Music

All Saints vs. Red Hot Chili Peppers

Miley Cyrus vs. Led Zeppelin

Ya no tengo valor para poner más…

Anuncios

Versioneando: las mejores versiones de David Bowie

Ya tardaba en aparecer por esta sección el amigo Bowie. Y lo hace con una colección de canciones muy de nuestro gusto, aquellas que consideramos sus mejores versiones. Mucho decir de un tipo que acumuló a lo largo de su carrera más de ochenta homenajes entre grabaciones de estudio y directos oficiales. Así que, repasa nuestra lista y dinos cuál nos hemos dejado fuera.

Dale al play…

Across the Universe – 1975

Rescató este tema de The Beatles para su álbum Young americans. La original, compuesta, cómo no, por Lennon y McCartney, la grabaron los de Liverpool en 1968.

Let’s spend the night together – 1973

En este caso se mete en la piel de Mick Jagger, co-autor, junto a Keith Richards, de esta canción. La original se editó como single en 1966 y la de Bowie formó parte del fantástico Aladdin Sane.

God only knows – 1984

Se atreve con The Beach Boys en su álbum Tonight, y nada menos que con un tema incluido en uno de sus mejores discos: Pet sounds (1966).

Pictures of Lily – 2001

Se mete en el papel del “mirón de fotos” que The Who retrató en 1967, para un recopilatorio homenaje a los británicos de título Substitute: the songs of The Who.

I feel free – 1993

Estupenda lectura de un tema de Cream, compuesto por Jack Bruce y Pete Brown, y editado en 1966 dentro de su Fresh Cream. Bowie lo grabó para Black tie White noise.

Waterloo sunset – 2003

Encaja en esta canción de The Kinks a la perfección. Grabada en las sesiones de Reality, apareció como regalo en la edición especial de la gira. La original, compuesta por Ray Davis, la escuchamos por primera vez en 1965, como single y formando parte del Something else by The Kinks.

Friday on my mind – 1973

Dedicó un álbum de versiones al que tituló Pins up y dejó en el tintero el proyecto de un segundo disco. Rescatamos este corte original de The Easybeats y compuesto por George Young y Harry Vanda en 1966.

I’ve been waiting for you – 2002

Un grande suplantando la voz de otro grande. Neil Young la compuso en 1968 para su debut y Bowie la re-compuso para su Heathen.

Dancing in the street – 1985

No podía faltar. Cantada a medias con Mick Jagger, se editó como single de éxito mundial. Un tema con más de cien versiones grabada por primera vez en 1964 por Martha & The Vandellas.

Rock y resaca: 13 canciones sobre el día después.

El día después, el despertar de boca seca, cabeza martilleante y cuerpo gomoso, la luz que molesta, cualquier ruido parece un taladro en la oreja, arrastrarse al sofá. Nunca más, se dice, esto no lo vuelvo a repetir. Así somos…

Mañanita de resaca. Como dijeron Los Suaves en su tema Siempre igual: “agua fría, alka-seltzer, café negro” y a aguantar.

Nuestra pequeña selección de resacas a cargo de algunos de nuestros artistas favoritos. Seguro que no volvieron a repetir…

Black Sabbath – Thrased (1983)

Para un álbum que Ian Gillan es invitado a cantar con Black Sabbath en un día de resaca casi acaba con el conche de Bill Ward en una piscina camino del estudio de grabación. No se le había pasado.

M-Clan – Domingo de mayo (1997)

Carlos Tarque no recuerda cómo llegó a casa, “la boca seca, que más me da. No hay nada de que lamentarse ni nada que celebrar”. No es más que una “mañana de domingo” y en su cabeza “resuena toda la noche de ayer”.

Van Halen – Take your whiskey home (1980)

A David Lee Roth la resaca le dura más que la chica de anoche. “Ella no me quiere cerca, está cansada de verme caer”. Es que el alcohol por las noches deja lagunas mentales y físicas.

Los Zigarros – Resaca (2016)

Los reyes del boogie también saben lo que es sufrir el día después. “¡Anoche era un tigre y hoy soy un ratón!”. En el fondo, más parece que esté enfermo que otra cosa. “Creo que me estoy muriendo y tengo inseguridad”.

Supersuckers – Hungover together (1997)

El lado romántico de beber juntos. Eddie Spaghetti y Kelley Deal deciden montárselo juntos para tener una resaca privada. Pero a la mañana siguiente nadie recuerda nada. ¿Qué hicimos anoche?

The Who – Who are you? (1978)

Tras una fiesta con los Sex Pistols esta fue la pregunta que se hizo Pete Townshend a la mañana siguiete. ¿Quién eres tú? Las compañías, siempre las malas compañías tienen la culpa. Acabó en comisaría, por cierto.

Konsumo Respeto – Un par de alas (2002)

A veces las resacas son malas compañeras del corazón. “Mírame, hoy la resaca a mí me puede también”, no he dormido, me encuentro fatal, y “ya no quise luchar”. El desánimo y el llanto el día después, el bajonazo.

Def Leppard – Me and my wine (1981)

“Todo lo que puedo decir es que estoy bien solo y con mi vino” el día después de una noche ¿memorable? Los chicos quisieron salir a beber y no recuerdo nada de la noche anterior. Cuidadito con continuar bebiendo…

Forraje – Dueña de mis resacas (2006)

La noche y el amor. Ella es la verdadera propietaria de mis fiestas, mis excesos y, claro, de mis resacas: “jugando a lanzarme me he vuelto a caer/qué duro es el suelo al anochecer”

Chuck Berry – Downbound train (1956)

Cuando el protagonista de la canción bebe tanto que no puede beber más se queda dormido en el suelo. A la mañana siguiente es un charco de sudor y dolor. Para pensárselo de nuevo.

Obús – Cualquier noche sale el sol (2000)

Y cuanto mayor es uno, peores son las resacas. A Fortu se le fue la mano: “hoy desayuné tortilla de actrón” porque fue “cerrando garitos hasta que llegó el amanecer del día después/mañana infernal, resaca total”.

Peter Frampton – Do you feel like we do (1973)

A quién no le ha pasado. Te despiertas por la mañana con una botella en la mano y te preguntas. ¿De quién es? ¿Qué es? ¿Dónde? ¿Qué hice anoche? Historias reales por personas reales. ¿Sientes como que lo hicimos?

Kris Kristofferson & Johnny Cash – Sunday mornin’ comin’ down (1970)

No todas las resacas son inútiles.  Kris Kristofferson reflexiona con la ayuda de Johnny Cash sobre las “bondades” del día después. No acordarse de nada, tomar una cerveza de desayuno, momentos para tomar decisiones.

 

¿Qué canción de resaca nos hemos dejado olvidada?

 

Los mejores conciertos rock de Fin de Año

Es tradición roquera anglosajona deleitar al público con conciertos el último día del año, en ocasiones incluyendo en el mismo las campanadas de medianoche, cual cenicientas moteras. Como aquí nos encantan los bootlegs y los piratas robados de nuestros artistas hemos hecho una lista con algunos de los mejores conciertos de Fin de Año que tenemos. A veces son especiales por su contenido, por los invitados, por marcar un cambio de ciclo o, simplemente, son actuaciones espeluznantes que deben ser rescatadas. Un poco de todo, que por aquí somos de gustos diversos y dispersos.

En el nombre de cada banda hay un enlace que os llevará a escuchar o visionar el concierto completo. A vuestro gusto.

The Who

Television Centre, Londres, Inglaterra – 31, diciembre, 1970

Un homenaje a su obra Tommy justo antes de acabar el año, recogido por la televisión y disponible para nuestro gozo. Escucha las versiones de I’m free o We’re not gonna take it, por ejemplo. Roger Daltrey está estupendo.

Tom Petty

Santa Monica, Estados Unidos – 31, diciembre, 1978

Mítico concierto de Tom Petty y sus Heartbreakers en un gran momento de forma con versiones estupendas de American girl, Refugee o You’re gonna get it. Imprescindible.

Eric Clapton 

Woking Leisure Centre, Surrey, Inglaterra – 31, diciembre, 2007

Concierto de Clapton con excelente sonido y unos invitados especiales, como Joe Walsh, el hijo de George Harrison, Dhani, o Pete Townshend. Repertorio muy completo incluyendo Rocky mountain way, Lucille, Hoochie coochie man, A whiter shade of pale o Cocaine.

The Allman Brothers Band 

Coliseum, New Haven, Estados Unidos – 31, diciembre, 1979

Más de dos horas de buen rocanrol. Excelente repertorio incluyendo sus grandes temas y algunas sorpresas, parte de la gira de presentación de Enlightened rogues. Gregg Allman, Dickey Betts y Dan Toler están soberbios.

Journey 

Cow Palace, San Francisco, Estados Unidos – 31, diciembre, 1977

Último concierto de Journey como cuarteto de rock progresivo, presenta un compendio de sus tres primeras obras. Poco después Steve Perry entró en la banda y comenzó otra historia.

Kansas 

Long Beach Arena, Los Angeles, Estados Unidos – 31, diciembre, 1977

Concierto del line-up clásico de la banda en un momento álgido de su carrera con la publicación de Point of know return, protagonista del concierto. Incluye las campanadas de fin de año.

Hot Tuna

Winterland Arena, San Francisco, Estados Unidos – 31, diciembre, 1970

Este es uno muy especial y para paladares delicados. La música de Hot Tuna gusta o se odia, a veces a partes iguales, pero ese rollo rock blues a veces sucio y desastrado pero siempre magistral me encanta. En 1970 apenas contaban con un primer disco en su haber.

Aerosmith

Osaka Dome, Osaka, Japón – 31, diciembre, 1999

Con el cambio de milenio se sucedieron los conciertos conmemorativos. Aerosmith se pasaron la Nochevieja de 1999 tocando en el escenario. Escucha la cuenta atrás del cambio de año durante el tema Train Kept A Rollin’ y el mensaje de Steven Tyler a la audiencia. Un repertorio con lo mejor de cada época.

Grateful Dead

The Coliseum, Oakland, Australia – 31, diciembre, 1987

Unos asiduos a los conciertos de Fin de Año con varias joyitas en su carrera. Tanto si eres fan de la banda como si nunca los has escuchado, este concierto te va a encantar. Un repertorio bien elegido, un gran sonido, una excelente ejecución. Recomendable para cualquiera, escucha Bird song, Bertha o Terrapin station.

J. J. Cale

Cain’s Ballroom, Tulsa, Estados Unidos – 31, diciembre, 1975

Grabado de un modo sencillo, muestra el trabajo del artista en su mejor momento. Contiene sus canciones favoritas de discos publicados y un par de temas inéditos aún y en proceso de grabación.

KISS

BC Place Stadium, Vancouver, Canada – 31, deciembre, 1999

Siguiendo la moda del final del milenio, la banda neoyorquina se marcó uno de los últimos conciertos con el line-up clásico recogiendo temas de su reciente Psycho circus y los clásicos de siempre. Una apuesta segura de lo que debió haber sido su Alive IV.

 

Who I am: memorias – Pete Townshend

who-i-am-memorias

Who I am: memorias – Pete Townshend – Malpaso Ediciones 2014

El mítico líder de una de las bandas más famosas de la historia del rock, The Who, relata en algo más de quinientas sesenta páginas sus memorias, los recuerdos que a su criterio puede compartir con fans, lectores y enemigos, que muchos tiene. Ya quería escribir un libro como este a los veintiún años, pero se reprimió hasta la notable edad de sesenta y siete.

Muy bonita la edición de Malpaso, con pie, cabeza y delantero en color rojo y tapa, lomo y contratapa en riguroso negro. Puedes conseguir la edición digital una vez adquieras la edición en papel, lo que no deja de ser un extra interesante, más o menos como cuando te regalan la descarga digital al comprar un vinilo, cosa muy de moda.

En cuanto al contenido, el libro se divide en tres partes. En la primera nos relata sus tiempos anteriores a la formación de la banda, cómo conoció a los distintos miembros del grupo y sus primeros pasos, hasta el éxito masivo con la voraz obra maestra Tommy. La segunda parte narra la vida en la cresta de la ola, la creación de álbumes como Who’s next o Quadrophenia, la decadencia progresiva de la banda, la muerte de Keith Moon y la separación final del grupo. La última se centra en su carrera en solitario durante los últimos treinta años y en las idas y venidas con los otros miembros de The Who, en especial con Roger Daltrey.

No puedo negar que el comienzo del libro resulta un tanto aburrido; la infancia de Pete tampoco dio para grandes episodios a pesar de que deja entrever que sufrió abusos y no tuvo unos padres ejemplares precisamente. Cuando conoce a Daltrey y conforma el embrión de lo que sería The Who empieza la verdadera historia interesante. No se retrae en ningún detalle, da su opinión sobre todo, da a entender cuán importante papel desempeñó desde el principio en la banda y tira hacia su jardín el camino de éxito de los británicos. Townshend narra, casi como si lo estuviera viviendo de nuevo, los numerosos elementos compositivos y técnicos que conformaron cada álbum, cada gira, cada canción, mezclándolo con verdadero buen arte con su vida familiar y sus relaciones vitales.Pete Townshend

No pasa de puntillas sobre los temas más espinosos. Como cuando fue acusado y detenido por pederastia, pues su nombre y su tarjeta de crédito aparecieron en una investigación sobre pornografía infantil. Él lo justifica lo mejor que puede, explicando por qué se le acusó injustamente y la caza de brujas de la que se sintió víctima. Pasa más de puntillas por la muerte de Moon y John Entwistle o las causas verdaderas de la separación del grupo; lo trata un poco como a desgana, sin mucho matiz. Dedica, sin embargo, muchas páginas a sus proyectos personales, tanto los relacionados con su vida espiritual como los musicales en los que trabajó.

En cualquier caso, resulta un libro más que interesante para todos aquellos amantes de la música rock en general y de quienes tienen a The Who como banda grande. Desvela numerosos secretos del grupo. No te dejará indiferente.

Sexo en el rock (5): solo contra el mundo (masturbación y rock)

images (9)

Masturbación y rock: el sexo solitario

Una vieja necesidad, como cantaba Barricada, o un pecado que te deja ciego, quién sabe. El placer solitario, la masturbación, el arte que se comparte, la pequeña violencia perpetrada sobre uno mismo, la solución al aburrimiento. Esto cantas algunas de las canciones que, en el universo rock, se encargan de recordarnos que, la masturbación, también existe.

Alice Cooper – Muscle of love

El bueno de Mr. Furnier nos explica en el último álbum de la Alice Cooper Band cómo es el asunto: leo los libros de papá, cierro la puerta del baño, tengo el músculo del amor. Para principiantes.

Platero y Tú – La vecina

¿A quién no le ha pasado? Te asomas a la ventana a fumar un cigarrito y la vecina de enfrente se olvida de correr (perdón) las cortinas. Una historia que le ocurrió a Fito como nos ha pasado a tantos…

The Who – Picture of Lily

Perturbadora historia de Pete Townshend. Un niño al que su padre le presta fotografías de Lily para que se tranquilice…

Pabellón Psiquiátrico – En una tienda de campaña

Estos cachondos del rock transgresor y sexual nos recuerdan que la masturbación no tiene por qué ser un acto solitario. Si solo no puedes, con amigas…

Chuck Berry – My ding-a-ling

El verdadero rey del rock se está haciendo un habitual de esta sección. En 1972 calzó en los primeros puestos esta letra llena de referencias a su miembro adolescente (ding-a-ling) con el que jugaba después de clase. Pillastre.

Lujuria – No es malo darse placer

Lo tienen claro los amigos de Lujuria: hazme caso, no es malo darse placer. Y explican muy clarito los pros y los contras del sistema en su República Popular del Coito.

 

Green Day – Longview

Otro clásico. ¿Qué hacer una tarde aburrida? Tus amigo/as no están libres, la tele un rollo, en twitter o facebook nada de nada…

Attaque 77 – Páginas pegadas

Varias canciones sobre el tema tiene este grupo argentino. Incluida en Amén! (1995), esta es, quizá, la más explícita de las canciones sobre el tema de los porteños. Seguro que a alguien le ha pasado lo mismo…

Billy Idol – Dancing with myself

El bueno de Billy también ha tenido sus necesidades no cubiertas y hubo de apañarse solo: con mi reflejo en el espejo, bailo conmigo mismo, no hay nadie a la vista.

Obús – La mano diestra

“Mi mano diestra/me da placer cuando no estás”. Directo y al grano. De su grandísimo disco Pega con fuerza de 1985.

Si te ha gustado, pincha en nuestros artículos dedicados al Sexo en el Rock

Sexo en el rock (1): esto está chupado (sexo oral y rock)

Sexo en el rock (2): donde comen dos comen tres (tríos y rock)

Sexo en el rock (3): ¿cuánto cuesta el amor? (prostitución y rock)

Sexo en el rock (4): por detrás te gusta más (sexo anal y rock)

 

 

Pásame un gramo: canciones sobre vendedores de droga.

Dealer

Las mejores canciones sobre vendedores de droga.

Habrá pocos temas tan usuales y controvertidos en las letras de la música rock como el de la droga y su uso/abuso. Entre todas ellas hoy seleccionamos algunas canciones excelentes dedicadas a los vendedores de droga, los camellos, los dealers, los pushers. En fin, cada uno le pone su nombre secreto, le da un carácter positivo, negativo, le esperan, lo buscan y hasta lo queman vivo. Aquí está nuestra pequeña selección sobre esos tipos que se ganan la vida pasando gramos.

The Velvet Underground – I’m waiting for the man

Motley Crüe – Dr. Feelgood

Steppenwolf – The pusher

The Who – Acid Queen

The Beatles – Dr. Robert

Stone Temple Pilots – Crackerman

Guns and Roses – Mr. Brownstone

Bob Dylan – Mr. Tambourine Man

Cuernos y cornudos del rock (2).

Cuernos y cornudos

Los cornudos del rock (2): ataque de cuernos… musical.

Resulta sorprendente, a veces, lo mal que se llevaban los componentes de algunas bandas. Hoy día sabemos cada movimiento de nuestros héroes del rocanrol, incluso hablamos con ellos a través de las redes sociales. Pero en los setenta y los ochenta la imagen lo era todo y esconder las malas relaciones resultaba sencillo: el cantante no se trataba con el guitarrista, este se lo montaba con la mujer del batería, aquel llegaba borracho a todos los conciertos… Jugosas historias detrás de rupturas que, a veces, propiciaron la salida de pata en forma de disco en solitario. He aquí otra pequeña selección de cuernos y cornudos musicales del rock.

Eddie Vedder: Into the wild (2007)

Los otros miembros de Pearl Jam se habían destapado con historias paralelas y parecía que no pasaba nada, como si el grupo fuera de Vedder y ellos pasaran por allí. Cuando completó un álbum completo en solitario para la película homónima, las alarmas se dispararon. Unos cuernos bien puestos… pero volvió a casa.

Keith Richards: Talk is cheap (1988)

No fue hasta bien entrados los ochenta cuando el maestro del riff le tronchó la espalda a los Rolling Stones y se marcó este buen álbum en solitario. Mejor que los producidos bajo la banda madre. Seguro que a Jagger no le gustó tanto.

Richie Sambora: Stranger in this town (1991)

Las aguas no llegaron a mayores y Bon Jovi se reunió pocos meses después para grabar Keep the faith, pero Jon andaba jugando con sus historias y Richie se marcó un pedazo de álbum y comenzó una gira. La reunión apaciguó las cornamentas y todo siguió más o menos como antes.

Enrique Villarreal, El Drogas: Txarrena, Azulejo frío (2011)

Tras más de veinte años de carrera en Barricada, El Drogas se marcó su segundo disco en solitario con su proyecto Txarrena. Lo que iba a ser un parón temporal significó el principio del fin para la banda. Unos cuernos con consecuencias, vaya.

Roger Daltrey: Daltrey (1973)

El caso de Roger Daltrey con su banda The Who puede ponerse como ejemplo de cuernos consentidos. Reincidente durante veinte años, se mantuvo en lo bueno y lo malo con sus colegas de grupo. Una carrera en solitario bastante recomendable, desde luego.

Producido por Glyn Johns

Glyn_Johns

Glyn Johns – ingeniero y productor

Producto, ingeniero y cerebro tras los controles, desarrolló su propio método de grabación que aún hoy es imitado por muchos. Se mantuvo en forma desde mitad de los sesenta hasta mitad de los ochenta cuando decidió retirarse de las mesas de grabación. Comenzó a trabajar como ingeniero de sonido en los estudios de la IBC en Londres y llegó a ser un fetiche para la British Invasion de los sesenta: por sus manos pasaron The Kinks (You really got me), el primero de Led Zeppelin o las iniciales versiones del Let it be de The Beatles.

The Kinks – You really got me

Se encargó literalmente de todos los trabajos de los Rolling Stones de un modo u otro en aquellos años. Aparece acreditado como ingeniro en álbumes magistrales como Their satanic majesties request (67), Beggars banquet (68) o Sticky fingers (1971).

Rolling Stones – Symphaty for the devil

Como productor debutó con la Steve Miller Band en 1968 y se encargó de sus cuatro primeras entregas.

Steve Miller Band – Gangster of love

Comenzó la década de los 70 en lo alto metiendo mano a Get Yer Ya-Ya’s Out!  de los Rolling Stones, produciendo  Who’s next de The Who, The Faces y su “…to a blind horse” y el Rock On de Humblo Pie ¡¡en menos de un año!!

The Who – Baba O’Riley

Humble Pie – Stone cold fever

En 1972 se encargó del debut de Eagles, a los que produjo en sus tres primeras entregas. También siguió siendo el productor de The Who y añadió nuevos clientes, como Eric Clapton. Al bueno de Eric le ayudó a fabricar dos de sus joyas: Slowhand (1977) y Backless (1978).

Eric Clapton – Cocaine

Los últimos años setenta y los primeros ochenta le fueron relegando progresivamente, aunque siguió dando guerra tanto con figuras emergentes como Midnight Oil como con viejunos de la talla de Bob Dylan (Real Live). Sus última aportaciones han sido con Ryan Adams y Band of Horses.

Band of Horses – Knock knock

Russ Ballard, compositor y cantante

RussBallard1

Russ Ballard – compositor y cantante

Russ Ballard  tiene un larguísimo currículo de composiciones exitosas que comenzó en la segunda mitad de los sesenta y consiguió sus primeros grandes éxitos con Argent. La banda, nacida de la unión del ex- Zombies Rod Argent (teclista) y varios miembros de The Roulettes (el propio Russ entre ellos), compaginaba la composición más progresiva y elaborada de  Rod con la más rock y comercial de Ballard. El grupo editó cinco álbumes entre 1970 y 1974, llevando numerosos singles a lo alto de las listas: Liar, Chained, God gave rock and roll to you (que versionearan KISS) o Hold your head up (de esta se encargaron Mr. Big)

Argent – God gave rock and roll to you

Mr. Big – Hold your head up

En 1974 Ballard comienza una carrera en solitario de segunda línea, poco sólida y sin mucho brillo, que combina con la composición para otros artistas. Consiguió meter una canción como solista en el Top 100 yanqui en 1980, On the rebound.

Russ Ballard – On the rebound

Afortunadamente para él muchas de sus composiciones fueron tocadas y reutilizadas por otros artistas con más éxito. KISS, Roger Daltrey, Rainbow, Ringo Starr, Samson, King Kobra, Uriah Heep, Magnum, Santana y un largo etcétera le mantuvieron de moda durante casi veinte años.

KISS – New York Groove

Roger Daltrey – Come and get your love

Bruce Dickinson – Riding with the angels

Magnum – Rockin’ chair

Su última aportación discográfica apareció en 2006 (el tipo tiene casi setenta años, ojo) con el título de Book of love. Por cierto, un álbum muy recomendable.

Russ Ballard – In my darkest hour

Pero, sin duda, los más famosos momentos Ballard nos los dieron las versiones que Rainbow hizo de sus temas: Since you’ve been gone (su composición más popular) y la fabulosa I surrender, con la que despedimos este homenaje a un tipo que debería estar con merecimiento en nuestra discoteca personal.

Rainbow – I surrender