Archivo de la categoría: Productores, compositores y otros personajes

Band of brothers (3): hermanos del rock

Un repaso a la curiosa relación de hermanos musicales a lo largo de la larga Historia del Rock.

Los Davies

Ray (el mayor) y Dave Davies pasaran a la Historia de la música por ser miembros fundamentales de una de las más grandes e influyentes bandas de pop rock: The Kinks. Juntos y casi siempre revueltos mantuvieron la nave durante treinta y dos años, despachando más de 50 millones de discos, conseguir meter cinco singles en el Top-10 estadounidense y cinco álbumes entre los más vendidos en el Reino Unido. Cifras aparte, su calidad compositiva desde los inicios a mitad de los sesenta hasta principios de los setenta valen ya un monumento. Fuera de la nave nodriza, Ray ha editado seis discos en solitario, comenzando con Return to Waterloo en 1985 (incluyendo una película que él mismo dirigió) hasta Our country: American act II del 2018. Ha compuesto canciones para bandas sonoras (Absolute beginners) y ha participado en varios musicales: Chorus Girls (1981) o Around the world in 80 days (1988) son dos de ellos. Le nombraron caballero en 2017 por su labor artística. El pequeño Dave editó varios singles en solitario durante 1967; Death of a clown y Susannah’s still alive vendieron bien, pero no llegó a grabar un álbum completo y no fue hasta 1987 (The album that never was) y 2011 (Hidden treasures) cuando se recopilaron estos singles junto a caras B y canciones “perdidas” por la discografía de The Kinks compuestas por Dave. Ya en los ochenta se decidió a grabar de verdad, debutando con AFL1-3603 (toca todos los instrumentos). Hasta su último Rippin’ up time (2014) ha editado siete discos. Dave sufrió un ictus en 2004, por cierto, pero ahí sigue. Ambos hermanos fueron incluidos en el Rock and Roll Hall of Fame en 1990 por sus trabajos con The Kinks. Larga vida.

Los Bachman

Tres hermanos, los de la foto, famosos por su carrera musical al frente de Bachman-Turner Overdrive (BTO). Tim, el mediano, y Robbie, el pequeño, acompañaron a Randy en su intento de crear una nueva banda tras abandonar The Guess Who, primero como Brave Belt y después, cuando se les unió Fred Turner, como Bachman-Turner Overdrive. Estos tipos grabaron juntos dos álbumes en 1973 que alcanzaron el disco de oro en Estados Unidos. Justo en ese momento Tim recibió la patada por sus excesos (él dice que ese largó en busca de mejor vida) y fue sustituido por Blair Thorton. Consiguieron su mayor éxito al año siguiente con el álbum Not fragile. Robbie y Randy siguieron en la banda juntos hasta 1977; Randy se piró a intentar una carrera en solitario y el grupo permaneció un par de años más en la carretera y desapareció. Desde entonces han habido varias reuniones: la mala relación entre los hermanos (especialmente entre Tim y Robbie) ha imposibilitado que pudieran trabajar de manera constante: en 1983 se reunieron Randy y Tim para grabar un álbum y girar; en 1988 fue Robbie quien se juntó con Randy para girar, pero fueron incapaces de grabar un disco; Randy se largó y Robbie comandó BTO hasta el 2005 solo para conciertos. Randy se juntó en 2009 con Fred Turner (este hombre quiere a todos los hermanos), grabaron un disco (Bachman & Turner) y se fueron de gira, pero Robbie no les dejó usar el nombre de BTO. Y así siguen. Fuera de la banda madre, ni Tim ni Robbie han tenido proyectos. Randy, más inquieto, presenta un largo currículum que le convierte en uno de los músicos más famosos de Canadá. Comenzó en The Guess Who entre 1965 y 1970, consiguiendo alcanzar el número 1 en Estados Unidos con la canción American woman; siete discos en cinco años y se fue. Grabó su debut en solitario, Axe (1970), repitió con Survivor (1978), tras abandonar BTO, y volvió a retomarla en los años noventa, terminando, por ahora, con Heavy blues (2015) y el homenaje a George Harrison titulado By George By Bachman (2018). Creo que estos no se juntan ni en Navidad.

Band of brothers (2): hermanos del rock

Un repaso a la curiosa relación de hermanos musicales a lo largo de la larga Historia del Rock.

Los Robinson

Muy populares últimamente por su (aparente) reencuentro y vuelta a los escenarios, Chris (el mayor) y Rich Robinson formaron a mitad de los ochenta una banda que acabó debutando en 1990 con el álbum Shake your money maker bajo el nombre de The Black Crowes. Uno de los últimas clásicos. A lo largo de poco más de una década consiguieron dinero, fama y muchas aventuras. Tras siete discos de estudio, con el nuevo siglo, decidieron dejar de aguantarse y vivir otras historias. Rich grabó en solitario, se enroló en Bad Company una temporada y formó The Magpie Salute. Chris, por su parte, grabó en solitario (The magnificient distance), formó Chris Robinson Brotherhood y acabó haciendo versiones de sí mismo con As the Crow Flies. Una primera reunión en 2005, otra en 2010 y una tercera en el 2019. Se quieren y se odian, pero lo cierto es que juntos han logrado más éxito y dinero que por separado. Igual por eso están condenados a entenderse. Larga vida a las reuniones navideñas de los hermanos Robinson.

Las Wilson

Pocas historias tan épicas en la formación y el éxito de una banda como la de estas hermanas. Ann y Nancy han compuesto y grabado todos los discos de Heart desde el debut de 1975, titulado Dreamboat Annie, hasta el último Beautiful broken (2016). Sus primeros pasos fueron tortuosos: emparejadas con los hermanos Fisher (Mike, batería, y Roger, guitarrista), acabaron exiliadas en Vancouver, Canadá. Desde allí comenzaron a tocar en locales diversos hasta que Mike Flicker y Howard Leese grabaron su primera maqueta. Al poco tenían un disco, una llave que abrió las puertas del mercado estadounidense. En un año pasaron de malvivir de sus conciertos a tener un número 3 en las listas de singles y despachar un millón de copias de su debut. Flicker produjo sus cinco primeros discos y Leese se convirtió en miembro del grupo durante más de veinte años. Desde aquel debut, han grabado dieciseis largos juntas que han sido éxito de ventas en los setenta, los ochenta y los noventa. Hasta en el Rock and Roll Hall of Fame las adoran. Nancy se casó con el cineasta Cameron Crow y colaboró en la composición musical de algunos de sus films (Almost famous, Jerry Maguire); se aficionó al cine y fue habitual de bandas sonoras a finales de los noventa (Vanilla Sky, Elisabethtown). Ann, por su parte, sufrió muchos problemas de alimentación y sus vicios con la cocaína y el alcohol arrastraron buena parte de su vida, que se tornó inestable. Más allá de Heart, editó dos discos en solitario (Hope & glory, 2007; Immortal, 2018). Las dos hermanas tuvieron una banda paralela llamada The Lovemongers: grabaron para la banda sonora de Singles y editaron el álbum Whirlygig. Debaneos a parte, escucha su arte en Little queen (1977), Heart (1985) o Brigade (1990), por escoger uno de cada época.

Los Hawkins

Otra pareja de hermanos condenada a entenderse. Juntos formaron The Darkness a comienzos del milenio: Justin se encargaba de la voz principal y de las guitarras y Dan le acompañaba a las voces y como guitarrista de apoyo. Su ascensión fue meteórica: en 2003 publicaban su debut (Permission to land) y se hicieron de platino, los chicos de moda, con más de un millón de discos vendidos en el Reino Unido. Giras y un segundo largo (One way ticket to hell… and back, 2005) que pudo catapultarles a lo más alto del Olimpo roquero. Pero Justin no podía más, dejó la banda y se esforzó en limpiarse de su dependencia, cocaína y alcohol principalmente. Sin su genio compositivo, ni la voz, Dan montó Stone Gods con el resto de los miembros de The Darkness, editaron un disco (Silver spoons & broken bones, 2008) y estuvieron de gira, pero no consiguieron dar el salto. Por su parte, Justin, ya rehabilitado, lo intentó por su cuenta con Hot Legs, editó un álbum (Red light fever, 2008), con cierto éxito, pero, igual que su hermano, acabó cerrando el quiosco. Así, en 2011 decidieron probar suerte juntos girando ese verano; el asunto funcionó y, hasta hoy, han editado cuatro discos más, siguen girando y, parece, limpios y amistosos.

Band of brothers (1): hermanos del rock

Un repaso a la curiosa relación de hermanos musicales a lo largo de la larga Historia del Rock.

Los Porcaro

Tres hermanos que, en la foto, posan sonrientes junto a un padre, suponemos, orgulloso del legado musical de sus chiquillos. La fama de estos tipos radica en su contribución al éxito de Toto, y a todo lo que a partir de entonces consiguieron. Jeff (batería) y Steve (teclista) formaron parte de Toto desde sus inicios en 1976 y Mike (bajista) se sumó en 1982 tras el abandono de David Hungate. Los tres permanecieron unidos en la banda hasta 1987, cuando Steve decidió tomarse un tiempo libre. Jeff falleció en 1992 y Mike en el 2015. A Steve le podéis aún invitar a cenar. Tocan juntos en Isolation (1984) y Fahrenheit (1986). El más aclamado fue Jeff: tocó en Thriller con Michael Jackson, con David Gilmore (sonó como miembro de Pink Floyd), Eric Clapton, Dire Straits o Bruce Springsteen (Human touch). Mike permaneció fiel a la banda hasta que en 2007 una esclerosis lateral amiotrófica le obligó a dejar la música; falleció mientras dormía. El último hermano, Steve, lanzó un disco en 2016 titulado Someday/somehow con viejas y nuevas canciones e incluyendo contribuciones de sus dos hermanos.

Los DeLeo

Dean y Robert DeLeo, guitarrista y bajista respectivamente, formaron una banda llamada Mighty Joe Young a finales de los ochenta. Después de un puñado de conciertos consiguieron un contrato con Atlantic Records, se renombraron Stone Temple Pilots y grabaron en 1992 uno de los discos más vendidos de la época, Core, junto al cantante Scott Weitland y el batería Eric Krethz. El conjunto de los cinco títulos bajo el paraguas de Stone Temple Pilots suma más de 40 millones de copias en todo el mundo. En 1997 editaron un álbum llamándose Talk Show; básicamente sustituyeron a Weitland, pasado con sus adicciones. El poco éxito relativo del experimento les llevó a intentarlo de nuevo con Weitland, pero en 2002 rompieron definitivamente con él y formaron Army of Anyone junto al cantante Richar Patrick (Filter) y Ray Luzier (Korn, David Lee Roth); aunque editaron dos singles de cierto éxito (Goodbye, Father figure) y un álbum con buenas críticas, en 2007 volvieron a reunirse en el seno de Stone Temple Pilot y hasta el día de hoy. Dos de los cantantes de la formación han fallecido: Scott Weitland en 2015 y Chester Bennington en 2017. Actualmente siguen en la brecha con la banda materna y Jeff Gutt a la voz (cuídate Jeff). Robert comparte su tiempo como músico de Hollywood Vampires (con Alice Cooper, Joe Perry y Johnny Deep). Han hecho algunos pinitos como productores (Alien Aint Farm) con poco éxito.

Los Shulman

Otro trío curioso de músicos multi-instrumentistas, conocidos como “los tres mosqueteros del prog” por su obra en Gentle Giant. Phil, Derek y Ray comenzaron sus pinitos musicales a mitad de los sesenta formando distintas bandas que derivaron en Simon Dupree and the Big Sound. Grabaron un álbum (Without reservations, 1967) y diversos singles (recopilados en Part of my past) con los que lograron cierta notoriedad: entraron en las listas de ventas del Reino Unido (Kites alcanzó el puesto 9), aparecieron en programas musicales como Top of The Pop y recibieron cierta atención mediática. Sin embargo, decidieron cambiar de registro, al parecer cansados de “la superficialidad” de la música pop que practicaban y por sentirse un one hit wonder. En 1969 nació Gentle Giant, banda que mantuvieron activa hasta 1980, aunque Phil se desmarcó en 1973 tras cuatro discos desapareciendo del panorama. La complejidad de su propuesta excede este homenaje, pero recomendamos escuchar Octopus (72), Three friends (72), In a glass house (73) o Acquiring the taste (71) para entender lo enormes que eran estos tipos como músicos. Derek se convirtió en un importante ejecutivo: durante los años ochenta, para Polygram, fichó a gente como Bon Jovi, Cinderella o Kingdom Come; se pasó a ATCO y puso en primera línea a Dream Theater y Pantera y relanzó a AC/DC; fue después presidente de Roadrunner Records dando paso a gente como Slipknot o Nickelback. ¿Cuántos millones de discos suma esto? Ray, más modesto, trabajó como productor y compositor (en especial de música para videojuegos). Ahí en la foto los tenéis hace apenas unos meses.

¿Y si… Rob Halford se hubiera unido a Black Sabbath?

En noviembre de 1992 Rob Halford, cantante de Judas Priest como ya sabéis por aquí, se unió en dos conciertos a Black Sabbath, formado entonces por el inmortal Tony Iommi a las guitarras, Geezer Butler al bajo, Vinny Appice a la batería y Geoff Nicholls a los teclados. Los shows, de poco más de una hora, quedaron inmortalizados en bootlegs y vídeos caseros, que podéis repasar por aquí. Por entonces Halford pasaba una crisis existencial a la que se sumaba la distancia musical con sus compañeros de banda, en la ola del éxito tras un formidable Painkiller. Así que, de algún modo, los rumores que ya habían sobre la separación de Judas Priest se acrecentaron. ¿Se uniría Rob a Iommi y compañía? Al fin y al cabo, Black Sabbath estaban sin cantante…

Pero no sucedió. No llegó a existir Black Priest.

La causa de estos conciertos fue curiosa. Por un lado, tenemos a Ozzy Osbourne (cantante de los primeros años del grupo, ya sabéis) en la gira que, supuestamente, acababa con su carrera en los escenarios. A Ozzy (y señora) se les ocurrió contratar a la banda para telonear dos fechas de esta gira y, quizá, subirse al final del show para tocar juntos. En su cabeza ya estaban preparando una reunión que acabaría ocurriendo varios años después. Por otro lado, tenemos a Black Sabbath con Dio al frente girando con su disco Dehumanaizer. Cuando Iommi aceptó tocar con Ozzy el pequeño gran Dio declinó viajar: él ya se olía la tostada. Así que, deprisa y corriendo, contactaron con Rob Halford, sustituto de oro. Y, efectivamente, al final del segundo concierto los Black Sabbath “casi originales” se unió Ozzy a sus excolegas tocando cuatro canciones.

Lo curioso es que Rob Halford volvió a unirse a Black Sabbath en el año 2004 sustituyendo al propio Ozzy Osbourne. El loco se había quedado afónico y ya sabéis que la máquina nunca para, así que en New Jersey volvieron a disfrutar del Metal God junto a Iommi.

Y tampoco hubo continuidad. Rob Halford acababa de volver a Judas Priest tras casi doce años de separación y los Sabbath con Ozzy tenían una gira que cubrir.

Pero… ¿cómo hubiera sonado esa unión demoníaca? Nunca lo sabremos. O quizá sí. Porque hay rumores de una posible colaboración este año. Quién sabe…

 

¿Y si… Eddie Van Halen se hubiera unido a Kiss?

¿Y si… David Coverdale se hubiera unido a Michael Schenker?

 

Chinnichap: la máquina de éxitos de los 70

La máquina de componer éxitos que formaron Mike Chapman y Nicky Chinn consiguió A-376350-1335823235.jpeg.jpgcolocar más de treinta temas en el top 10 británico en la década de los setenta. En una semana de 1974 tuvieron tres canciones copando las ventas de singles: Tiger feed (Mud), Tinage rampage (The Sweet) y Devilgate drive (Suzy Quatro), que, además, copó el número uno la siguiente semana. En total vendían casi una cuarta parte de los éxitos aquellos meses.

A pesar de su éxito, o precisamente por ello, su estilo fue menospreciado por la crítica sesuda, ya sabéis, metiéndolo en el cajón de bubblegum music (música chicle), música de mascar y tirar, música cuyo encanto o sabor dura lo que un chicle. El estilo Chinnychap: melodías pegajosas, letras sencillas con dobles sentidos, ritmos bailables, armonías simples, notas repetitivas, estribillos a varias voces. Sin embargo, el tiempo ha mantenido aquellas canciones en la memoria del rock y el pop como parte fundamental del éxito glam. Grupos como Sweet o Suzi Quatro mantenían la esencia de Bowie o Bolan sin su aire andrógino o su mística, pero con una simplicidad adorable.

Cuando el glam se desinfló en las Islas Británicas, justo cuando llegó el punk, se mudaron a los Estados Unidos y, como compositores o productores, juntos o por separado, se encargaron de elevar a los altares (principalmente Chapman) a Blondie (Hanging on the telephone y su álbum superventas Parallel lines), The Knack (My Sharona), Pat Benatar (Love is a battlefield) o Tina Turner (The best).  Su último éxito, en este caso de Chinn, data de 2010 y lo cantó Selena Gomez.

Así pues, la máquina que formaron Chapman y Chinn creó un estilo multiventas que alcanzó las listas de ambos lados del Atlántico. Vamos con nuestro pequeño homenaje a estos rompelistas.

The Sweet – The ballroom blitz – 1973

Arrows – Touch too much – 1974

Smokie – Needles and pins – 1977

Suzi Quatro – Can the can – 1973

New World – Living next door to Alice – 1972

Mud – Tiger feed – 1974

Tina Turner – (Simply) the best – 1990

Exile – Kiss you all over – 1978

Pat Benatar – Love is a battlefield – 1983

Lo más visto en 2015

descarga (1)

 

Ya van cuatro añazos desde que rockologia.com se puso en marcha. Entonces nos leían cuatro gatos al mes, poco después cuatro gatos a la semana y, por fin, nos leéis cuatro gatos al día… Avanzando en esto del multiverso roquero. Para los aficionados a pasearse por aquí y para todos aquellos y aquellas que sentís curiosidad, sin más, por saber de qué vamos por este espacio, un resumen de lo más visitado del año 2015.

Los viejos roqueros nunca mueren (aunque lo parezca).

Hay artículos alzados en el top gracias a la constante consulta, textos que aguantan temporada tras temporada en el top.

  1. Las mejores canciones de Testament
  2. Las portadas de Judas Priest
  3. Eric Clapton: sus mejores composiciones
  4. Las bandas de Steve Vai
  5. Bandas tributo femeninas

 

Las historias más (o menos) interesantes de (nuestra personal) Historia del Rock.

Tal como nosotros lo vemos, lo interpretamos o nos lo creemos. Algunas curiosidades llenas de rocanrol.

  1. Suicidas del rock: músicos que se quitaron la vida
  2. Rock y poesía. Diez poemas pasados por la guitarra
  3. Canciones sobre mujeres gordas (en el rock)
  4. Las mejores colaboraciones de Aurora Beltrán
  5. ¿Y si… Eddie Van Halen se hubiera unido a KISS?

 

Las novedades del año (discos nuevos y buenos).

Esto es lo más visitado de las novedades de este año pasado (y un poco del anterior). Rock de por aquí, ya sabes…

  1. Eldorado – Karma generator
  2. Gritando en Silencio – La Edad de Mierda
  3. Los Brazos – Más gas
  4. Algunos discos que sigo escuchando (4)
  5. Algunos discos que sigo escuchando (6)

 

Y, claro, nuestra sección dedicada al sexo en la música.

Una de las categorías más vistas en rockologia.com es la dedicada a la música comprometida… con el sexo en cualquiera de sus variedades.

  1. Sexo en el rock (1): esto está chupado (sexo oral y rock)
  2. Sexo en el rock (8): la primera vez (first cut is the deepest)
  3. Sexo en el rock (4): por detrás me gusta más (sexo anal y rock)
  4. Sexo en el rock (7): quedarse a medias (finish what ya started)
  5. Sexo en el rock (2): donde comen dos comen tres (tríos y rock)

 

Para acabar, aquellos artículos poco visitados pero muy queridos por nosotros (no pasa nada, ahora puedes leerlos).

  1. Phil Lynnot meets Gary Moore: sus mejores canciones
  2. Blues para novatos (1): Elmore James
  3. Lo mejor de Carmine Appice
  4. Written by Jack Ponti
  5. ¿Y si… David Coverdale se hubiera unido a Michael Schenker?

 

images

 

Producido por Jimmy Miller

Jimmy Miller

Producido por Jimmy Miller

Incluso si no reconoces al señor de la foto o no eres capaz de recordar de qué te suena el nombre de Jimmy Miller, ya te adelanto que has escuchado cientos de veces las canciones en las que ha metido la mano como productor, ingeniero o compositor. Y no digamos la influencia que ejerció en otros talentos de la producción de finales de los sesenta y principios de los setenta. Sus años de gloria comenzaron en 1965 y se extendieron hasta 1973.

Músico de segunda, batería y cantante, comenzó en pequeños clubes, como muchos. Descubrió pronto que lo suyo era estar al otro lado: componer y grabar demos para otros artistas que interpretaban sus composiciones fue su primer trabajo bien remunerado (un decir). Así, poco a poco, metió la nariz en los estudios hasta conseguir su primer éxito. Se encargó de remezclar y arreglar Gimme some lovin de Spencer Davis Group.

Spencer Davis Group – Gimme some lovin

 

Conoció y trabó amistad con Steve Winwood, del que no se separaría los siguientes años como colega, compositor y productor. Winwood fundó Traffic y Miller se encargó de sus primeras tres obras: Mr. Fantasy, Traffic y Last exit. Pero su fama mundial llegó de la mano de The Rolling Stones. Durante las sesiones de grabación de la ópera prima del grupo se pasaron por allí, de buen rollo, Mick Jagger y su, por entonces, ingeniero y mago tras los controles, Glyn Johns, con tan buen ojo que le reclutaron para el que acabaría siendo el álbum Beggars Banquet. La buena sintonía duró los siguientes cinco años. Puso ambas manos en Let it bleed, Sticky fingers, Exile on Main St. y Goats head soup. El cowbell que suena al incio de Honky Tonk Women es suyo, por curiosidad.  Como casi todo lo que atraviesa el torbellino Rolling Stones, Miller pagó su condena: acabó quemado y con problemas de drogas. Las adicciones tanto como el mal rollo de la propia banda le sacó del siguiente disco del grupo.

The Rolling Stones – Honky tonk women

 

No contento con este currículum, aquellos años colaboró en la creación de dos grupos de cierto éxito: Family, con el guitarrista Dave Mason de Traffic, y Spooky Tooth. Y fue reclutado por su amigo Winwood para pegar su (mal) genio con Eric Clapton, Ginger Baker y Rick Greach. Jimmy Miller produjo el único álbum de Blind Faith. La banda duró poco pero el buen trabajo de nuestro protagonista le llevó a encargarse de lo siguiente de Baker (Air force) y de Clapton (Delaney & Bonnie on tour with Eric Clapton).

Desde mitad de los setenta continuó tras los controles sin alcanzar el brutal éxito previo, pero dejando su buen hacer en discos tan diversos como los de Beck, Boger & Appice, The Plasmatics, Billy Falcon y dos excelentes pelotazos de Motörhead: Overkill y Bomber.

Motörhead – Overkill

 

A partir de los ochenta su estrella declinó y, salvo contadas ocasiones, fue desapareciendo del mundillo. Falleció en 1994 a la edad de 50 años. Ahora sí que puedes decir que sabes quien es el señor de la foto y escuchar sus obras maestras.

 

Bill Bruford

billbruford

Bill Bruford, batería

Quizá si eres adicto al progresivo y a los clásicos del género te pongas bizco al dedicar un artículo a Bill Bruford  y comenzar diciendo que es un tipo casi desconocido. La realidad es así de dura: Bruford tiene su hueco en la Historia del rock como músico de bandas míticas, pero su momento de gloria no le ha permitido alcanzar el Olimpo del mainstream. Aún con esas, la carrera de Bill merece un recordatorio ¡y para eso estamos!

Su época dorada se enmarcó entre 1968 y 1974, primero con Yes y después con King Crimson. Tocó en los cinco primeros discos de los británicos Yes, incluyendo el estupendo Close to the edge (72), su última aportación a la banda en casi veinte años. Volvió para grabar el álbum Union (91) y aguantó el correspondiente tour.bruford4

En King Crimson aguantó un par de años, hasta que Robert Fripp deshizo el grupo. Grabó en tres álbumes, destacando Red (74). Se rejuntó en los ochenta (con Fripp y el bajista Tony Levin) para grabar tres álbumes y girar, con cierto éxito, y de nuevo a mitad de los noventa para un álbum en estudio y dos directos.

Si este currículum ya es suficiente, formó parte de Genesis en 1976 durante la gira de A trick on the tail. Se le escucha en el directo Seconds out. En medio de todo esto, le dio tiempo a tocar con bandas de la época como Gong, UK o National Health. A finales de los setenta formó su propia banda con el poco original nombre de Bruford: tres años de grabaciones y giras y tres discos dejó como legado. Su otro gran proyecto personal llevó por nombre Earthworks, un combo de jazz electro-acústico que mantuvo entre su segunda aventura con King Crimson y el retorno de Yes en los noventa.

Se ha mantenido conectado de manera intermitente con la música hasta bien entrado el siglo XXI, como músico de estudio y en colaboraciones puntuales. Ya va para sesenta y cinco años y el cuerpo no es lo que era. Cuarenta años de carrera, tres hijos, dos gatos y una casona en las montañas de Surrey como currículum extra.  Por cierto, gran defensor de la percusión electrónica: le gustaba comparar las distintas baterías con las distintas guitarras… ¿por qué es mejor una acústica que una eléctrica? Cuestión de gustos, estilos y sensibilidades. Gran baterista, gran artista.

Yes – And you and I

Descubre a otros Casi Famosos de nuestro rollo:

¿Y si… Eddie Van Halen se hubiera unido a KISS?

Kiss_rumors

The KISS Halen Band

Ocurrió de algún modo en los primeros días de 1982, con diferentes versiones según cada uno de los protagonistas. Si hacemos caso a la versión de Gene Simmons (cantante y bajista de KISS), Eddie Van Halen (¿necesita presentación?) se acercó al estudio donde estaban grabando su siguiente álbum los Carapintada, el que llevaría por título Creatures of the night, coincidiendo con el guitarrista Vinnie Vincent. Por entonces KISS era un despelote: Paul Stanley (cantante y guitarrista) y Gene apenas se hablaban; Ace Frehley (guitarrista) llevaba meses sin dar señales de vida; grababan cada día con un guitarrista distinto: Bob Kulick, Robben Ford, el propio Vinnie, Steve Ferris. Eddie intentó un par de solos (dicen que parte de la guitarra del tema I still love you es suya), trasteó por aquí y por allá, les tocó la base de lo que sería el megaéxito Jump y luego fue a cenar con Simmons. En esa cena le contó que estaba cansado de las continuas peleas con David Lee Roth (cantante de Van Halen), que necesitaba un cambio, que sabía de la necesidad de KISS por un nuevo guitarrista y que estaba dispuesto a enrolarse en la banda. Según Gene Simmons, él mismo le animó a perseverar con Van Halen y le negó el acceso al grupo.

Si hacemos caso a la versión de Paul Stanley, eso nunca sucedió… O, al menos, a él nadie le contó nada. Teniendo en cuenta que no coincidía con su colega en el estudio y que solo hablaban por teléfono, resulta de dudosa fiabilidad. Sin embargo, si hacemos caso a el propio Eddie Van Halen… no se acuerda… Aunque dice que de haber ocurrido se acordaría.

La relación de Gene Simmons y Eddie Van Halen comienza muchos años antes, en 1976, cuando en una de sus estancias en genesimmons_edLos Ángeles el bajista recluta a los hermanos Van Halen (Eddie a la guitarra y Alex a la batería) para grabar una maqueta de tres canciones: Christine Sixteen y Got love for sale acabarían en el siguiente largo de KISS (Love gun) y Tunnel of love en el disco en solitario de Simmons el año siguiente. Gene financió la primera maqueta del grupo, con David Lee Roth en la banda. Vamos, que Simmons siempre adoró al pequeño Eddie.

Cualquier parecido con la realidad será coincidencia, pero hubiera sido un pelotazo haber mezclado a Paul Stanley, Gene Simmons y Eddie Van Halen (quizá con su hermano Alex a la batería) en un grupo: The KISS Halen Band. Lo siguiente de Kiss se tituló Lick it up y lo de Van Halen fue el megaéxito 1984. Imaginar a Paul cantando en Jump o a Simmons en Hot for teacher, a Eddie metiendo teclas y uno de sus solos en Lick it up En fin, a ambos les fue muy bien en los ochenta (millones de dólares en ventas de discos y entradas de conciertos), pero la mezcla quizá hubiera dado un álbum histórico…

Quién sabe. Quizá solo son rumores…

Os dejo un enlace a la maqueta de 1976 de Van Halen con Gene Simmons a los mandos y un curiosa (y horrible) versión del tema Rock and roll all nite de KISS a cargo de unos iniciáticos Van Halen.

 

Suicidas del rock: músicos que se quitaron la vida.

Horca1

Suicidas del rock: músicos que se quitaron la vida.

Desconozco si hay algún estilo musical en el que se suiciden más músicos que en otro, la verdad, aunque considero el mundo del rock, en general, y del hard rock y el heavy metal, en particular, una comunidad poco dado a ello. Sin embargo, hay un número importante de músicos de nuestro rollo que decidieron quitarse la vida por diferentes razones. Otros entran en la sospecha, pero quiénes somos nosotros para juzgar si mezclar alcohol con 32 pastillas de un sedante (Keith Moon, The Who) o beber hasta morir (John Bonham, Led Zeppelin) se considera suicidio. En cualquier caso, he aquí un pequeño recuerdo a algunos de los músicos que acabaron con su vida.

Ingo Schwichtenberg – Helloween – 8 de marzo de 1995

Diagnosticado de esquizofrenia, Ingo se tiró a las vías del Metro tras una larga depresión. Dos años antes había sido expulsado de Helloween, grupo con quien tocó la batería desde su formación a mediados de los ochenta.

Brad Delp – Boston – 9 de marzo de 2007

Cantante del grupo Boston, decidió envenenarse con monóxido de carbono en su cuarto de baño. Brad pasaba por una mala época económica y personal, alejado de sus compañeros de banda y su familia.

Wendy O. Williams – The Plasmatics – 6 de abril de 1998

La “Reina del Shock Rock” se quitó la vida disparándose en la cabeza. Llevaba tiempo alejada de los escenarios y el mundillo musical y cinco años antes ya había intentado suicidarse clavando un cuchillo de cocina en su pecho.

Roy Buchanan – 14 de agosto de 1998

El guitarrista yanqui se ahorcó con su propia corbata en una celda tras ser detenido por una disputa doméstica. Llevaba años arrastrando problemas de alcoholismo.

Alan Wilson – Canned Heat – 3 de septiembre de 1970

Unas semanas antes que Hendrix y Janis, el guitarrista y cerebro de los Canned Heat fue encontrado muerto tras ingerir una dosis exagerada de barbitúricos. Aunque no dejó ninguna nota, ya intentó suicidarse un año antes.

Kurt Kobain – Nirvana – 5 de abril de 1994

Uno de los suicidas más famosos de la música y de nuestros tiempos modernos, acabó con su vida pegándose un tiro en la cabeza. Kurt pasaba por ser un heroinómano reconocido, depresivo y en conflicto constante con su fama y su imagen pública. Tardaron tres días en encontrar su cuerpo.