Archivo de la categoría: La máquina del tiempo

La máquina del tiempo 1978: una Historia del rock a través de sus canciones.

La máquina del tiempo: 40 años de rock.

Una memoria de canciones publicadas entre la muerte del rey blanco del rock, Elvis Presley, y la del rey negro del rock, Chuck Berry.

1978

El año 1978 fue, sin ninguna duda, de John Travolta. Si has puesto cara extraña y tienes la imagen de cincuentón operado o te crees que Travolta se hizo famoso como Vincent Vega (Pulp Fiction) eres muy joven y no sabes que John fue Danny Zuko en Grease y Tony TravoltaManero en Saturday’s Night Fever. Ambas películas representaron los hitos cinematográficos y musicales de 1978. A principios de años, la banda sonora de Saturday’s Night Fever alcanzó los primeros puestos de ventas que no abandonó con sus numerosos singles hasta mediados de año, momento en la que el musical Grease salió a las pantallas y con su modélica puesta en escena y su mezcla de rudeza, ñoñería y buen hacer convirtió a Travolta y su compañera Olivia Newton-John en cantantes multiventas.

El año 1978 se recordará por el principio del auge de la música disco y el ocaso de la música punk. Las canciones de Bee Gees en Saturday’s Night Fever permitieron a muchos artistas del género hacerse populares: The Village People (YMCA) o Boney M (Rivers of Babylon) son dos buenos ejemplos. Además, artistas ya consagrados o pipiolos dando sus primeros pasos arrimaron su ascua al sonido de moda, como Blondie con Heart of glass o Rod Stewart con (Do ya think) I’m sexy. En cuanto al punk, tan rápido como explotó, implosionó: los Sex Pistols se separaron a principios de año y a poco le siguieron otros muchos (Television). Sin embargo, su semilla fue continuada por grupos nuevos (The Buzzcocks, The Vibrators), mientras otras bandas añadidas al género se dedicaban a transformarse o a lo suyo, pero generando música atractiva (The Clash, The Ramones).

Queen 1978Gran cantidad de bandas debutantes acabaron consagrándose los siguientes años. The Police (Outlandos d’amour), Van Halen (Van Halen I), The Cars (The Cars), Prince (For you), Toto (Toto), Magnum (Kingdom of madness), Dire Straits (Dire Straits) o Whitesnake (Trouble). Como curiosidad, en 1978 nacieron los tres miembros de Muse.

No hay mucho donde rascar en las listas de ventas para el género roquero, a pesar de que el debut de Van Halen, el retorno a lo grande de The Rolling Stones (Some girls) o el álbum de Journey (Infinity) anduvieron por ahí. Además, este año falleció Keith Moon (The Who) y Ozzy se marchó (le echaron) de Black Sabbath, que editó su peor disco hasta el momento.

¿Qué rescata el año 1978 en la Historia del rock? Algunos enormes discos en directo: judaspriest_1978Scorpions (Tokyo Tapes), Thin Lizzy (Live and dangerous) o The Band (The last waltz). Grandes obras de Rainbow (Long live rock and roll), AC/DC (Powerage), Queen (Jazz) o UFO (Obsession). La multipropuesta de KISS con su Alive II a principios de año y los cuatro discos “en solitario”. Pero, sobre todos, la doble entrega de Judas Priest que con dos clásicos comenzaron a mostrar el camino al heavy metal: Stained class y Killing machine. Casi nada: guitarrazos, himnos, motos, látigos y mucho cuero.

En fin, por aquí os dejo mi pequeña selección de lo mejor y lo peor de canciones y singles del año 1978.

Hasta el año que viene.

 

 

Anuncios

La máquina del tiempo 1977: una Historia del rock a través de sus canciones.

La máquina del tiempo: 40 años de rock.

Una memoria de canciones publicadas entre la muerte del rey blanco del rock, Elvis Presley, en 1977, y la del rey negro del rock, Chuck Berry, en 2017.

1977

 

El año 1977 fue de Dancing Queen de Abba y Hotel California de The Eagles, las dos canciones más vendidas y escuchadas a ambos lados del océano Atlántico. Junto a ellas famosos números uno como Tonight’s the night (Rod Stewart), Dreams (Fleetwood Mac) o I feel love (Donna Summer). ¿Quién no ha movido el culo con Boney M y su Ma Baker o el Rockin’ all over the world de Status Quo? El propio Elvis Presley alcanzó el top en el Reino Unido con Way down. Los Grammy premiaron sobre todo a Stevie Wonder y su álbum Songs in the key of life y dieron el Best Pop Performance al tema If you leave me now de Chicago.

Aunque el año 1977 será recordado por la emergente ola punk que acabó estallando en la costa este de Estados Unidos y en pleno Londres con discos de grupos hoy míticos como The Clash, Television, The Sex Pistols o los propios The Ramones con su Rocket to Russia. Asistimos al debut de Elvis Costello y Talking Heads y a los primeros coletazos en forma de conciertos de futuras estrellas: Dire Straits, The Police o Toto. Y nos dijeron adiós el rey blanco, Elvis Presley, un tal Marc Bolan y la mitad de Lynnyrd Skynnyrd tras un accidente de aviación. Y fuera de la música, perdimos a dos de los últimos genios del humor: Groucho Marx y Charlie Chaplin. Por cierto, nacieron Joe Bonamassa, Kenny Wayne Shepherd… y Shakira.

Si nos centramos exclusivamente a nuestro rollo roquero y repasamos la lista de canciones podemos adivinar que el hard rock y los sonidos duros no pasaban por momentos especialmente populares. Eso no significa que 1977 no nos diera clásicos. Además de Fleetwood Mac y The Eagles encontramos canciones de UFO (Lights Out), Queen (Somebody to love), Rush (Cinderella Man), AC/DC (Let there be rock) o Judas Priest (Diamonds & rust).

Por cierto, en enero de este año la venta de casetes igualó por primera vez a la de vinilos.

Como resumen y colofón de toda esta parrafada, aquí os dejo mi pequeña selección de canciones, singles y coplas editadas y escuchadas a lo largo de 1977.

Hasta el año que viene…

 

 

Lo más visto en 2015

descarga (1)

 

Ya van cuatro añazos desde que rockologia.com se puso en marcha. Entonces nos leían cuatro gatos al mes, poco después cuatro gatos a la semana y, por fin, nos leéis cuatro gatos al día… Avanzando en esto del multiverso roquero. Para los aficionados a pasearse por aquí y para todos aquellos y aquellas que sentís curiosidad, sin más, por saber de qué vamos por este espacio, un resumen de lo más visitado del año 2015.

Los viejos roqueros nunca mueren (aunque lo parezca).

Hay artículos alzados en el top gracias a la constante consulta, textos que aguantan temporada tras temporada en el top.

  1. Las mejores canciones de Testament
  2. Las portadas de Judas Priest
  3. Eric Clapton: sus mejores composiciones
  4. Las bandas de Steve Vai
  5. Bandas tributo femeninas

 

Las historias más (o menos) interesantes de (nuestra personal) Historia del Rock.

Tal como nosotros lo vemos, lo interpretamos o nos lo creemos. Algunas curiosidades llenas de rocanrol.

  1. Suicidas del rock: músicos que se quitaron la vida
  2. Rock y poesía. Diez poemas pasados por la guitarra
  3. Canciones sobre mujeres gordas (en el rock)
  4. Las mejores colaboraciones de Aurora Beltrán
  5. ¿Y si… Eddie Van Halen se hubiera unido a KISS?

 

Las novedades del año (discos nuevos y buenos).

Esto es lo más visitado de las novedades de este año pasado (y un poco del anterior). Rock de por aquí, ya sabes…

  1. Eldorado – Karma generator
  2. Gritando en Silencio – La Edad de Mierda
  3. Los Brazos – Más gas
  4. Algunos discos que sigo escuchando (4)
  5. Algunos discos que sigo escuchando (6)

 

Y, claro, nuestra sección dedicada al sexo en la música.

Una de las categorías más vistas en rockologia.com es la dedicada a la música comprometida… con el sexo en cualquiera de sus variedades.

  1. Sexo en el rock (1): esto está chupado (sexo oral y rock)
  2. Sexo en el rock (8): la primera vez (first cut is the deepest)
  3. Sexo en el rock (4): por detrás me gusta más (sexo anal y rock)
  4. Sexo en el rock (7): quedarse a medias (finish what ya started)
  5. Sexo en el rock (2): donde comen dos comen tres (tríos y rock)

 

Para acabar, aquellos artículos poco visitados pero muy queridos por nosotros (no pasa nada, ahora puedes leerlos).

  1. Phil Lynnot meets Gary Moore: sus mejores canciones
  2. Blues para novatos (1): Elmore James
  3. Lo mejor de Carmine Appice
  4. Written by Jack Ponti
  5. ¿Y si… David Coverdale se hubiera unido a Michael Schenker?

 

images

 

Algunos discos de AQUÍ que cumplen 30 años (3)

images

Algunos discos de AQUÍ que cumplen 30 años (3)

Si en la primera entrega nos dedicábamos al heavy metal (en este enlace) y en la segunda al rock con raíces urbanas (en este otro), en nuestro tercer repaso a lo que se publicó hace 30 años vamos a centrarnos en ese cajón de sastre que se llamó rock radikal vasco y que arrancó en mitad de los ochenta. Arrastró bajo la etiqueta a bandas de punk, rock, metal y ska. En poco tiempo, su influencia se extendió por todo el país dejándonos estupendos herederos aún hoy en día activos. En aquel año 1985, estos fueron algunos de los pioneros, los tres, quizá, más significativos.

Eskorbuto

Eskorbuto – Eskizofrenia 

Cuando consiguieron grabar su debut con la compañía Twins ya eran famosos: les tildaban de nazis en casa y de terroristas fuera, les habían detenido varias veces y presumían de hacer una música “esquizofrénica”. Lo grabaron rápido, con pocos medios, pero con mucha ilusión y mala leche. Dieciocho canciones, solo una supera los tres minutos. Básicas, jodidas, lenguaraces, esencia punk, autodestructivas, anti-todo (y antí-doto de conformistas). Los más punk, los que más se desmarcaron del movimiento de rock radical. Si te crees que nunca les has oído, vas dado: Antes de la guerra, Mierda, mierda, mierda y, sobre todo, Mucha policía, poca diversión. La compañía pasó del disco y no fue hasta la reedición de Discos Suicidas (con nueva portada) que pudimos disfrutar de este primer largo. Iosu Expósito a la voz y la guitarra, Juanma Suárez al bajo y Pako Galán a la batería.

Kortatu – KortatuKortatu
Más fortuna tuvieron sus paisanos Kortatu con este primer álbum. Después de un disco compartido con otras bandas locales (entre las que se encontraba el germen de Cicatriz, por ejemplo), Soñua les grabó trece canciones que ya forman parte de la Historia del punk-rock nacional. Su estilo, cercano, bailable, con mucho ská, ritmos lúcidos y hasta luminosos, llegó al público gracias a temas como Sarri, sarri, Jimmy Jazz, La familia Iskariote, Nicaragua SandinistaMierda de ciudad o Don Vito y la revuelta en el frenopático. Poco más de treinta minutos de juerga y crítica inteligente hacia la iglesia, el imperialismo, la represión. Un jovencísimo Fermín Muguruza canta y le da a la guitarra, su hermano Iñigo toca el bajo y Treku Armendáriz la batería. Incluyen teclados e instrumentos de viento. La banda se disolvió poco después, como muchas de la época, con tan solo tres discos en su haber. Y mañana sol.

Kortatu – Jimmy Jazz

La_Polla_Records-Revolucion-Frontal-tn-600x470-0-FFFFFF

La Polla Records – Revolución 

Segundo largo, tercer disco si contamos el EP inicial, editado por otra compañía clásica del género: Oihuka (evolución de Soñua). La banda estaba conformada por Evaristo a la voz, Txarly y Sume a las guitarras, Fernandito a la batería y Abel al bajo. El sonido básico de las primeras obras comienza a infectarse con bases roqueras, reggae y líneas melódicas que acabarían dando forma al sonido característico de La Polla con canciones como Lucky man for you, El ataque de los hambrientos, Un rayo de sol o El congreso de los ratones. Caña al sistema, a las injusticias, a la opresión que sentían. Dieron un pequeño salto en cuanto a calidad y popularidad, que se refrendaría dos años después con uno de sus clásicos, No somos nada. Salve.

La Polla – Lucky man for you

Algunos discos de AQUÍ que cumplen 30 años (2)

descarga

Algunos discos en español que cumplen 30 años (2)

Si en la anterior entrega de esta serie en la que recordamos algunos discos que llevan treinta años entre nosotros nos centrábamos en el heavy (pincha aquí para verla), hoy buscamos otra cara del dado roquero, la del rock más clásico, el rock urbano, el rock de influencias donde lo mismo escuchábamos un deje blues, que un toque cantautor, que una guitarra rolling, que un guitarrazo punkarra. De ese saco gigantesco, escogemos cuatro obras dispares pero con cierta relación entre sí. A disfrutar…

 

descarga

Barricada – Barrio conflictivo

Segundo álbum de los navarros, disco de gran cambio y clave en su trayectoria futura. La muerte de Mikel Astraín y la marcha de Sergio Osés dejó a Javier Hernández “Boni” (voz y guitarra) y a Enrique Villarreal “El Drogas” (voz y bajo) la tarea de tirar para adelante. Reclutaron a Alfredo Piedrafita (guitarra y voz) y a Fernando Coronado (batería) y grabaron Barrio conflictivo a las órdenes de Rosendo. Poco más de media hora y diez cortes completan un trabajo de tránsito donde destacan Callejón sin salida, clasicazo con enormes guitarras, la blusera Nacido en un tobogán o la imprescindible Pon esa música de nuevo, homenaje a su amigo caído. El tema del ama de casa decepcionada, a veces maltratada, reincidente en sus letras posteriores, aparece en Mañana será igual. La canción Lentejuelas (dicen las malas lenguas) está dedicada a Ramoncín. No de sus mejores obras pero un recuerdo interesante, un retazo de rock urbano de época.

 

 

Ramoncín – Como el fuego Ramoncín - Como el fuego

El álbum anterior al éxito masivo. Sexto disco en estudio de Ramoncín, grabado en los estudios británicos Ridge Farm, de los que hemos hablado aquí, con una producción bastante compacta que se aleja de la crudeza de los anteriores trabajos, buscando, quizá, un público más amplio. Contiene, sin embargo, temas roqueros como La cita, con un buen estribillo y un piano molón, o Tormenta en la carretera, sobre la constante rutina del artista (es curioso enfrentar la letra de esta canción a la (supuesta) dedicatoria de Barricada en Lentejuelas). Interesante historia de drogas titulada Polvo blanco. Junto con En el espejo o Ella es perversa, a rescatar de su discografía. Con Ramoncín sonaban Antonio Molina y Julio Strombaker a las guitarras, Cristóbal Delgado a los teclados, Miguel Sarrazín a la batería y Basilio Montes al bajo.


Burning - Hazme gritarBurning – Hazme gritar

La banda madrileña se despachó con un disco cargado de sus propios clichés, es decir, canciones de rock and roll con letras sobre chichas y fiesta mezcladas con baladas sobre desamor y abandono. No hay que despreciar el álbum, que, aunque flojo en su conjunto, en especial el sonido final, contiene joyas como No pares de gritar o Dieron las diez. Rock bailón en Déjate llevar o Entre tus brazos. Un poco de reflexión en Tiempo atrás (pocas bandas pueden presumir de hacer baladas tan sencillas y tan bien acabadas al mismo tiempo). Johnny Cifuentes, voz inconfundible, teclista, y el nunca suficientemente valorado Pepe Risi a las guitarras se lo montan junto a Miguel Slingluff al saxo, Esteban Cabezos al bajo y Arturo Terriza a la batería.

 

 

Rosendo – Loco por incordiar Rosendo loco por incordiar

El primero en solitario del maestro Rosendo, tal vez su mejor obra, quizá la más famosa. En cualquier caso, re-escribió las normas del rock urbano del que había sido adalid, tratándolo con mimo, introduciendo cuidados arreglos, jugando con el protagonismo de los teclados y currándose una elaborada producción en Alemania a cargo de Carlos Narcea. Curioso que no comandara su propio álbum mientras sí lo hizo con Barricada. Junto a Sergio Castillo a la batería, Tato Gómez al bajo y Andreas Schmidgen a los teclados, Rosendo graba algunos de sus imprescindibles, aún hoy, en directo, como Agradecido, Callejones, Loco por incordiar o Pan de higo. Me gustan, particularmente, ¡…y dale! o Corazón. Como anécdota, que une definitivamente a los protagonistas de hoy, Ramoncín colabora en la composición de dos temas. Todo queda en casa.

 

Algunos discos de AQUÍ que cumplen 30 años (1)

descarga2

Algunos discos en español que cumplen 30 años (1)

Hubo una época en que el heavy en español mandaba en las listas de ventas, llenaba campos de fútbol y, a la vez, se enfrentaba a los estamentos legislativos, ejecutivos y judiciales. Bandas hoy míticas, algunas desaparecidas, otras devueltas por la moda de los años a los escenarios. Una pequeña selección, con aroma de homenaje, a algunos de nuestros discos preferidos, aquellos que cumplen nada menos que 30 años.

PortadaÁngeles del Infierno – Diabolicca

Todo un tratado de cómo hacer un gran disco de heavy metal. Portada, letras, guitarras, voces, baterías. Su segundo disco y, quizá, el mejor.  Sin pirotecnia innecesaria, sin falsas poses, sin traicionar su propio espíritu rebelde. Aquí hay canciones de auto-afirmación metalera como Fuera de la ley o Con las botas puestas, canciones de meter como Dame amor o de corazones rotos como Prisionero. Su gran balada también está aquí: Al otro lado del silencio, con todos los elementos de un tema imposible de igualar. Grandes riffs, buenas composiciones, un cantante especial y, lo que ya es raro, buen sonido, gracias al genial Dennis Herman y los Estudios Mediterráneo de Ibiza. Curiosamente entraron a grabar detrás de los mismos Judas Priest. Algo se les pegó. Sin despreciar al resto, Juan Gallardo (voz) y Robert Álvarez (guitarra solista) son, sin duda, los grandes triunfadores. Junto a ellos, Manu García a la segunda guitarra, Santi Rubio al bajo y Iñaki Munita a la batería.

Rosa Negra – El beso de JudaPortadas

Siguiendo la estela de los grandes del género, con mucho deje Judas y un poco de UFO más el toque patrio, Rosa Negra se curraron un veloz y desgarrante álbum de heavy rock.  A bordo de la ruina (buena letra) o Condenado a vivir, con un gran teclado a cargo de Miguel Ángel Collado (Santa), marcan el ritmo del álbum. No puede faltar la épica balada, en este caso de título El beso de Judas y un aire Barón Rojo que tira de espaldas. De lo mejor del disco, un arrebato antidroga con un gran solo.  Contiene otra lenta titulada Rojo cielo de atardecer, algo más floja, con recuerdos a Asfalto y un saxo sobresaliendo.  Otro buen teclado en Vuelo sin motor y un riff de escuela speed en Carne de escenario. Aunque el sonido flojea y la mezcla final oscurece las canciones, el álbum se merece estar entre los mejores del género editados aquel año. Tony León a la voz y la guitarra, con Daniel Henestrosa en la segunda guitarra, Nico Martín al bajo y Jorge León a la batería.

Portada

Santa – No hay piedad para los condenados

En Santa se juntaron dos monstruos en lo suyo: Miguel Ángel Collado a las teclas y Jero Ramiro a la guitarra. Si le sumamos la voz atemporal, genuina de Azucena y un puñado de buenas canciones, solo podemos estar ante un discazo. Cierto es que abandonaron el sonido más rudo de su debut para introducir melodías, arreglos y composiciones más elaboradas, pero con éxito. La inicial Todo mi honor, con ese doble solo guitarra-teclado, y la melódica No eres suficiente bastarían para recomendar y recordar este álbum. Pero ahí están la propia No hay piedad para los condenados, con su rollo Purple, y Sin compasión, con esa intro que recuerda a los mismos Maiden. Espectacular cierre con Huérfanos de la tormenta, sobre los héroes caídos del rock. Mezcla de talento y entrega, un álbum que, curiosamente, fue mal recibido por “flojo”. Un clásico visto con la perspectiva del tiempo. Por cierto, fue producido por Carlos de Castro, de Barón Rojo.

Barón Rojo – En un lugar de la marchBaron Rojo - En un lugar de la marcha - Pa

Y qué decir del álbum que contiene himnos que todos hemos cantado: Breakthoven, Cuerdas de acero o El baile de los malditos (vaya intro, gente). Y al final del disco, una de las mejores canciones del rock: Hijos de Caín. Los hermanos de Castro y Sherpa fabricaron otra obra de letras monumentales, con el equilibrio metal desgarrado versus melodía pegadiza bien conseguido. Quizá en esta ocasión se les fue la mano con los efectos en la producción, pero se perdona. Más cuidados y complejos los arreglos, los cambios y algunos pasajes melódicos.  A partir de aquí no fue lo mismo, si no parecido, pero en 1985 nos dejaron su (pen)última obra maestra. Por si hace falta, los hermanos de Castro, Armando (guitarra)  y Carlos (guitarra y voz), Sherpa al bajo y la voz y Hermes Calabria a la batería. Grandes siempre, Barón Rojo.

Discos que cumplen 40 años (3)

40 d
Discos que cumplen 40 años (3)

Siempre en este blog bailamos entre lo nuevo, en nuestra sección “Ahora estoy escuchando…“, y lo viejo, en nuestra sección “Discos míticos“, pero no podemos resistirnos a los álbumes más viejunos de nuestra colección. De vez en cuando, con la razón más estúpida posible, hacemos una selección de algunos favoritos: solo solo material en la crisis de los cuarenta. Disfruta….

 Queen Sheer heart attackQueen – Sheer heart attack

Uno de mis favoritos de una de mis bandas favoritas. Sin menospreciar los dos anteriores, este tercer largo de Queen da en el clavo y les pone camino de sus más grandes obras: la guitarras de May, la voz increíble de Mercury y el trabajo rítmico de Deacon y Taylor, junto con la capacidad para armonizar sus diferentes voces lo consiguen. Es curioso que May estuvo enfermo todo aquel año, y sus compañeros trabajaron gran parte del tiempo sin el guitarrista; algunas partes las cubrió Jon Deacon con acierto. La producción de Roy Thomas Baker junto con la magia en los controles de Mike Stone consiguen amalgamar las diferentes tendencias sonoras y compositivas del cuarteto en un producto redondo. Ojo, que contiene temas clave como Killer queen, Stone cold crazy, Now I’m here o Brighton rock.

 

Lynyrd Skynyrd – Second helping  Lynyrd skynyrd

En abril de 1974 publicaron los sureños su segundo álbum. Cualquier comparación con el mega éxito de Sweet home Albama empequeñece al resto de los temas, pero les hacemos un feo equivocado, porque aquí hay grandísimas canciones. Workin’ for MCA es musculosa, aguerrida, con unos riffs grandes y una voz diez. Call me Breeze, versión de JJ Calé, contiene dos momentos “solo de guitarra” y un piano geniales. Y qué decir de I need you o el preciosismo de The ballad of Curtis Loew. Ronnie Van Zant a la voz y un triunvirato guitarrero compuesto por  Rossington, Collins y King. Billy Powell se sale con las teclas. Con una producción que apenas ha caducado a cargo de Al Kooper y unas composiciones a la altura de su debut, otro clásico que no puede faltar en cualquier armario roquero.

 New York Dolls New York Dolls – Too much too soon

También el segundo largo de esta pandilla, un disco que navega entre el glam, el rock y el punk (años antes que los Sex Pistols). La pareja Johansen/Thunders cazaron al productor Shadow Morton (Iron Butterfly, Vanilla Fudge) para conseguir que la banda sonara a lo que tenían en la cabeza. Y lo consiguieron. Mezcla de versiones y composiciones propias, tiene magia, tiene rock, tiene una mezcla pegajosa, un toque de guitarras sucias, un montón de adrenalina. Escucha la feroz Babylon, el riff de Who are the mystery girls?, la ruidosa Pulls’n’boots o las versiones tan particulares de Don’t start me takin’ (Sonny Boy Williamson) o Bad detective. Que no te engañen sus pintas: estos tíos roquean con mala hostia.

 

Rory Gallagher – Irish tour’74  Rory - Portada

Grabado en Belfast, Dublín y Cork, en una época de violencia terrorista y enfrentamiento en las calles, este doble directo recoge el calor y la fuerza de un fenomenal guitarrista en el apogeo de su carrera. Producido por el propio Gallagher, contiene nueve temazos con un sonido crudo y vívido que nos hace sentir en la misma sala. Fenomenal trabajo instrumental de todo el combo, pero, por supuesto, esos punteos, esos solos, ese ritmo perfecto de Rory con la fenomenal base rítmica, en especial De’Ath, y un trabajo al piano de Martin como acompañante y solista tremendo. Solamente con joyas como Cradle rock o Tattoo’d Lady sobraría para estar entre los grandes, pero ahí quedan Walk on hot coals o Just a little bit. Un momento único de otro irlandés mágico.

¿Más discos que cumplen 40 años?

Discos que cumplen 40 años (1)

Discos que cumplen 40 años (2)

Discos que cumplen 40 años (2)

40 h

Discos que cumplen 40 años (2)

Ya por aquella época decían que el rock estaba muerto y el punk y la música disco por poco lo consiguen unos años después. Sin embargo, hace 40 años se editaron algunos clásicos que no pueden faltar en tu discografía. En Rockologia.com hacemos una nueva selección muy nuestra de esta cosecha que alcanza la crisis de los cuarenta.

 

Scorpions-Fly_To_The_RainbowScorpions – Fly to the rainbow

El disco que comenzó el camino del éxito, el que dejó de lado la psicodelia y les introdujo en el camino del hard rock. Primero en el que Uli Jon Roth aparece. Junto con Rudolf Schenker y Klaus Meine fabrican un puñado de canciones con tintes prog como Speedy’s coming o Fly to the rainbow y un tufazo a Hendrix que tira para atrás sobre todo en Drifting sun. Un álbum algo irregular, sin embargo, con cierta falta de coherencia. Pero a partir de estas bases, los Scorpions de los setenta se hicieron cada vez más grandes, cuadrando sus estribillos, jugando con los riffs y las intros y dejando unas cuantas gemas inolvidables para la discografía de cualquier fan del género. En este enlace le dedicamos un artículo a la etapa setentera de la banda.

 David Bowie – Diamond DogsBowie 

¿Quién puede resistirse a la atracción de esta portada? Ziggy convertido en perro callejero y cantando sobre el futuro apocalíptico de George Orwell… El primer álbum sin Mick Robson, un álbum, en cierto modo, de transición, con reminiscencias glam y toques roqueros, con aromas jazz y mucho teatro. Canciones estupendas como Rebel, rebel, Rock’n’Roll with me o la propia Diamond Dogs. Además, Tony Visconti y el Camaleón se reencontraron y mezclaron juntos el álbum. Comenzaba así una unión que perduraría varios años y varios discos. El resultado, aunque no tan redondo como Aladdin Sane, merece la pena; algunas de las interpretaciones vocales más logradas de Bowie se escuchan aquí.

Supertramp

 Supertramp – Crime of the century

 Por fin, a la tercera, Supertramp consiguió el éxito comercial a ambos lados del Atlántico (aún modesto, lo mejor estaba por venir). Las canciones de Rick Davis y Roger Hodgson se intercalan en una continua mezcla de influencias, estilos y arreglos. Singles de éxito como Dreamer (con su pegajoso estribillo) y Bloody well right se mezclan con una preciosa Hide in your shell o la retumbante Crime of the century. El primero en el que aparece colaborando en la producción Ken Scott.

Deep Purple – Burn Burn

Deep Purple estaban en lo más alto del mainstream rockero cuando perdieron (más bien echaron) a Ian Gillan y Roger Glover. En su lugar entraron David Coverdale y Glenn Hughes, y la máquina Purple se puso a trabajar de nuevo para crear uno de sus mejores discos. La mezcla del estilo hard rock de Ritchie Blackmore con las nuevas voces, la más blues de Coverdale y la más soul de Hughes, no fue fácil, y, aunque pasaron por momentos duros, acabaron las ocho canciones que finalmente se editaron en Burn. Inolvidable riff en la canción que da título al álbum, junto con clásicos del repertorio purpeliano como Mistreated o Might just take your life. La posterior por Estados Unidos en limusina y avión privado les mantuvo en la cumbre un año más y después todo se acabó. Blackmore huyó con sus Rainbow y la banda se disolvió tras el siguiente Stormbringer (que también cumple 40 años) hasta bien entrados los ochenta. Otro que no puede faltar en tu discoteca.

Discos que cumplen 40 años (1)

40 f

 Discos que cumplen 40 años (1)

Ya por aquella época decían que el rock estaba muerto y el punk y la música disco por poco lo consiguen unos años después. Sin embargo, hace 40 años se editaron algunos clásicos que no pueden faltar en tu discografía. En Rockologia.com hacemos una selección muy nuestra de esta cosecha que alcanza la crisis de los cuarenta.

bad_company_bad_company

 Bad Company – Bad Company

No tengo duda en señalar a Paul Rodgers como uno de los cantantes favoritos del blog. El primer álbum de Bad Company se fraguó en otoño de 1973 y vio la luz en el verano de 1974. Paul Rodgers se juntó con Mick Ralphs (guitarrista), Boz Burrell (bajista) y Simon Kirke (batería). Alcanzó el número uno en Estados Unidos y despachó un millón de copias. Contiene dos single de éxito imprescindibles, Can’t get enough y Movin on, y temazos como Rock Steady o Seagull.

Kiss hotter than tell

KISS – Hotter than hell 

Era una época en la que los grupos tenían la constante presión de editar dos y hasta tres discos en doce meses. Tras el debut incendiario de KISS en febrero, la banda se metió de nuevo al estudio en otoño para grabar estas diez canciones urgentes, sucias, roqueras, compuestas y tocadas con virulencia. Algunos momentos fabulosos como la propia Hotter than hell, el riff incendiario de Parasite, la delicadeza de Goin’ blind o Comin’ home o la rompedora Let me go rock’n’roll. Peter Criss a la batería, Paul Stanley a la guitarra junto al cada vez más genial Ace Frehley y Gene Simmons al bajo. Y todos a las voces. Un inolvidable en apenas treinta minutos.

EricClapton461OceanBoulevar

 Eric Clapton – 461 Ocean Boulevard

Eric Clapton había andado perdido por el mundo de la heroína varios años y decidió volver al estudio con unos amigos y el productor Tom Dowd. Eligió Miami, eligió probar cosas nuevas, buscar cosas viejas y juntarlo todo en uno de sus mejores trabajos. Contiene su primer número 1, la versión de I shot the sheriff de Bob Marley. Otros temas geniales como Let it grow, Motherless children o Get ready. Clapton se luce y da su particular toque al I can’t hold out de Elmore James. A partir de este disco, la carrera de Clapton despegó hacia el estrellato.

Aerosmith_-_Get_Your_Wings

Aerosmith – Get your wings 

Antes de alcanzar la fama, antes de entrar en las listas de ventas y de las orgías en coches de lujo, Aerosmith editaron su segundo álbum, el primero producido por Jack Douglas, mago de sus años mágicos, este mismo. Aunque no vendió demasiado, contiene varios clásicos de los Toxic Twins, como Same old song and dance o la versión de Train Kept A-Rollin. La banda la formaban Steven Tyler (voceras), Joey Kramer (batería), Tom Hamilton (bajo), Joe Perry y Brad Whitford (guitarras). Justo unos meses después se hicieron un hueco en la historia del rock con Toys in the attic.