Archivo de la etiqueta: Bob Dylan

Canciones del Lejano Oeste: cowboys y llaneros solitarios.

La imagen del vaquero que cabalga solo en la pradera o en el desierto, al atardecer, esperando que llegue la noche para tumbarse en la tierra y tapar su cara con el sombrero. El misterio, el romanticismo, la épica del héroe anónimo que se busca la vida, que busca su destino, que huye de la injusticia o que, simplemente, no tiene a dónde ir. El cine ayudó a crear este mito moderno y nuestros músicos lo han adaptado a su estilo; algunos han creado cowboys de hoy en día mientras que otros, los que hoy traemos, han narrado historias ambientadas en el Lejano Oeste.

Once canciones sobre cowboys, justicieros, llaneros solitarios y el Salvaje Oeste.

Bad Company – Bad company

Una de las canciones clásicas del rock atemporal. Un desertor que se declara una mala compañía: “Oh I was born 6-gun in my hand/Behind a gun I’ll make my final stand”. Dicen que Paul Rodgers grabó la canción en una fría noche de noviembre para dar el tono. Del debut del mismo nombre de la banda, allá por 1974.

Volbeat – Pearl Hart

La hermosa Pearl Hart está en la cárcel: se vistió con ropa de hombre, cogió su Colt y paró una diligencia, robando a sus tres ocupantes. Uno de los temas extraído como single del álbum de 2003 Outlaw gentlemen & shady ladies.

Christopher CrossRide like the wind

La historia del que huye de la horca, el forajido camino de México en mitad de la noche: “ride like the wind/To be free again”. El mayor éxito de Christopher Cross, single de 1979 de su álbum debut.

Thin Lizzy – Cowboy song

El vaquero solitario que recuerda entre aullidos de coyote una aventura amorosa, allá en Texas, cerca de la frontera. Porque ” Lord, those southern girls all seem the same”. Del clásico Jailbreak de 1976.

The Eagles – Desperado

Otra rola sobre la soledad del vaquero. The Eagles hablan del paso del tiempo y la soledad representado en la figura de cowboy que envejece solo: “Your pain and your hunger, they’re drivin’ you home”. Da título al álbum de 1973.

Jon Bon Jovi – Blaze of glory

La tierra como cama y un viejo abrigo como manta, huyendo siempre, el buscador de éxito: “I’m a devil on the run/A six gun lover”. ¿Alguna vez llegará esa llamarada de gloria? Primer sencillo del primer disco en solitario de Jon Bon Jovi (1990) para la película Young Guns II (Arma joven II). Se llevó un Globo de Oro y una nominación al Oscar. Por cierto, Jeff Beck a la guitarra.

Styx – Renegade

Lejos de la poética del buscador, del fugitivo, Styx se marcan una letra desesperada, el renegado que clama a su madre por su vida: “Oh, Momma, I been years on the lam/And had high price on my head/Lawman said, Get ‘em dead or alive!”. El sheriff finalmente le captura y su vida pende, literalmente, de un hilo. Del álbum Pieces of eight de 1978.

Aerosmith – Back in the saddle

Como no todo es cabalgar, el vaquero llega, alguna vez, a un pueblo: “Ridin’ into town alone by the light of the moon/I’m lookin’ for old Sukie Jones, she crazy horse saloon”. En este caso (siendo Aerosmith qué menos) a tomar unas copas, juguetear con unas chicas y meterse en alguna pelea. Parte del clásico Rocks de 1976.

Ratt – Wanted man

Y otra de peleas: ” I’ll make you feel like a/Human target, in my eyes “. Aquí el único cuello que va a romperse es el que rompa la pandilla Ratt. Sencillo del Out of the cellar (1984).

Bob Dylan – Knockin’ on heaven’s door

A veces llega el final. Casi siempre. La historia del fugitivo, del vaquero fronterizo, acaba con sus huesos en el suelo y enfrentado a la muerte: “It’s gettin’ dark, too dark to see/I feel I’m knockin’ on heaven’s door”. Tema perteneciente a la banda sonora de Pat Garret and Billy the Kid (1973).

Billy Joel – The ballad of Billy the Kid

La mística de algunos personajes atrajo a muchos de nuestros músicos. En este caso, Joel reseña la vida de enfrentamiento y soledad de Billy el Niño: “Well he never travelled heavy/yes he always rode alone”. Grabada para el álbum Piano man (1973).

  Y aún hay más…

Canciones para dejar a tu pareja

Podría ser que leyeras esto buscando una canción, una rola, un temita, que insinúe una intención: quieres dejar a tu pareja y no sabes cómo hacerlo, por dónde empezar.  Ya no os aguantáis, murió la pasión, le huelen los pies, ronca como un mamut o has encontrado a alguien. Da igual el motivo. Como tú, algunos de nuestros héroes musicales han pasado por ese lance y han compuesto y compartido con nosotros sus problemas y sus soluciones. Quizá no debas ser tan agresivo/a como alguno de ellos.

Una pequeña selección de canciones para invitar a tu pareja a pirarse bien lejos.

Skid Row – Get the fuck out

En su álbum Slave to the grind (1991) metieron esta punkarra canción bárbara que deja bien claro su mensaje: deja de hablar como un televisor y trágate mi semen. El título puede traducirse como “vete de aquí, hostias” o “vete a tomar por culo”, a gusto de cada uno. Arquetipo de la canción de mal gusto para echar a la pareja: “the party is over so get the fuck out”

Ramoncín – Déjame!

“Me encadenaste a tus desdichas” por eso ¡déjame! que “nadie recuerda conocerme” porque hasta “el color de mis camisas” has cambiado. Todo comenzó en la calle y en la calle vas a acabar. Ya no oigo tus reproches. Rocanrol del bueno en la imprescindible versión del Al límite, vivo y salvaje (1990).

Mötley Crüe – Don’t go away mad (just go away)

Parece una balada romántica más, no te dejes engañar. Los macarras por excelencia de los años ochenta se marcan una canción muy amable para una pareja que no quería entender. Vale, éramos dos enamorados buscando nuestro camino, pero los chicos han llamado y van a jugar al billar toda la noche. Así que, literalmente, no te vuelvas loca y pírate. Parte de Dr. Feelgood (1989).

Thin Lizzy – Get out of here

El enorme Phil Lynnot también tuvo sus desengaños. En esta canción incluída en Black rose – A rock legend (1979) dice a su pareja “haz las maletas, he tenido bastante, lo dejo”. Y por si no ha quedado claro añade “no hope there’s no hope for you”. A por una segunda oportunidad.

Platero y Tú – Si tú te vas

Un jovencísimo Fito, allá por 1990, cantaba a su (ya no) amada algo muy sencillo. Me harté de ti, coge las cosas que te regalé porque “yo ya no sigo tu juego, un caramelo un castigo”. Además, he encontrado a otra mujer: “si tú te vas, nena no imaginas lo bien que lo voy a pasar”. 

Bob Dylan – It’s all over now, Baby Blue

Dylan tiene varias canciones para dar la espantada a tu pareja. Nos quedamos con esta favorita del Bring it all back home (1965). Tienes que largarte, dice, coge lo que necesites: “you think will last but whatever you wish to keep, you better grab it fast”. Aunque en algún momento muestra cierta duda triste, al final no hay más remedio. Se terminó, Baby Blue.

Pat Benatar – You better run

La canción del momento difícil. Te quiero, pero eres un mentiroso, has estado usándome, así que “you better run, you better hide, you better leave from my side”. Que te pires, que te difumines, que desaparezcas de mi vista y rápido. Era el año 1980 y el álbum Crimes of passion.

Sangre Azul – No eres nadie

Muy clarito lo tienen también estos madrileños. Calla y escúchame, dicen, “me cansé detrás de ti y ya no puedo seguir persiguiéndote y buscándote”. Y nunca vuelvas porque “es tarde ya”. En su segundo largo, Cuerpo a cuerpo (1988)

Guns N’Roses – Back off, bitch

Estos tampoco se andan por las ramas. “Mantente fuera de mi cabeza, si ésto es amarte prefiero morirme. Aléjate, puta, al fondo del charco, muérete en una zanja”. Excelente riff de Slash y el lado más misógino de Axl dándolo todo. Forma parte del Use your illusion de 1991.

Los Suaves – Nena, te voy a dejar

Así de claro y directo: “nena, te voy a dejar/mientras la musica suena” y aunque “me muera de pena”. Yosi decide dejar a su pareja sin más explicaciones. Del álbum de 1989 Ese piensa en mí.

Versioneando: las mejores versiones de Johnny Winter

 Mister Jon Dawson Winter III, conocido como Johnny Winter, el albino del blues, el Hendrix blanco, mostró una increíble maestría en la reconversión de canciones a su propio Universo musical. Más de un centenar de covers jalonan su discografía en estudio y en directo. Seleccionar unas pocas resulta muy difícil y siempre injusto, pero alguien tenía que hacerlo. Sin más, unas cuantas joyas imprescindibles de este mago de la guitarra.

Dale al play…

Highway 61 revisited (1969)

Del maestro Bob Dylan, quien la había publicado apenas cuatro años antes en el álbum de mismo título. La escogió para su Second Winter, un doble elepé con tres caras llenas de originales y versiones y una cuarta, curiosamente, vacía.

Sweet sixteen (2014)

En su último álbum en estudio, una barbaridad titulada Step back, colaboró con numerosos colegas de profesión, entre ellos Joe Bonamassa, con quien hizo a medias esta recreación que ya fuera popular en las manos de otro bicho, B. B. King. La original data de 1952.

Jumpin’ jack flash (1971)

Una de mis favoritas formó parte del álbum Live Johnny Winter and donde compartió guitarras con Rick Derringer. La original, otro clásico de The Rolling Stones, single de éxito en 1968.

No time to live (1970)

Y de la misma colaboración, con Rick Derringer, pero esta vez en estudio, dentro del Johnny Winter And, esta canción compuesta por Jim Capaldi y Steve Winwood, original del álbum de Traffic del mismo nombre, y editado tan solo dos años antes.

Rock and roll people (1974)

Comenzó su séptimo álbum, de portada muy formal y usando su nombre completo, Johh Dawson Winter III, con esta cover de John Lennon.  Curiosa historia: Lennon la compuso en 1970 y la grabó en varias ocasiones, pero nunca llegó a formar parte de un álbum oficial estando vivo. Durante las sesiones de Mind Games uno de los ingenieros, Shelly Yakus, sugirió que la cediera a Winter. Así que la versión de nuestro hombre acabó siendo, en realidad, la primera publicación oficial de Rock and roll people.

The sky is crying (1997)

Alguna vez habrá que hacer un especial de Versioneando solo de esta canción. Johnny Winter nos regaló su propia interpretación en el directo Live in NYC’97. Original de Elmore James, quien la editó como single en 1959.

Rock and roll medley (1976)

Con su hermano Edgar Winter, en el directo Together: Edgar Winter and Johnny Winter Live, grabó este medley de clásicos del rocanrol, habitual en los directos del albino. Las autorías son múltiples, así que te dejo que las adivines escuchando el tema.

Dust my broom (2011)

Se marcó un revival de canciones que marcaron sus inicios, lo que él tituló acertadamente Roots (raíces). Entre ellas destacamos esta que Robert Johnson grabara allá por 1937 bajo el título I believe I dust my broom.

Thirty days (1974)

Y una de Chuck Berry tenía que aparecer por aquí. Con Rick Derringer a los mandos y su hermano Edgar tocando sintetizadores y saxo, grabó el álbum Saints & Sinners, donde incluye, entre otras, esta cover. El rey Berry la popularizó, como single, en 1955.

Aquí lo dejamos. Como ves, la colección resulta impresionante, y muchas excelentes se han quedado fuera. Johnny Winter tenía un toque especial, una forma de arreglar e interpretar melodías única. Un blusero transgénero con manos de psicópata musical.

Lo mejor de Mick Ronson

mXzaXtWQFCAe1OnvxthQ_hr_02¿Que quién es Mick Ronson? Bueno, tampoco es extraño hacerse esa pregunta, porque, en realidad, Ronson no ha sido más que uno de los mejores guitarristas de los setenta y uno de los secundarios imprescindibles. Tan solo ha pertenecido a dos de las más famosas (y extraordinarias) bandas “de acompañamiento” del género: The Spiders from Mars (junto a David Bowie) y The Rolling Thunder Revue (junto a Bob Dylan).

Mick nació y creció en Hull, Inglaterra, de donde salió en 1970 para grabar con Michael Chapman el álbum Fully qualified survivor (alcanzó el puesto 45 de ventas), demostrando ya lo que llegaría a hacer en canciones como Stranger in a room o Soulful lady. Tras este primer trabajo serio como profesional, David Bowie le metió en su camino para su tercer largo, The man who sold the world. Junto a Tony Visconti arregló la mayoría de los temas, además de tocar guitarras y piano. Mick y Bowie seguirían juntos los siguientes tres años, en los que grabaron del tirón Hunky Dory, The rise and fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars y Aladdin Sane. Entre las canciones imprescindibles de la Historia del rock que Ronson compuso, arregló y/o tocó incluimos Changes, Life on Mars?, Queen bitch, Starman, Rock and roll suicide o Drive-in Saturday. En mitad de esta vorágine de canciones, conciertos y grabaciones, se metió unas guitarras en otro gran álbum, el Transformer de Lou Reed, que además produjo junto al “jefe” Bowie. Escucha Vicious, I’m so free o Perfect day (donde toca el piano).

Cuando Bowie decidió prescindir de él y cambiar de aires, pertenecer a una de las bandas más famosas de la época abrió muchas puertas. El que más insistió fue Ian Hunter. En 1975 grabaron y produjeron juntos el debut del cantante, donde se escuchan Once bitten, twice shy (que alcanzó el número 14 en la lista de singles), Boy o Lounge lizard. Su colaboración no tuvo continuidad aunque coincidieron ocasionalmente, como en 1979 para You’re never alone with a schizophrenic.

Por allí pasaron también Bob Dylan (formó parte de su Rolling Thunder Revue y tocó en Maggy’s farm), Morrisey, Elton John, Roger McGuinn (en su Cardiff rose) y, en fin, un largo etcétera que redondean una carrera increíble hasta su temprana muerte en 1993 por cáncer.

Entre tanta ida y venida, fue capaz de lanzar tres discos en solitario, uno de ellos finalizado póstumamente: Slaughter on 10th avenue (1974), Play don’t worry (1975) y Heaven and hull (1994).

Si quieres repasar esta colección de canciones, por aquí dejamos una pequeña muestra. Lo mejorcito de Mick Ronson, uno de los guitarristas más infravalorados del rock.

 

 

Bob Dylan – Hurricane – 1975

hurricane

Bob Dylan decidió componer un alegato contra la injusta (en su opinión) encarcelación de Rubin “Hurricane” Carter tras leer la biografía de este boxeador negro, donde despotricaba sobre las trampas del sistema legal clamando por su inocencia. Dylan quiso conocerle en la prisión y sintió la necesidad de apoyarle, dar luz pública a su caso como ejemplo de la discriminación racista que marcaba aún a muchos estados de su país.

Era el verano de 1975 cuando, junto a Jacques Levy, dio forma a “Hurricane” y la grabó por primera vez. La producción corrió a cargo de Don DeVito. Se vio obligado por la propia compañía, antes de editarla, a realizar una nueva grabación modificando la letra. Parece ser que la historia contiene licencias del artista sobre “la verdad” y “sus protagonistas” con el fin claro de influenciar a la audiencia en favor del boxeador que podrían haber acabado con acciones legales indeseadas. Aun así, no se libró de pasar por los tribunales. Tras esos cambios se realizaron las sesiones definitivas en octubre y se editó como single en noviembre.

Aunque de estructura repetitiva a lo largo de los más de ocho minutos que dura, la dinámica de la voz y el fraseo de Dylan, el ritmo acelerado y los interludios de violín son el gancho de la canción, subiéndola un escalón sobre las demás del álbum “Desire”. Dylan utiliza un estilo narrativo en donde encadena imágenes fijas muy coloridas con escenas del proceso sacadas, principalmente, de las memorias y las conversaciones con Carter. En todo momento sitúa al oyente claramente a favor del boxeador como víctima de artimañas y mentiras con el único fin de condenarle (“Here comes the story of the Hurricane/the man autohrities came to blame/for something that never done”). Se organiza en veintidós estrofas agrupadas en once parejas de cuatro+cinco versos, con pocas variaciones interpretativas salvo en la voz de Dylan y en el violín de Scarlet Rivera.

Dylan se mete en el papel del narrador y modifica la entonación no solo en función de la melodía si no del momento dramático de la historia, dando cierta coherencia a su relato. A la vez, el violín enriquece la canción con pequeños interludios entre cada pareja de versos a modo de transiciones. La percusión de Luther Rix (congas) y Howie Wyeth (batería) también es reseñable y muy acertada. Junto a ellos, el guitarrista Steven Soles, el bajista Rob Rothstein y las voces de Ronee Blackley y Steven Soles dando el contrapunto a Dylan.

Alcanzó el puesto treinta y uno en Estados Unidos y fue certificado oro en países tan dispares como Italia y Australia. A pesar de abrir el álbum “Desire” (publicado en enero de 1976), que vendió más de dos millones de copias, y de su indudable visibilidad, duró poco en el cancionero en vivo del artista. La última vez que lo interpretó fue ese mismo mes de enero. Del mismo modo, es curioso que siendo una de las canciones más populares de uno de los discos más vendidos de Dylan apenas cuente con versiones de otros artistas. Tal vez la historia y su mensaje sean demasiado evidentes y particulares a un contexto y al propio sentir del artista. La más interesante la grabó Ani Di Franco en el año 2000 en su EP “Swing set”.

Sexo en el rock (12): mujer de pubis rojo

alia-1984-all-grown-up-dune-5687301-500-375

Sexo en el rock (12): mujer de pubis rojo. Pelirrojas en el rocanrol.

Dicen que para gustos, colores. Y para colores el rojo. Y para rojos, los pubis, los labios, el largo o corto cabello de una mujer pelirroja. Algunos de nuestros artistas favoritos se han obsesionado con esas mujeres distintas, fogosas, de aspecto misterioso, sensuales, simplemente unos cuantos devaneos sexuales o una desventura amorosa.

Bruce Springsteen – Red headed woman

Las rubias son divertidas pero aquella pelirroja era lo mejor para un trabajo sucio. La primera grabación aparece en el In concert/MTV plugged de 1993.

Baja California – Atrápame

En su extraordinario La cara B del rock los asturianos regalan esta canción de pasión y ansiedad amorosa hacia una amiga pelirroja. Esta noche hay sitio para dos en mi habitación.

Kix – Pants on fire

Uno no se puede confiar… Tú , pelirroja, dijiste que yo era el único para ti pero vi dónde pusiste tus manos. Te pillé, mentirosa. Del álbum de 1991 Hot wire.

The White Stripes – Fell in love with a girl

Riff  directo y una muchacha de pelo rojo liándose un cigarro. Una canción insana. Jack White era tan joven por aquel 2001 en que grabó White blood cells.

R.E.M. – Redhead walking

La loca atracción de esa pelirroja que camina hacia ti. Esa necesidad de besarla. Ten cuidado que romperá tu corazón como si fuera un diamante… pon tierra de por medio. Cover de Beat Happening grabada durante las sesiones de Supernatural Superserious (2008).

Guille Dinnbier – Pelirroja

Del 2015 es este tema que Dinnbier metió en su tercer trabajo Temporal. Se disparan todas las alarmas… Pelirroja, peligrosa, te quieres enredar conmigo.

Bob Dylan – Tangled up in blue

El bueno de Bob se despierta temprano y quiere saber si la chica que duerme a su lado sigue teniendo el pelo rojo. Era 1975 y el álbum se tituló Blood on the tracks.

The Presidents of the USA – Stranger

Carla, la stripper, con su pelo de color naranja salvaje y su sombrero vaquero sentada frente a mí en una nevada noche de sábado. Del álbum de 1995 The Presidents of the USA.

 

 

Pásame un gramo: canciones sobre vendedores de droga.

Dealer

Las mejores canciones sobre vendedores de droga.

Habrá pocos temas tan usuales y controvertidos en las letras de la música rock como el de la droga y su uso/abuso. Entre todas ellas hoy seleccionamos algunas canciones excelentes dedicadas a los vendedores de droga, los camellos, los dealers, los pushers. En fin, cada uno le pone su nombre secreto, le da un carácter positivo, negativo, le esperan, lo buscan y hasta lo queman vivo. Aquí está nuestra pequeña selección sobre esos tipos que se ganan la vida pasando gramos.

The Velvet Underground – I’m waiting for the man

Motley Crüe – Dr. Feelgood

Steppenwolf – The pusher

The Who – Acid Queen

The Beatles – Dr. Robert

Stone Temple Pilots – Crackerman

Guns and Roses – Mr. Brownstone

Bob Dylan – Mr. Tambourine Man

El rocanrol de la clase obrera.


WorkingMan

Canciones dedicadas al trabajador.

Hay cientos de canciones que ahondan en la relación del hombre y la mujer de hoy en día con el trabajo. Algunas reivindicativas, enfocadas a la lucha de clases y a la defensa de los derechos de los curritos. Otras, lamentando la vida del moderno esclavo del trabajo, la dureza, la dependencia, la falta de esperanzas. Algunas también alegres, pues hay quien tiene trabajo bien pagado y de su gusto. Como de todo hay, hoy, día internacional del trabajo, o como otros con acierto lo llaman, la fiesta del trabajo, hemos seleccionado unas cuantas canciones sobre el tema. Dale al play y disfruta.

Rush – Working man

Bruce Springsteen – Millworker

Ska-P – El vals del obrero

John Lennon – Working class hero

Drive-By Truckers – This fucking job

La Polla Records – Obreros

Styx – Blue collar man

Los Suaves – Sin empleo

Bob Dylan – Working man’s blues #2

Y un fuerte abrazo solidario a todos y todas los que no tenéis trabajo: hoy es un día para vosotros y vosotras especialmente.

WorkinMan3