Archivo de la etiqueta: AC/DC

Quiero ser una estrella del rock

Los soñadores. Si no fuera por ellos qué esperanza nos quedaría. Quienes creen que lo pueden todo, que el futuro no está escrito, que pueden triunfar con su música, con su voz, con su guitarra, con su batería de segunda mano. Y componen canciones para reivindicar ese loco sueño de ser una estrella del rock: lo cantan al mundo, a sus novias, a sus enemigos, a los mercaderes que se les arriman con falsas promesas e, incluso, a los que lograron triunfar con trampas y mentiras, vendiendo el humo vacío del falso rock’n’roll star.

Y de esto hablamos hoy. Cantar más bien. De las falsas promesas, los sacrificios y los comerciantes de sueños.

Por aquí hacemos una selección de sueños rotos, de promesas por cumplir y de estupendas canciones llenas de rabia y esperanza.

…Dale al play.

Loquillo y Trogloditas Rock’n’roll star

Emblemática y resumen de esta sección: “así nena tendré suerte de llegarte a conocer/Uhu, uhu, uhu, nena, voy a ser/Una r’n’r star”. Aunque el productor tenga que invertir “mucha pasta” y corra el riesgo de recibir “diez tiros en la puerta de un hotel”. El sueño que en 1981 grabó Loquillo junto a Los Intocables, germen de aquellos Trogloditas que le hicieron rey.

AC/DC – It’s a long way to the top (if you wanna rock’n’roll)

¿Piensas que es fácil conseguir tu sueño? “Playin’ rock ‘n’ roll/Gettin’ robbed/Gettin’ stoned/Gettin’ beat up/Broken boned”. De hotel en hotel y de cuchitril en cuchitril tocando por nada. Los australianos se quejaban amargamente justo antes de comenzar su camino hacia el éxito en 1975 con TNT.

The Byrds – So you want to be a rock’n’roll star

Roger McGuinn y Chris Hillman compusieron esta canción que se editó en 1967 dentro de Younger than yesterday para aconsejar a quien quisiera escuchar sus consejos: compra una guitarra, aprende a tocar, cíñete los pantalones y prepárate para vender tu alma “a la compañía”. Y, al final de todo, “don’t forget who you are, you’re a rock and roll star”.

La Fuga – Sueños de papel

El tema de las falsas promesas da para una sección completa. “Verás tu foto en la pared, dinero a tu merced” canta Rulo en este tema. La banda joven con buenas maneras a quien le prometen vivir un sueño que, en realidad, es de papel. “Se venden canciones/Se compra popularidad/Trafican emociones”. Parte del disco Calles de papel (2003).

Wisky Caravan – Aléjate de mí

Quizá el mismo promotor o manager malvado que a los anteriores intentó engañar a los madrileños cuando grababan La guerra contra el resto (2018): “aléjate de mí/que no soy un disfraz/que puedas elegir/que tú puedas comprar”. La lucha entre los sueños de triunfar y el precio de la fama.

Tako – Matasueños

La mentira de las manos avariciosas que quieren explotar al artista protagonizan también esta canción de los excelentes Tako: “Y es tanto lo que te piden/Y tan poco lo que dan/Que aunque nazcas ya estás muerto”. Venderte es un camino sin esperanza. Parte de 30 pasos (2016).

Barclay James Harvest – Rock’n’roll star

Parece fácil: compón una canción que todo el mundo quiera cantar. Pero no esperes un camino fácil: “So you want to take a trip to the stars/Can you find your way back home?/You’ll get your break, but don’t you wait too long”. Era el año 1976 y el álbum Octoberon.

Azucena – Estrella del rock

Era el año 1988 cuando Azucena se reivindicaba como una cantante todoterreno en este disco. Una balada de piano y saxo en la que reclama a un colega “tú vas por la vida de estrella del rock”. Una reivindicación de la autenticidad y el amor verdadero por la música. Del álbum del mismo título.

Barricada – Lentejuelas

“Ahora sales tú/muere rocanrol”. Lo tienen claro los pamplonicas en Barrio conflictivo (1984). Ser auténtico y luchar o venderse para triunfar. ¿Quién tiene razón? “Las lentejuelas brillan demasiao/ya no alucinas a nadie/alguien te mima esta equivocao/tu rollo es puro montaje”. Por si había dudas.

AC/DC – Dirty deeds done dirt cheap – 1976

La portada “original” de 1976

Pocos discos en la Historia del rock pueden presumir de haber triunfado cinco años después de haberse grabado. Y con los artistas (más o menos) vivitos y en plena forma. En la discografía australiana de AC/DC situamos este Dirty deeds done dirt cheap (DDDDC) entre T.N.T. (1975) y Let there be rock (1977). Aunque en su país habían alcanzado el número uno con el primero, bien es cierto que eran unos desconocidos en el resto del planeta. Se hizo una primera edición europea a finales de 1976 de DDDDC con una portada nueva (a cargo de Hipgnosis) y ciertos cambios en las canciones; poco o ningún caso. Sin embargo, tras el más de millón de copias de Highway to hell (1979) y los cuatro y pico largos que llevaba Back in black (1980) a principios del 81 solo en Estados Unidos, se decidió re-editar la versión europea de DDDDC. El resultado: alcanzó el número 3 en las listas de ventas. Cinco años después de su grabación a cargo de Harry Vanda y Gerorge Young en un pequeño estudio de Sidney las tonadas y los riffs de uno de los mejores trabajos de AC/DC recibían el consabido abrazo del dólar.

Para redondear la peculiar biografía de DDDDC, el single que se editó en Australia, Jailbreak, un clásico del grupo, se eliminó de la versión de “internacional” y no vio la luz de manera oficial en Japón, Canadá y Estados Unidos hasta tres años después, cuando apareció en el 74′ Jailbreak. Su sitio la ocupó una versión editada del tema Rocker, que, en realidad, pertenecía al anterior T.N.T.

La portada “internacional” de 1981

Si algo caracteriza las canciones de DDDDC es su juventud y su descaro. Nada de elaborados cuentos. Nada de complejas composiciones. Nada de milongas, carantoñas y cariñitos. Puñetazos en la cara, mordiscos en el cuello, moratones en vez de besos mientras hacemos el amor y toneladas de cerveza y carácter. Angus Young (guitarrista) tenía 21 años, su hermano Malcom (guitarrista) acababa de cumplir 23 y el tercer compositor, el más veterano, el cantante Bon Scott, sumaba 29. Junto a ellos, Phil Rudd (batería) alcanzaba 22 y Mark Evans (bajista) los 20 durante la grabación. Una bocanada de testosterona roquera en cada corte.

Comencemos este viaje por algunos clásicos bárbaros. El tema que da título al álbum, Dirty deeds done dirt cheap, podría clasificarse como “el clásico” por excelencia, el primer gran tema rompe-estadios (cuando apenas llenaban un recinto mediano); el lado sucio del rocanrol en un riff que haría de ejemplo a otros tantos en las guitarras Young (que el colega Henry Amat nos toca al final de esta entrada). Una historia de suciedad amorosa “yout got problems in your life of love/you got a broken heart” no te preocupes, llámame: nuestros actos serán sucios y baratos. Big balls, qué sugerente letra, sobre un riff arrastrado: tú tienes pelotas, ella tiene pelotas, pero nosotros tenemos las pelotas más sucias y grandes. Dos minutos de gloria con aroma punk. El estándar acedeciano también nace en Problem child (¿quizá origen de Highway to hell?), con el riff cortado, la batería acompasada y la línea de bajo. La confesión de Scott es totalmente creíble: “get out of my way/just step aside/or pay the price”. Cuando me caliento no sé lo que me hago, dice, porque, en definitiva, soy un chico difícil. Buen solo de Angus. Otra que ha pasado al Olimpo de la era Scott: Ride on tiene una de las mejores interpretaciones vocales de Bon, en un medio tiempo con crescendo que acaba roqueando bajo un aroma western (“ride on, thumb in the air/one of these days i’m gonna ride on/change my evil ways/till then i’ll just keep dragginng on”). Junto a estas añadamos Jailbreak, con otro riff mítico y una fuga de prisión con un vídeo primitivo lleno de explosiones y sangre de bote.

Pero DDDDC tiene mucho más. Adoro el riff y la cadencia de Scott en Love at first feel, cómo se combina el punteo de Malcom con la solista de Angus y el macarrismo de la letra; Bon pasó una temporada entre rejas, por, entre otras cosas, haber mantenido relaciones con una menor, y esta es la historia de aquel hecho. Distinta, los casi siete minutos de Ain’t no fun (waiting round to be a millionaire), un boogie machacón, navega por la idea de triunfar: “if you got the money/we got the sound/(…)/if you got the dollars/we got the song”. Pero el camino, oh, el camino, está siendo algo duro y no es nada divertido: tengo parches en los parches, mis tejanos solían ser azules y me mantiene una mujer. Se calzan descaradamente los zapatos de Chuck Berry en There’s gonna be some rockin‘ para advertir que va a ser una noche de rocanrol, que nadie se va a ir a casa sin su ración de sudor y decibelios. Juegan endemoniadamente bien con los silencios, los cortes de ritmo y los punteos. Añadamos aquí la inclusión de otro tema deudor de los maestros del rock primigenio de título Rocker , apenas dos minutos de twist alocado veloz. Y cerramos con Squealer, que abría la cara B en el 76 y la cerraba en el 81. Y, la verdad, queda mejor en esa última posición como postre a las historias sucias: ¿alguien ha ido hasta el final con una chica virgen? “She said she’d never been this far before”. Menos mal que Bon fue amable con ella.

Un viaje alucinante por una de las mejores aventuras del Universo AC/DC. Aquí está la esencia, los sucio, lo grande, lo bastardo, las noches de fiesta, el boogie, el riff, los discursos, la magia que pocos años después les elevaría al altar añorado. Tuvieron que esperar unos años para ser esos millonarios que reclamaban, pero llegaron.

Sexo en el rock (18): groupies y demás compañías

Groupie (o grupi) se define como una persona (usualmente fémina) que admirando a un músico desea tener “intimidad” con dicho músico. Vamos, que quiere follar o coger con el susodicho personaje y si puede ser demostrarlo o llevarse un recuerdo. Hoy en día bastaría con un selfie (un autorretrato, vaya), pero en años vintage había groupies que necesitaban recuerdos de lo más curioso: pelos del pubis o una escultura del miembro viril del artista. Ahí lo dejamos.

Carne de cañón, el premio al final del concierto, rompematrimonios, se han hecho famosas por su insistencia, su encanto y su capacidad para abordar al objeto de sus necesidades obsesivas. En este enlace podéis cotillear algunas de las groupies más famosas. Mientras, dale al play de nuestra pequeña selección de canciones exclusivas sobre las gruopies compuestas por sus víctimas.

Rainbow – All night long

A Graham Bonnet no le cabe duda alguna: “You didn’t come just to see the show/I guess you know what you want to see”. La chica tiene la mente sucia, pero las manos limpias. Single del álbum Down to earth (1979).

Ian Hunter – Once bitten twice shy

Curioso que el tema de más éxito de Ian Hunter fuera el primero que compuso tras su salida de Mott the Hoople. La expresión inglesa tiene un equivalente castellano: gato escaldado huye del agua. Hunter la compuso por una groupie que una y otra vez era “engañada” por los músicos de la banda (y de otras bandas). No aprendía la lección.

The Allman Brothers Band – Little Martha

¿Los sureños también necesitan amor tras un sudoroso concierto? Duane Allman compuso esta tonada acústica en homenaje a una amante que conoció en uno de sus bolos. Instrumental del disco de 1972 Eat the peach.

Mr Big – Daddy, brother, lover, little boy (the electric drill song)

El bajista Billy Sheehan escribió la letra de esta canción basada en sus experiencias “tras-concierto”. Eric Martin, cantante, le dio una vuelta y se marcó el estribillo: seré tu papá, tu hermano, tu amante, tu niño pequeño, lo que tú necesites. Del álbum Lean into it (1991).

Led Zeppelin – Sick again

Si de groupies hablamos quién si no los más corrosivos tras los escenarios. Dedicaron varias canciones al tema y nos quedamos con esta del Physical graffiti (1975). Aunque no sabe su nombre, Robert Plant sí sabe que la chica que espera en el recibidor del Hotel Paradise, la misma que ha visto desde su limusina al entrar al concierto, va a pasar la noche con él.

AC/DC – Go down

Tema dedicado a una groupie habitual de Bon Scott, llamada Ruby Lips, de cuyos placeres orales disfrutaba el cantante con cierta frecuencia. Era el año 1977 y el disco se titulaba Let there be rock.

Them – Gloria

Si alguien quiere saber qué sucede cuando una groupie se acerca a una estrellita del rock que preste atención a esta canción. Compuesta por Van Morrison y grabada en 1964, se convirtió en un auténtico hit y un estándar del rock. La versión de casi veinte minutos que The Doors hicieron pocos años después, más explícita, no tiene desperdicio.

King Crimson – Ladies on the road

Hasta un tipo tan serio como Robert Fripp tiene sus necesidades. Con la letra del, por entonces, habitual Pete Sinfield, nos cuenta las correrías con esas chicas que siempre aparecen en la carretera. Más bien detrás del escenario. A veces antes del concierto. Del álbum Islands (1971)

Winger – Seventeen

Kip Winger se hizo músico por las mujeres. Con quince años tonteaba por los bares con sus bandas amaters y siempre acababa en cama ajena. Cuando con veintisiete años publicó su disco debut tuvo que acordarse de una “urgencia” con una menor: ” Daddy says she’s too young, but she’s old enough for me”.

Kiss – Plaster caster

Para el álbum Love Gun (1977) el bueno de Gene Simmons se marcó este homenaje a dos famosísimas groupies de la época, que se dedicaban a hacer esculturas de escayola de los miembros de los miembros de las bandas de rock. Simmons insiste en que tuvieron que usar mucha escayola con él.

Versioneando: las mejores versiones de Siniestro Total

siniestro-total-2En los ochenta (y más allá) estos tipos marcaron un estilo de hacer música (todo lo que se pudiera mezclar: rock, swing, punk, balada melódica, folk local) inteligente, sencillo, divertido, juguetón, unas veces emblemático y otras algo casposo, pero, desde luego, construyeron un buen puñado de canciones fabulosas. Dos monstruos como Julián Hernández y Miguel Costas no pueden dejarte indiferente. Entre sus virtudes, regenerar temas de otros en clave Siniestro, dotarles de personalidad nueva con unas letras matadoras. Aquí nuestro pequeño homenaje. Aún hay más…

Corta o pelo, landrú (1987)

Genial versión del Sunshine of your love que hicieran popular Cream (1967). Acompañó al single Diga qué le debo, adelanto del álbum De hoy no pasa.

Hoy voy a asesinarte (1982)

Con Germán Coppini a la voz, marcan una irreverente (hoy probablemente censurada) versión de Life and soul of the party, que tanto Mally Page como Petula Clark grabaron como single en 1966.

Rock en Samil (1985)

Versión del Rockaway beach de The Ramones. En estudio aparece en Bailaré sobre tu tumba y una estupenda en directo en Ante todo mucha calma (1992). Los neoyorquinos la grabaron en su Rocket to Russia de 1977. “Olas en el mar y en el Sony radio popular”.

Miña terra galega (1984)

Si Lynnyrd Skynnyrd tienen Sweet home Alabama, los Siniestro Total tienen su tierra gallega. Aparece en Menos mal que nos queda Portugal. La original, de 1974, en el álbum Second coming.

Luna sobre Marín (Pontevedra) (1983)

Del tema Moon over Marin de Dead Kennedys (Plastic surgery disasters, 1982) se curran esta versión homenajeando la “otra” luna del “otro” Marin, el de Pontevedra, no el de California. Cara b del sencillo No somos de Monforte.

Somos Siniestro Total (1990)

Reivindicación o autoafirmación del grupo sobre la composición Highway to hell de AC/DC, aparecida la original en el disco homónimo en 1979 (último con Bon Scott a la voz) y la cover en el álbum En bpeneficio de todos. “Las mujeres y los músicos primero, y los niños al final con una piedra al cuello”

Emilio Cao (1982)

En este caso cogen un clásico, David Watts de The Kinks (1967), que tocaban en sus primeros días. La grabaron en las sesiones de ¿Cuándo se come aquí? (en cuya re-edición de 2002 la encontramos) y la recuperaron en directo formando parte de Bailaré sobre tu tumba.

Vamos muy bien (1992)

Del directo Ante todo mucha calma cogemos esta original de Obús apenas unos años antes, 1984, en el álbum El que más. La versión definitiva.

 

Versioneando: Chuck Berry en diez versiones

Efectivamente, se ha muerto otro King of Rock and Roll, Chuck Berry, quizá el primero y el más auténtico, aunque, como ya sabrás, para eso cada uno tiene su gusto. Por aquí queremos hacerle un pequeño homenaje a este abuelo, padre, suegro del rocanrol a través de diez versiones que otros tantos artistas hicieron de composiciones suyas. Espero que te guste el playlist y, como siempre, esperamos tus aportaciones.

Chuck Berry en diez versiones

Pat Travers – Maybellene

Empezando por el principio, uno de los primeros singles de rock’n’roll, editado en mayo de 1955. La versión de Pat Travers aparece en su primer álbum de 1976.

 

Electric Light Orchestra – Roll over Beethoven

Una de las versiones más famosas de este tema, editada en 1976 como single, alcanzó el número 6 de las listas británicas. La original se publicó veinte años antes.

 

Ac/Dc – School days

Cómo va a faltar el hijo bastardo de Chuck en esta colección. Angus Young siempre reconoció el influjo de Berry en su forma de tocar (como si no se notara). Este tema cerraba el álbum T.N.T. de 1975. La original se editó como single en 1957.

 

Manic Street Preachers – Rock and roll music

Otro clasicazo, también de 1957 (vaya añito), editada en el año 2000 como parte del single The masses against the classes.

 

Izzy Stradlin – Memphis Tennessee

Una particular versión del díscolo guitarrista para su álbum 117º de 1998. La original formó parte del single Back in the U.S.A.

 

George Thorogood & The Destroyers – Go go go

George y sus Destroyers se marcaron esta cover en 1985 dentro del álbum   Maverick. Chuck hizo otro single de éxito con ella en 1961 junto al tema Come on.

 

Eric Burdon – Too late

El genial vocalista se atrevió con esta rareza en su Darkness de 1980, recreando la original de 1975.

 

Status Quo – Carol

Si no pongo esta uno por aquí se borra del blog. Otro grupo hijo del Rey del Rock, estupenda versión editada en Never too late de 1981. Hay otra de los Rolling por ahí. Berry la grabó como single en 1958.

 

Judas Priest – Johnny B. Good

Quizá una de sus piezas más populares desde que la grabara el genio al inicio de su carrera, allá por 1958. No podemos evitar poner en este playlist la versión que Judas Priest se marcaran en su fantástico Ram it down de 1988.

 

Graham Bonnet – Anthony boy

En 1981, después de abandonar Rainbow y antes de formar Alcatrazz, Mr. Bonnet publicó un disco bajo su nombre de título Line up donde incluía esta canción, original de 1959. Rick Parffit, de Status Quo toca la guitarra y Cozy Powell la batería.

Canciones que amo y vosotr@s odiáis.

puto-gato

Esto es una especie de cara B. Después del éxito de la entrada anterior, aquellas Canciones que odio y vosotr@s amáis, compartiendo mis temas repudiados, aquellas famosas y populares que me han hartado y aburrido, traigo una versión espejo: las canciones que habéis propuesto en este mismo blog o en las redes sociales. El título lleva un poco a engaño, pues no todas son amadas. Pero la mayoría siguen siendo importantes y caen de vez en cuando en mis orejas. En fin, aquí dejo algunas canciones que vosotr@s odiáis y yo (aún) amo. Si no me quedo sin lectores después de esto…

Bruce Springsteen – Born in the U.S.A.

Metallica – Nothing else matters

Extreme – More than words

The Rolling Stones – (I can’t get no) satisfaction

Boston – More than a feeling

AC/DC – Thunderstruck

Kansas – Dust in the wind

Whitesnake – Is this love

Led Zeppelin – Starway to heaven

Iron Maiden – Run to the hills

Sexo en el rock (8): la primera vez (first cut is the deppest)

f678324_hoja330

Sexo en el rock (8): la primera vez o cómo perder la virginidad

Aún hoy sigue siendo un tema tabú, y avanzamos el siglo XXI. El sexo comienza casi siempre con más miedo que alegría y con más prisas que satisfacción. Sin embargo, el pistoletazo de salida es necesario para disfrutar de uno de los grandes placeres de la vida. Nuestros roqueros (y nuestras rock-star también) se han marcado algunas canciones contando sus experiencias… o sus desesperadas experiencias. He aquí una pequeña selección de memorables temas sobre la primera vez.

AC/DC- Squaler – 1976

Con su sensibilidad característica, Bon Scott (cantante) narra el estreno de una amiga bien jovencita que “nunca había sido tocada antes”. Se encargó del asunto, parece ser. El tema abría la cara B del álbum Dirty deeds done dirt cheap.

The Pretenders – Tatooed love boys – 1980

Canción sucia y directa sobre la primera experiencia de Chrissie Hynde (cantante). Cuenta cómo se enrolló con un amigo bien parecido y cómo se dejó enseñar “para qué era ese agujero”. Cosas de niños… Apareció en el debut discográfico de la banda de nombre homónimo.

Siniestro Total – De hoy no pasa – 1987

“Pagando o sin pagar” se lo van a hacer por fin, porque “no nos da la gana de morirnos sin probar”. Lo que no sabemos es si consiguieron o no perder la virginidad los “miembros” de Siniestro Total. Adorable tonada que debutó en el álbum del mismo título ya avanzados los años ochenta.

Robin Beck  – First time – 1988

Sí, parece una melosa canción sobre amores primerizos, un canto a la pasión adolescente, pero Robin deja claro que “no estás segura hasta que llega el momento para amar por primera vez”. Lo grabó para un anuncio de marca de refrescos y lo coló en las televisiones de medio mundo en 1988. Apareció en su álbum Trouble or nothin’ al año siguiente.

Rod Stewart – Tonight’s the night (gonna be allright) – 1976

Icónica canción sobre el tema, Rod convence a su nueva chica para que se quite los zapatos, desconecte el teléfono y se deje llevar: “abre tus alas y deja que entre en tí…” le dice. Un mujeriego incansable que grabó este tema para A night on the town. Curiosamente, la siguiente canción del álbum era una versión del tema de Cat Stevens titulado The first cut it the deepest (ahondando en el tema del primer amor).

Las portadas de Don Brautigam

Don Brautigam

 

Las portadas de Don Brautigam

Ilustrador polifacético, se forjó oficio en portadas de libros para diversas editoriales en el campo del misterio y la ciencia ficción (Stephen King, Dean Koonz, Robin Cook). Sus primeros pinitos en la música los encontramos a finales de los setenta con ocasionales portadas de jazz. Sin embargo, tras un par de escarceos roqueros, Elektra le hizo dos encargos que cambiarían su cuenta bancaria. El primero, para el debut de Metal Church (The dark) y el segundo para el mega-álbum Master of puppets de Metallica. Tal fue el impacto de la portada que varias “majors” decidieron picar. Su mayor cliente, la banda neoyorquina Anthrax, a quienes diseñó Among the living, State of Euphoria y Persistence of time.

don-brautigam

 

Hasta mediados de los noventa trabajó para Testament (The ritual), AC/DC (The razor’s edge), White Lion y Mötley Crüe (Dr. Feelgood) entre otros muchos. El negocio decayó, llegaron las nuevas tecnologías, las portadas pasaron a mejor vida y él volvió a sus libros. En su página puedes repasar gran parte de su obra, pinchando en este enlace.

Testament

 

 

Revisa otras historias en nuestra sección Arte-Rock:

Guerra de décadas (1): AC/DC

acdc_logo6

 AC/DC – Los 70s contra los 80s

No cabe duda de que el paso de los 70 a los 80 trajo un cambio fulminante a los australianos AC/DC. La muerte de su cantante Bon Scott transformó al grupo. Siempre se discute si son mejores con Bon o con Brian Johnson, al que algunos siguen considerando el sustituto. En cualquier caso, en la excelente carrera de los de Angus y Malcom Young hay dos grandes décadas.

En los setenta salieron de su Australia natal a la conquista del mundo, en especial el Reino Unido. Cinco álbumes (internacionales) y sus ruidosos directos les convirtieron en la gran esperanza del rocanrol.

En los ochenta siguieron subiendo en ventas. Comenzaron con uno de los álbumes más vendidos de la historia, Back in black, que ya ha superado los 20 milloncejos en Estados Unidos. Cinco discos en los ochenta, miles de conciertos y la creación de un mito.

¿Qué época prefieres? ¿Dónde hicieron sus mejores canciones? He aquí una pequeña muestra para ayudar a decidir.

AC/DC 70s

Highway to hell

 

Dirty deeps done dirt cheap

 

T.N.T.

 

AC/DC 80s

You shock me all nite long

 

For those about to rock (we salute you)

 

Back in black

Live after death: grupos de rock que resurgieron de sus muertos.

Guitarra Heaven

Grupos de rock que resurgieron de las cenizas de sus muertos

En la larga y prolífica Historia del Rock encontramos ejemplos para todo lo que queramos. Hoy nos acercamos a algunos grupos que renacieron, con más o menos fortuna, de las cenizas de un cadáver… grupos que padecieron la pérdida de uno de sus componentes (o más) y siguieron adelante con la cabeza bien alta, incluso ganando en adeptos. Hay más, pero estos son algunos de los que dejaron al muerto en el hoyo y se dedicaron a tirar del carro de su música.

AllmanBrothersThe Allman Brothers – Brothers and sisters – 1973

El cantante, guitarrista y líder Duane Allman murió en un accidente de moto tras alcanzar la fama con el imprescindible At Fillmore East. Poco después el bajista Berry Oakley fallecía también. Los restantes miembros, con Greg Allman (voz y teclas) y Dickey Betts (guitarrista y voz) a la cabeza siguieron adelante grabando este extraordinario álbum. Canciones memorables como Ramblin’ man (su one-hit-wonder), Jessica o Southbound. El álbum se ha convertido en el más vendido del grupo (lleva más de siete millones despachados en Estados Unidos) y uno de sus más aclamados musicalmente.

 AC/DC – Back in black – 1980ACDC

En febrero de 1980 fallecía el vocalista Bon Scott tras una noche de juerga. La banda se planteó dejarlo en aquel momento o continuar. Tras unas semanas decidieron tirar para adelante con el voceras Brian Johnson (un desconocido), meterse en el estudio para recoger las canciones que ya tenían preparadas (a falta de la letra) y completar uno de los discos más vendidos de la historia de la música, el disco negro por excelencia (más de 22 milloncejos en Yanquiland). Temas imprescindibles como Hells bells, What do you do for money honey, You shock me all nite long o la propia Back in black. Otro imprescindible.

MetallicaMetallica – …And justice for all – 1988

En septiembre de 1986 fallecía en un accidente de tráfico Cliff Burton, bajista, compositor y alma de Metallica. El grupo gozaba de cierta popularidad tras publicar uno de los mejores discos de thrash metal: Master of puppets. La muerte de Cliff sumió por una temporada al resto de miembros en un profundo pésame, quienes decidieron continuar reclutando al bajista Jason Newsted. Fuera de sus polémicas sobre la producción y otros dislates, …And justice for all representa el más ambicioso proyecto musical de estos músicos, tanto por la elaboración de los temas como por la calidad de unas interpretaciones exultantes. El éxito comercial del tema One les catapultó a la primera línea del heavy metal, les amplificó. No hay que perderse gemas como Blackened, Eye of the beholder o Harvester of sorrow.

Alice in Chains – Black gives way to blue – 2009AIC_FINAL_COVERsmall

La banda prácticamente desapareció entre el año 1999, donde grabaron dos temas para un recopilatorio, y el año 2005, cuando reaparecieron en un concierto benéfico. Los abusos de sustancias del cantante Layne Staley y su muerte a consecuencia de ellos en 2002 fueron la razón. El retorno con otro cantante no resultó fácil, pero en el 2009 publicaban Black gives way to blue con William DuVall en el micrófono (compartiendo la voz solista con Cantrell). La buena recepción de ventas y público les animó a seguir adelante: una segunda vida que, esperemos, sea muy larga. Escucha Check my brain o Your decision.