Archivo de la etiqueta: Traffic

Versioneando: las mejores versiones de Johnny Winter

 Mister Jon Dawson Winter III, conocido como Johnny Winter, el albino del blues, el Hendrix blanco, mostró una increíble maestría en la reconversión de canciones a su propio Universo musical. Más de un centenar de covers jalonan su discografía en estudio y en directo. Seleccionar unas pocas resulta muy difícil y siempre injusto, pero alguien tenía que hacerlo. Sin más, unas cuantas joyas imprescindibles de este mago de la guitarra.

Dale al play…

Highway 61 revisited (1969)

Del maestro Bob Dylan, quien la había publicado apenas cuatro años antes en el álbum de mismo título. La escogió para su Second Winter, un doble elepé con tres caras llenas de originales y versiones y una cuarta, curiosamente, vacía.

Sweet sixteen (2014)

En su último álbum en estudio, una barbaridad titulada Step back, colaboró con numerosos colegas de profesión, entre ellos Joe Bonamassa, con quien hizo a medias esta recreación que ya fuera popular en las manos de otro bicho, B. B. King. La original data de 1952.

Jumpin’ jack flash (1971)

Una de mis favoritas formó parte del álbum Live Johnny Winter and donde compartió guitarras con Rick Derringer. La original, otro clásico de The Rolling Stones, single de éxito en 1968.

No time to live (1970)

Y de la misma colaboración, con Rick Derringer, pero esta vez en estudio, dentro del Johnny Winter And, esta canción compuesta por Jim Capaldi y Steve Winwood, original del álbum de Traffic del mismo nombre, y editado tan solo dos años antes.

Rock and roll people (1974)

Comenzó su séptimo álbum, de portada muy formal y usando su nombre completo, Johh Dawson Winter III, con esta cover de John Lennon.  Curiosa historia: Lennon la compuso en 1970 y la grabó en varias ocasiones, pero nunca llegó a formar parte de un álbum oficial estando vivo. Durante las sesiones de Mind Games uno de los ingenieros, Shelly Yakus, sugirió que la cediera a Winter. Así que la versión de nuestro hombre acabó siendo, en realidad, la primera publicación oficial de Rock and roll people.

The sky is crying (1997)

Alguna vez habrá que hacer un especial de Versioneando solo de esta canción. Johnny Winter nos regaló su propia interpretación en el directo Live in NYC’97. Original de Elmore James, quien la editó como single en 1959.

Rock and roll medley (1976)

Con su hermano Edgar Winter, en el directo Together: Edgar Winter and Johnny Winter Live, grabó este medley de clásicos del rocanrol, habitual en los directos del albino. Las autorías son múltiples, así que te dejo que las adivines escuchando el tema.

Dust my broom (2011)

Se marcó un revival de canciones que marcaron sus inicios, lo que él tituló acertadamente Roots (raíces). Entre ellas destacamos esta que Robert Johnson grabara allá por 1937 bajo el título I believe I dust my broom.

Thirty days (1974)

Y una de Chuck Berry tenía que aparecer por aquí. Con Rick Derringer a los mandos y su hermano Edgar tocando sintetizadores y saxo, grabó el álbum Saints & Sinners, donde incluye, entre otras, esta cover. El rey Berry la popularizó, como single, en 1955.

Aquí lo dejamos. Como ves, la colección resulta impresionante, y muchas excelentes se han quedado fuera. Johnny Winter tenía un toque especial, una forma de arreglar e interpretar melodías única. Un blusero transgénero con manos de psicópata musical.

Anuncio publicitario

Producido por Jimmy Miller

Jimmy Miller

Producido por Jimmy Miller

Incluso si no reconoces al señor de la foto o no eres capaz de recordar de qué te suena el nombre de Jimmy Miller, ya te adelanto que has escuchado cientos de veces las canciones en las que ha metido la mano como productor, ingeniero o compositor. Y no digamos la influencia que ejerció en otros talentos de la producción de finales de los sesenta y principios de los setenta. Sus años de gloria comenzaron en 1965 y se extendieron hasta 1973.

Músico de segunda, batería y cantante, comenzó en pequeños clubes, como muchos. Descubrió pronto que lo suyo era estar al otro lado: componer y grabar demos para otros artistas que interpretaban sus composiciones fue su primer trabajo bien remunerado (un decir). Así, poco a poco, metió la nariz en los estudios hasta conseguir su primer éxito. Se encargó de remezclar y arreglar Gimme some lovin de Spencer Davis Group.

Spencer Davis Group – Gimme some lovin

 

Conoció y trabó amistad con Steve Winwood, del que no se separaría los siguientes años como colega, compositor y productor. Winwood fundó Traffic y Miller se encargó de sus primeras tres obras: Mr. Fantasy, Traffic y Last exit. Pero su fama mundial llegó de la mano de The Rolling Stones. Durante las sesiones de grabación de la ópera prima del grupo se pasaron por allí, de buen rollo, Mick Jagger y su, por entonces, ingeniero y mago tras los controles, Glyn Johns, con tan buen ojo que le reclutaron para el que acabaría siendo el álbum Beggars Banquet. La buena sintonía duró los siguientes cinco años. Puso ambas manos en Let it bleed, Sticky fingers, Exile on Main St. y Goats head soup. El cowbell que suena al incio de Honky Tonk Women es suyo, por curiosidad.  Como casi todo lo que atraviesa el torbellino Rolling Stones, Miller pagó su condena: acabó quemado y con problemas de drogas. Las adicciones tanto como el mal rollo de la propia banda le sacó del siguiente disco del grupo.

The Rolling Stones – Honky tonk women

 

No contento con este currículum, aquellos años colaboró en la creación de dos grupos de cierto éxito: Family, con el guitarrista Dave Mason de Traffic, y Spooky Tooth. Y fue reclutado por su amigo Winwood para pegar su (mal) genio con Eric Clapton, Ginger Baker y Rick Greach. Jimmy Miller produjo el único álbum de Blind Faith. La banda duró poco pero el buen trabajo de nuestro protagonista le llevó a encargarse de lo siguiente de Baker (Air force) y de Clapton (Delaney & Bonnie on tour with Eric Clapton).

Desde mitad de los setenta continuó tras los controles sin alcanzar el brutal éxito previo, pero dejando su buen hacer en discos tan diversos como los de Beck, Boger & Appice, The Plasmatics, Billy Falcon y dos excelentes pelotazos de Motörhead: Overkill y Bomber.

Motörhead – Overkill

 

A partir de los ochenta su estrella declinó y, salvo contadas ocasiones, fue desapareciendo del mundillo. Falleció en 1994 a la edad de 50 años. Ahora sí que puedes decir que sabes quien es el señor de la foto y escuchar sus obras maestras.