Archivo de la etiqueta: Richie Sambora

Deep Purple en diez versiones

Una de las bandas más influyentes de la Historia de la música rock. Su dilatada carrera les ha hecho girar por todo el planeta. Pueden presumir de haber dejado un legado musical que se extiende más allá de la banda madre en multitud de aventuras paralelas, grupos alternativos y fugas sonadas.

Hoy nos dedicamos a escoger diez covers de entre los cientos que existen. Créeme: esta vez ha sido especialmente difícil. Como siempre, intentamos abarcar diferentes sensibilidades, pero muchas se han quedado fuera.

Dale al play y disfruta…

Richie Sambora & Stuart Smith – When a blind man cries

Para comenzar, una rareza. Se grabó durante las sesiones del álbum Machine head (1972) y apareció como cara B del single Never before. Acabó formando parte del álbum en la re-edición del 25 aniversario. Stuart Smith juntó a varios cantantes para su proyecto en solitario, que acabó formando el debut de Heaven & Earth (1990). Richie Sambora (Bon Jovi) canta con un feeling especial y la guitarra de Smith no da tregua.

Bruce Dickinson – Black night

Cuando Dickinson se planteó su carrera en solitario grabó varias versiones. Entre ellas este corte del In rock de 1970 que acabó en el single Dive! Dive! Dive! de 1990. En el vídeo, una actuación con Brian May (Queen) entre otros invitados.

Yngwie Malmsteen – Demon’s eye

Cómo no traer por aquí a uno de los hijos bastardos de Richie Blackmore, el sueco que arpegió los años ochenta con su guitarra y su mal carácter. En el álbum de 1996 Inspiration incluyó este homenaje al maestro. La canción original formó parte del Fireball (1971).

Axel Rudy Pell – Mistreated

Y otro hijo bastardo del «hombre de negro». Y quizá quien mejor ha sabido desarrollar su legado en su larga carrera. Recogida en el disco en directo de 1995 Made in Germany (¿te suena el título?). Hay versiones extraordinarias de Ronnie James Dio o de Yngwie Malmsteen también, pero tenía que aparecer Axel en esta selección. Del álbum Burn (1974).

Dream Theater – Lazy

A lo largo de su carrera, Dream Theater ha interpretado y grabado en directo obras completas de sus artistas favoritos. En 2007 le tocó el turno a Made in Japan (1972) y de ahí extraemos esta versión.

Pretty Maids – Perfect strangers

Deep Purple, en su regreso de 1984, grabaron este temazo (título del álbum también) que Pretty Maids recrearon en su Wake up to the real world de 2006.

Gov’t Mule – Maybe I’m a leo

Pocas versiones hay de esta canción del Machine head (1972). Una estupenda de Paul Gilbert y esta que elegimos de Gov’t Mule son excelentes. Warren Haynes escogió este corte para homenajear a su colega Allen Woody para la primera parte de The deep end (2001).

Helloween – Rat bat blues

Una elección original la de los alemanes para su Metal Jukebox (1999) este corte ¿menor? del Who do we think we are (1973). Ese toque distinto de los alemanes le sienta bien.

Opeth – Soldier of fortune

Uno de los cortes más emocionales de toda la discografía púrpura lo grabaron Opeth durante las sesiones de su magnífico Ghost reveries (2005) y apareció un año después en la edición de coleccionista. David Coverdale la compuso junto a Ritchie Blackmore para Stormbringer (1974).

Overkill – Space truckin

Quizá una de mis favoritas y parte del Machine head (1972). Los aguerridos Overkill la recrean en su álbum de versiones Coverkill de 1999 a su particular estilo.

Hay muchas más. ¿Cuál debería estar en esta lista?

Anuncio publicitario

Sexo en el rock (19): strippers, bailarinas y otras danzas exóticas

El arte del baile en barra fija no se inventó en un bar de luces llamativas y señores acodados al escenario. Su origen como elemento del mundo del espectáculo comienza en el cabaret y formaba parte, más o menos frecuente, de cualquier revista picarona de principios del siglo XX. ¿Alguien recuerda a Mata Hari? Lo curioso es que las bailarinas digamos exóticas abundaron en cualquier época, pero parece que su cenit musical en nuestra Historia del rock se alcanza en los años 80. Por aquí os dejamos una muestra de lo tentadora que ha sido la stripper para nuestros artistas.

Dale al play…

Rosie – Richie Sambora

La más traidora de las mujeres, según Sambora, bailaba en un escenario: «Rosie, Rosie, I want to make you mine some day/Rosie I went with you for that rose tattoo/You promised no-one else would see». Pero la muchacha le enseñaba el tatuaje a mucha gente. Incluida en el álbum Stranger in this town (1991).

Bad girlfrind – Theory of a Deadman

¿Qué tendrán las bailarinas? En su Scars and souvenirs de 2008 estos fornidos tipos caen enamorados ante los encantos de esta chica que adora «mover su culo» en el escenario. Porque «you know what she is, no doubt about it/she’s a bad, bad girlfriend».


Pornstar dancing – My Darkest Days

En el debut de estos canadienses allá por 2010, Zakk Wylde presta su guitarra para esta confesión amorosa: ninguna de mis amantes ha sido tan buena y ninguna pena puede durar, porque «I got a girl who can put on a show/The dollar decides how far you can go». Si tienes dinero, tienes su amor y su fidelidad. El vídeo se grabó en el Hard Rock de Las Vegas con unas cuantas amigas.

Gardenia – Iggy Pop

En su último Post pop depression (2016) el bueno de Iggy nos cuenta su aventura con una stripper de color a la que se llevó a la cama; él se creía que era amor; ella quería drogas. Una canción que convirtió a este álbum en el más exitoso de su carrera. Curioso.

House of lies – Adrenaline Mob

Y solo un par de años antes, la panda formada por Russell Allen (cantante), Mike Orlando (guitarra) y Mike Portnoy (batería) se confiesan seguidores de estas casas de la mentira donde te hacen sentir bien. ¡Miénteme, cariño! Ese baile: «Your moves they hypnotize me/I wanna fuck you till you scream». Del álbum Men of honor.

Stripper girl – Steel Panther

En su carrera por ser la mejor reencarnación del Sunset Strip de los ochenta, Steel Panther confiesan su historia de amor con una bailarina: «Stripper girl I love you, all my friends really love you too». Bizarra y multitudinaria. Del Feel the steel de 2009.

Stripper- Alcatrazz

Desconozco si Graham Bonnet era realmente aficionado a los clubes de bailarinas, pero en su segundo álbum, Disturbing the peace (1985), ya con Steve Vai a las guitarras, canta esta oda al amor por una muchacha especial: «She walks on the stage(…) Her sweet cheap perfume, reminds them that/She’s why they came».

Girls, girls, girls – Mötley Crüe

La canción homenaje a los locales de baile sin ropa por excelencia. Hasta siete strip clubs se nombran en la canción; el vídeo promocional se grabó en uno de ellos, The Seventh Veil, y la fiesta presentación del álbum Girls, girls, girls (1987) se realizó en otro, The Body Shop. Unos incondicionales.

Y por aquí os dejo a Mata Hari…

Cuernos y cornudos del rock (2).

Cuernos y cornudos

Los cornudos del rock (2): ataque de cuernos… musical.

Resulta sorprendente, a veces, lo mal que se llevaban los componentes de algunas bandas. Hoy día sabemos cada movimiento de nuestros héroes del rocanrol, incluso hablamos con ellos a través de las redes sociales. Pero en los setenta y los ochenta la imagen lo era todo y esconder las malas relaciones resultaba sencillo: el cantante no se trataba con el guitarrista, este se lo montaba con la mujer del batería, aquel llegaba borracho a todos los conciertos… Jugosas historias detrás de rupturas que, a veces, propiciaron la salida de pata en forma de disco en solitario. He aquí otra pequeña selección de cuernos y cornudos musicales del rock.

Eddie Vedder: Into the wild (2007)

Los otros miembros de Pearl Jam se habían destapado con historias paralelas y parecía que no pasaba nada, como si el grupo fuera de Vedder y ellos pasaran por allí. Cuando completó un álbum completo en solitario para la película homónima, las alarmas se dispararon. Unos cuernos bien puestos… pero volvió a casa.

Keith Richards: Talk is cheap (1988)

No fue hasta bien entrados los ochenta cuando el maestro del riff le tronchó la espalda a los Rolling Stones y se marcó este buen álbum en solitario. Mejor que los producidos bajo la banda madre. Seguro que a Jagger no le gustó tanto.

Richie Sambora: Stranger in this town (1991)

Las aguas no llegaron a mayores y Bon Jovi se reunió pocos meses después para grabar Keep the faith, pero Jon andaba jugando con sus historias y Richie se marcó un pedazo de álbum y comenzó una gira. La reunión apaciguó las cornamentas y todo siguió más o menos como antes.

Enrique Villarreal, El Drogas: Txarrena, Azulejo frío (2011)

Tras más de veinte años de carrera en Barricada, El Drogas se marcó su segundo disco en solitario con su proyecto Txarrena. Lo que iba a ser un parón temporal significó el principio del fin para la banda. Unos cuernos con consecuencias, vaya.

Roger Daltrey: Daltrey (1973)

El caso de Roger Daltrey con su banda The Who puede ponerse como ejemplo de cuernos consentidos. Reincidente durante veinte años, se mantuvo en lo bueno y lo malo con sus colegas de grupo. Una carrera en solitario bastante recomendable, desde luego.