Archivo de la etiqueta: Ramoncín

12 Canciones sobre el suicidio.

Siembra la polémica y muchas veces, incluso, resulta un tema tabú. Quitarse la vida. Por soledad, por una enfermedad incurable, por depresión, por desesperación. El dolor del que se queda, preguntando si pudo hacer algo. El sufrimiento del que está a punto de saltar por una ventana, de dispararse en la sien. Hemos seleccionado un puñado de canciones sobre el suicidio, sus consecuencias y algunas pequeñas reflexiones. Por cierto, tema no ajeno a nuestros músicos y a los que dedicamos ya un post que puedes leer en este enlace.

Dale al play…

Metallica – Fade to black

Una de sus mejores canciones incluida en Ride the lightning (1984). Narrada en primera persona por un suicida: “I have lost the will to live/Simply nothing more to give”. Sin esperanza, solo, decide que no merece la pena “Death greets me warm/Now I will just say goodbye”.

Pearl Jam – Jeremy

Para su debut (Ten, 1991) Eddie Vedder compuso esta letra impresionado por una historia real, la de Jeremy, el niño que se suicidó delante de sus compañeros de instituto. La forma en que Vedder interpreta el tema y canta el estribillo dota de cierto dolor mórbido a la música.

Ramoncín – Putney Bridge

El suicidio del “último punk” desde Putney Bridge: “su cuero negro lleva el nombre de los Clash/se ha tirado sin mirar atrás”. Porque si muere el punk y vuelve el pop “es que algo anda mal”. Del iniciático e imprescindible Arañando la ciudad (1980).

Uriah Heep – Suicidal man

La reflexión de un hombre asomado a la ventana, pensando qué hacer con su vida, preguntando “Why won’t you help me/Or give me hand/’cause I’m close to becoming”. Una canción entre la esperanza de una oportunidad, de alguien que acuda a evitar el suicidio y la pena por haber llegado hasta ahí. Formó parte del álbum de 1974 titulado Wonderworld.

Manic Street Preachers – 3 ways to see despair

Parte del álbum Rewind the film (2013), una canción sobre la desesperación y la falta de oportunidades, la incapacidad para enfrentarse con el dolor: “There are three ways to see despair/I’ve seen them all, I’m scared to say/…/The fourth way is coming, so prepare for the fall”. ¿Puedes salvar este alma oscura de las profundidades? Sería tan bello…

Gritando en Silencio – Con dos copas de más

Los sevillanos cantan en su debut Contratiempo (2009) al amigo muerto el día de su funeral: “el corazón, es lo único que se ha roto/y has dejado caras tristes/observando un pie de foto”. Las penas se llevan de otra manera con dos copas de más…

The White Buffalo & The Forest Rangers – Come join the murder

Un pájaro negro al otro lado de la ventana llamando a unirse a la muerte. “Come join the murder/Come fly with black/We’ll give you freedom/From the human trap”. La liberación en sus alas para eliminar el sufrimiento. Formó parte de la banda sonora de la serie Sons of Anarchy, adornando la escena final del último capítulo.

La Polla Records – El suicida

Con su irónica manera de contar la realidad, Evaristo y los suyos presentan al suicida como espectáculo, un rato de telediario directamente al salón de muestra casa: “en el suelo quedan restos
sangre seca y el olvido”. Una forma de afrontar la indiferencia en la que vivimos. Incluida en el disco de 1990 Ellos dicen mierda nosotros amén.

Slipknot – Everything ends

“What the hell am I doing?/…/Where the hell am I going?/Do I even need a reason to hide?/I am only betrayed/I am only conditioned to die” clama Corey Taylor desesperado. Parte de Iowa (2001), la solución de la no solución y la perspectiva de la muerte como esperanza para acabar con la soledad.

Ozzy Osbourne – Suicide solution

Un clásico. Ozzy Osbourne denunciado por que un chaval se pegó un tiro en la cabeza, supuestamente, por esta canción. Ozzy, siempre tan atento, lo primero que respondió al enterarse fue:  “¿Cree que quiero que mis fans se suiciden?¿Y cómo coño cree que voy a seguir vendiendo discos?”. La canción en sí, parte de su debut Blizzard of Oz de 1980, habla de beber hasta morir; la “solución suicida” a los problemas es beber sin límite y la canción, irónicamente, trata de prevenir contra ello. Viniendo de Ozzy resulta un tanto hipócrita.

The Answer – Why’d you change your mind

La letra está inspirada en la historia de un amigo del guitarrista Paul Mahon, una reflexión intentando entender qué pasa por la cabeza de una persona que se quita la vida: “Honey can you tell me, why’d you change your mind?/So you walked the other way/I saw you walk the other way/Now you’ll never tell me”. Grabada para su segundo álbum Everyday demons (2009).

Queen – Don’t try suicide

“You need help/Look at yourself, you need help/You need life/So don’t hang yourself”. Freddy Mercury suplica a alguien que no intente suicidarse, que no lo haga ni para llamar la atención ni para solucionar sus problemas, que él se encargará de estar ahí. Un canto que escuchamos en The game (1980).

Canciones para dejar a tu pareja

Podría ser que leyeras esto buscando una canción, una rola, un temita, que insinúe una intención: quieres dejar a tu pareja y no sabes cómo hacerlo, por dónde empezar.  Ya no os aguantáis, murió la pasión, le huelen los pies, ronca como un mamut o has encontrado a alguien. Da igual el motivo. Como tú, algunos de nuestros héroes musicales han pasado por ese lance y han compuesto y compartido con nosotros sus problemas y sus soluciones. Quizá no debas ser tan agresivo/a como alguno de ellos.

Una pequeña selección de canciones para invitar a tu pareja a pirarse bien lejos.

Skid Row – Get the fuck out

En su álbum Slave to the grind (1991) metieron esta punkarra canción bárbara que deja bien claro su mensaje: deja de hablar como un televisor y trágate mi semen. El título puede traducirse como “vete de aquí, hostias” o “vete a tomar por culo”, a gusto de cada uno. Arquetipo de la canción de mal gusto para echar a la pareja: “the party is over so get the fuck out”

Ramoncín – Déjame!

“Me encadenaste a tus desdichas” por eso ¡déjame! que “nadie recuerda conocerme” porque hasta “el color de mis camisas” has cambiado. Todo comenzó en la calle y en la calle vas a acabar. Ya no oigo tus reproches. Rocanrol del bueno en la imprescindible versión del Al límite, vivo y salvaje (1990).

Mötley Crüe – Don’t go away mad (just go away)

Parece una balada romántica más, no te dejes engañar. Los macarras por excelencia de los años ochenta se marcan una canción muy amable para una pareja que no quería entender. Vale, éramos dos enamorados buscando nuestro camino, pero los chicos han llamado y van a jugar al billar toda la noche. Así que, literalmente, no te vuelvas loca y pírate. Parte de Dr. Feelgood (1989).

Thin Lizzy – Get out of here

El enorme Phil Lynnot también tuvo sus desengaños. En esta canción incluída en Black rose – A rock legend (1979) dice a su pareja “haz las maletas, he tenido bastante, lo dejo”. Y por si no ha quedado claro añade “no hope there’s no hope for you”. A por una segunda oportunidad.

Platero y Tú – Si tú te vas

Un jovencísimo Fito, allá por 1990, cantaba a su (ya no) amada algo muy sencillo. Me harté de ti, coge las cosas que te regalé porque “yo ya no sigo tu juego, un caramelo un castigo”. Además, he encontrado a otra mujer: “si tú te vas, nena no imaginas lo bien que lo voy a pasar”. 

Bob Dylan – It’s all over now, Baby Blue

Dylan tiene varias canciones para dar la espantada a tu pareja. Nos quedamos con esta favorita del Bring it all back home (1965). Tienes que largarte, dice, coge lo que necesites: “you think will last but whatever you wish to keep, you better grab it fast”. Aunque en algún momento muestra cierta duda triste, al final no hay más remedio. Se terminó, Baby Blue.

Pat Benatar – You better run

La canción del momento difícil. Te quiero, pero eres un mentiroso, has estado usándome, así que “you better run, you better hide, you better leave from my side”. Que te pires, que te difumines, que desaparezcas de mi vista y rápido. Era el año 1980 y el álbum Crimes of passion.

Sangre Azul – No eres nadie

Muy clarito lo tienen también estos madrileños. Calla y escúchame, dicen, “me cansé detrás de ti y ya no puedo seguir persiguiéndote y buscándote”. Y nunca vuelvas porque “es tarde ya”. En su segundo largo, Cuerpo a cuerpo (1988)

Guns N’Roses – Back off, bitch

Estos tampoco se andan por las ramas. “Mantente fuera de mi cabeza, si ésto es amarte prefiero morirme. Aléjate, puta, al fondo del charco, muérete en una zanja”. Excelente riff de Slash y el lado más misógino de Axl dándolo todo. Forma parte del Use your illusion de 1991.

Los Suaves – Nena, te voy a dejar

Así de claro y directo: “nena, te voy a dejar/mientras la musica suena” y aunque “me muera de pena”. Yosi decide dejar a su pareja sin más explicaciones. Del álbum de 1989 Ese piensa en mí.

Diez canciones sobre el Metro

metrorock_logoRemedio al transporte colectivo, el tren subterráneo se ha extendido con diferentes aspectos, estructuras y  pirotecnias arquitectónicas por ciudades grandes y menos grandes del planeta, siempre con el común de las personas que transitan día y noche por sus vagones. No podía ser de otro modo, muchos de nuestros artistas favoritos se han inspirado en su transitar por el Metro y aquí compartimos una pequeña selección.

Dale al play…

Barón Rojo – Travesía urbana (1988)

Atravesar “las inquietas aguas de una dura ciudad” donde “en la corriente subterránea y gris” los “gusanos locos escupiendo luz” engullen a la multitud. Un viaje real y metafórico por el subterráneo de la ciudad y sus estaciones “travesía de Ventas hacia Colón, Callao, Retiro y Bilbao”. Lo escuchamos en el No va más.

New York Dolls – Subway train (1973)

Aparece en su álbum debut, un lamento durante el trayecto de Metro en plena crisis existencialista: “I can’t ever understand/Why my life’s, been cursed, poisoned, condemned”.

Amaral – La barrera del sonido (2008)

Amaral, haciendo referencia a estaciones del Metro de Madrid, canta “otra mañana en el Metro/que me he cruzado contigo/(…)/este vagón de sombras/sigue y sigue su camino/hasta el puente de Vallecas tú/y yo hasta Cuatro Caminos”. Del álbum Gato negro, dragón rojo.

Boikot – Esperando en el Metro (1990)

En la primera canción de su debut Los ojos de la calle se marcan este medio tiempo “esperando en el Metro/hasta que salga el sol”. Canción de un hombre cansado que lamenta su situación “qué bien se ve desde la ventana/qué bien se ve desde el televisor”.

Tom Waits – Downtown train (1985)

Con su estilo característico (a este tipo lo odias o lo amas), narra una historia sobre el deseo y la soledad con las chicas del Metro como necesidad: “the downtown trains are full/With all those Brooklyn girls/They try so hard to break out of their little worlds”. Waits se dirige a una de ellas: “Will I see you tonight/On a downtown train/Every night its just the same/You leave me lonely, now”. De su álbum Rain dogs.

Kaka de Luxe – Viva el Metro (1978)

Una irónica letra con la subida del precio del Metro de Madrid como fondo: “qué ilusión, qué ilusión que tengo/qué ilusión, ha subido el Metro”. Es una alegría, una celebración “qué felicidad que sea tan caro/el Metro más feo de Europa” para poder gastar todo el dinero “de Portazgo a Plaza Castilla/me gasté más de veinte duros” porque “he abandonado todos mis vicios/(…)/el Metro todo lo suplirá”. De su inciático EP llamado como la banda.

Los Suaves – El último Metro (1993)

En Malas noticias incluyen esta triste canción “dónde vas, dónde vas/viajando en el último Metro/(…)/y sola regresas a casa/tirada en el asiento de atrás”. El Metro como escenario de la tristeza al final del día.

Beastie Boys – Stop that train (1989)

Haciendo el gamberro en el Metro de Nueva York (“D-train raid to Coney Island”) rompiendo ventanas y puestos hasta arriba de cocaína. De su álbum Paul’s boutique.

Ramoncín y W.C.? – Ponte las gafas(1978)

Irreverente y juvenil, en su debut Ramoncín canta la historia de un vicio del suburbano: “ponte las gafas/ríete de ellos/(…)/mastúrbate en el Metro/nadie te verá”. Una canción de desfase y con un toque surrealista delicioso.

 

 

…Y de regalo, una sonrisa.

 

Algunos discos de AQUÍ que cumplen 30 años (2)

descarga

Algunos discos en español que cumplen 30 años (2)

Si en la anterior entrega de esta serie en la que recordamos algunos discos que llevan treinta años entre nosotros nos centrábamos en el heavy (pincha aquí para verla), hoy buscamos otra cara del dado roquero, la del rock más clásico, el rock urbano, el rock de influencias donde lo mismo escuchábamos un deje blues, que un toque cantautor, que una guitarra rolling, que un guitarrazo punkarra. De ese saco gigantesco, escogemos cuatro obras dispares pero con cierta relación entre sí. A disfrutar…

 

descarga

Barricada – Barrio conflictivo

Segundo álbum de los navarros, disco de gran cambio y clave en su trayectoria futura. La muerte de Mikel Astraín y la marcha de Sergio Osés dejó a Javier Hernández “Boni” (voz y guitarra) y a Enrique Villarreal “El Drogas” (voz y bajo) la tarea de tirar para adelante. Reclutaron a Alfredo Piedrafita (guitarra y voz) y a Fernando Coronado (batería) y grabaron Barrio conflictivo a las órdenes de Rosendo. Poco más de media hora y diez cortes completan un trabajo de tránsito donde destacan Callejón sin salida, clasicazo con enormes guitarras, la blusera Nacido en un tobogán o la imprescindible Pon esa música de nuevo, homenaje a su amigo caído. El tema del ama de casa decepcionada, a veces maltratada, reincidente en sus letras posteriores, aparece en Mañana será igual. La canción Lentejuelas (dicen las malas lenguas) está dedicada a Ramoncín. No de sus mejores obras pero un recuerdo interesante, un retazo de rock urbano de época.

 

 

Ramoncín – Como el fuego Ramoncín - Como el fuego

El álbum anterior al éxito masivo. Sexto disco en estudio de Ramoncín, grabado en los estudios británicos Ridge Farm, de los que hemos hablado aquí, con una producción bastante compacta que se aleja de la crudeza de los anteriores trabajos, buscando, quizá, un público más amplio. Contiene, sin embargo, temas roqueros como La cita, con un buen estribillo y un piano molón, o Tormenta en la carretera, sobre la constante rutina del artista (es curioso enfrentar la letra de esta canción a la (supuesta) dedicatoria de Barricada en Lentejuelas). Interesante historia de drogas titulada Polvo blanco. Junto con En el espejo o Ella es perversa, a rescatar de su discografía. Con Ramoncín sonaban Antonio Molina y Julio Strombaker a las guitarras, Cristóbal Delgado a los teclados, Miguel Sarrazín a la batería y Basilio Montes al bajo.


Burning - Hazme gritarBurning – Hazme gritar

La banda madrileña se despachó con un disco cargado de sus propios clichés, es decir, canciones de rock and roll con letras sobre chichas y fiesta mezcladas con baladas sobre desamor y abandono. No hay que despreciar el álbum, que, aunque flojo en su conjunto, en especial el sonido final, contiene joyas como No pares de gritar o Dieron las diez. Rock bailón en Déjate llevar o Entre tus brazos. Un poco de reflexión en Tiempo atrás (pocas bandas pueden presumir de hacer baladas tan sencillas y tan bien acabadas al mismo tiempo). Johnny Cifuentes, voz inconfundible, teclista, y el nunca suficientemente valorado Pepe Risi a las guitarras se lo montan junto a Miguel Slingluff al saxo, Esteban Cabezos al bajo y Arturo Terriza a la batería.

 

 

Rosendo – Loco por incordiar Rosendo loco por incordiar

El primero en solitario del maestro Rosendo, tal vez su mejor obra, quizá la más famosa. En cualquier caso, re-escribió las normas del rock urbano del que había sido adalid, tratándolo con mimo, introduciendo cuidados arreglos, jugando con el protagonismo de los teclados y currándose una elaborada producción en Alemania a cargo de Carlos Narcea. Curioso que no comandara su propio álbum mientras sí lo hizo con Barricada. Junto a Sergio Castillo a la batería, Tato Gómez al bajo y Andreas Schmidgen a los teclados, Rosendo graba algunos de sus imprescindibles, aún hoy, en directo, como Agradecido, Callejones, Loco por incordiar o Pan de higo. Me gustan, particularmente, ¡…y dale! o Corazón. Como anécdota, que une definitivamente a los protagonistas de hoy, Ramoncín colabora en la composición de dos temas. Todo queda en casa.

 

El rock de la ciudad: 12 canciones sobre Madrid.

madrid-rock

El rock de la ciudad de Madrid.

Aprovechando que es feriado (o festivo, qué más da) en Madrid, celebrando el día de la Comunidad, le damos un repaso a algunas canciones sobre y alrededor de Madrid. Algunas las han compuesto ilustres habitantes de la misma, mientras otras reflejan la imagen que se llevan los visitantes, que vienen de paso, que prueban suerte, que se quedan durante tantos años y acaban absorbidos por la ciudad. Tenemos canciones que loan la urbe, que la aborrecen, que hablan de sus habitantes, de pérdidas y logros. Y, por supuesto, las canciones homenaje a los barrios más heavy de la city: Vallecas (Ramoncín, Topo), Hortaleza (Porretas), La Elipa (Burning) o Carabanchel (Rosendo, Leño).

Como siempre, dale al play y disfruta.

Leño – Este Madrid

Loquillo – En las calles de Madrid

Los Suaves – Mártires del rock and roll

La Fuga – Madrid

Sínkope – Y pare Madrid

Miguel Ríos – Madrid 1983

Quique González – Calles de Madrid

Burning – Jim Dinamita

Topo – Vallecas 1996

Porretas – Y aún arde Madrid

Barón Rojo – Pobre Madrid

Joaquín Sabina – Yo me bajo en Atocha

Sexo en el rock (3): ¿cuánto cuesta el amor? (prostitución y rock)

corporate_rock_whore

Sexo en el rock (3): prostitución y rock.

No sé cómo se lleva esto de la prostitución en el sitio donde vivís, pero por aquí es un tema tabú: hay casas y anuncios por todos lados pero nadie va nunca. ¿De qué viven estos negocios? Ah, claro, de los músicos de rock, que no se han cortado un pelo a la hora de loar sus virtudes o de avisarnos de sus riesgos… En cualquier buena discografía encontramos referencias más o menos claras sobre el tema. Aquí entresacamos algunos de nuestros favoritos, pero hay más ¿de cuál te acuerdas?

Iron Maiden – Charlotte the harlot

Apareción en el álbum debut de la doncella, Charlotte existió de verdad en la vida del grupo. Tuvo una secuela en 22 Acacia Avenue.

Jaime López – Alma de tabique

Extraordinaria y triste composición del mexicano Jaime López. Aparece en su Oficio sin beneficio y se centra en la triste vida de la prostituta vieja de callejón: “de la peluca asoma ya su edad/la cabellera luce ya un girs mortal/cuando se apaga su esquina”

Jethro Tull – Cross-eyed Mary

Dentro del magnífico Aqualung, los Jethro se marcaron este tema sobre la prostituta bizca llamada Mary, que se lo hacía gratis a los mendigos (she’ll do it for a song). Curiosamente, Iron Maiden la versionearon años después.

Loquillo y Los Trogloditas – Todo el mundo ama a Isabel

Isabel comenzó a dedicarse por necesidad al amor pagado. El “Loco” se prenda de ella pero al despertar por la mañana se ha fugado con su American Express y su “tabaco”.

Queen – Killer queen

Si en la anterior hablábamos de mendigos, ahora tratamos con una profesional de “alto standing”. Ya lo dijo Freddie: la clase alta también se va de putas.

Los Suaves – Dolores se llamaba Lola

Una historia de decadencia económica y personal, la joven Lola cae en desgracia con los años y Yosi la encuentra (por casualidad, seguro) ejerciendo la prostitución bajo el nombre de Dolores: sin dinero en esta vida, ¡ay, Dolores! al burdel. Otra grande de los gallegos sobre el tema: Peligrosa María.

Héroes del Silencio – Con nombre de guerra

Tercer single del álbum Senderos de traición, en esta Bunbury se preocupa expresamente por “cobrarse” lo invertido: pensemos en lo nuestro que por eso te he pagado, aunque esta noche seas solo mercancía para mí.

Motorhead – Whorehouse blues

Lemmy va de ciudad en ciudad y no tiene tiempo para amores… Los chicos malos quieren golpearte con su látigo, nena.

Ramoncín – Mey, la lumi

No podía faltar en esta pequeña selección un clásico del primer Ramoncín muy explícito también. Su “amiga” Mey y su oficio milenario.

Obús – Complaciente o cruel

Grabada para su álbum de 1986 titulado Dejarse la piel, cuenta una dura historia: venderse con el único fin de pagarse el próximo pinchazo.

The Beatles – Ticket to ride

Sorprende la cantidad de referencias a temas escandalosos y sexuales en las letras de una banda tan idolatrada en los sesenta como The Beatles. En esta ocasión nos cuentan una historia de Berlin. Las prostitutas de la calle tenían una “autorización” para ejercer su profesión, un “ticket to ride”.

Tako –  Trenzas de arena

La parte trasera del negocio: la persona que vive con tristeza el calvario monótono de ser “la puta”, la que recibe a los hombres a pesar de su soledad y su indiferencia. Historia de un hotel de esos “donde se alojan chicas de papel con trenzas de arena”.