Archivo de la etiqueta: Piel de Serpiente

Sexo en el rock (10): travestismos y transexualidades

images

Sexo en el rock: travestis y transexuales

La vida de nuestros músicos discurre en ocasiones por caminos extraños, distintos a lo que la «class media» está acostumbrada a sobrellevar. Bien por sus costumbres sexuales, por acontecimientos ocasionales o por extrañas circunstancias que bien explican en sus canciones, nuestros artistas han compartido experiencias con travestis y transexuales. Aquí os dejamos una pequeña selección.

Lola – The Kinks

La más famosa, quizá, y una de las más emblemáticas canciones sobre el tema. Cuenta la experiencia del manager del grupo con una amiga-amigo: «I can’t understand why she walked like a woman and talked like a man»

Aerosmith – Dude (looks like a lady)

En 1987, dentro del Permanent vacation, el bueno de Steven Tyler nos cuenta una experiencia que compartió con algunos miembros de Mötley Crüe en un bar… parecían chichas, pero…

Los Piojos – Go negro go

En el álbum Azul de 1998 se encuentra esta canción ambigua sobre el amor, el sexo y una mañana complicada…

Pink Floyd – Arnold Layne

El primer single de la banda nos cuenta la historia de un travesti que roba ropa a otras chicas… Psicodelia travestida…

David Bowie – Rebel rebel

Bowie dedicó varias canciones al tema. Esta nos gusta especialmente.Single del excelente Diamond dogs con un riff impresionante, nos habla de la disparidad de género del protagonista «You got your mother in a whirl / She’s not sure if you’re a boy or a girl»

Alarma!!! – Reina de neón

«Un rostro anónimo entre tanta gente(…) pero él se cree la reina de neón» y es que «camina indiferente/por la acera de enfrente». Una canción sobre la falta de amor, la búsqueda de uno mismo y la imposible adaptación. Del debut de Alarma!!! allá por 1984.

Lou Reed – Walk on the wild side

Otro clásico narrador del travestismo y la transexualidad, Lou cantó en solitario (Candy says) y con The Velvet Underground sus experiencias emocionales y sexuales con travestis. Convivió muchos años con uno de ellos. Del álbum Transformer, producido por el anterior David Bowie.

Piel de Serpiente – El Edén

La típica historia. El sino de este tipo es la fiesta y el alcohol. Una noche se ligó a una mujer que no era lo que él esperaba. Aún así…

Manic Street Preachers – Born a girl

Esta canción trata más del desajuste con el sexo físico que sobre los propios encuentros sexuales. Aun así, una canción idonea para esta lista. Su protagonista canta «And I wish I had been born a girl instead of what I am/ a mess of a man».

Genesis – Invisible touch

No tengo claro si es mi interpretación, pero Collins canta «she seems to be an invisible todger» y, la verdad, todger se traduce como «pene», si me entendéis. Así que, escuchada desde ese «toque invisible» la canción toma un nuevo sentido…

Scorpions – He’s a woman she’s a man

El batería de la banda alemana, Herman Rarebell, cuenta una experiencia que tuvo en el barrio Rojo de París durante una gira. Apareció en su séptimo disco, el imperdible Taken by force.

Tam Tam Go – Manuel Raquel

En su primer largo, esta banda extremeña incluye una excelente historia de ambiguedad, la de Raquel atrapada en el cuerpo de Manuel y su pequeño suicidio.

Anuncio publicitario

Piel de Serpiente – Todo o nada – 2016

 

piel-de-serpiente-todo-o-nada_zps1sdpaia7

Piel de Serpiente – Todo o nada – 2016

Todo o nada ocupará una hora de tu tiempo, una hora de rock duro de pelotas hecho con amor por el género, inspiración y una encomiable labor técnica en la ejecución: los cinco músicos están perfectos. Y las letras no son un mero adorno: pensadas, construidas encajando en los cambios de tempo y melodía con (me atrevo) elegancia y todas traen su mensaje (serio o divertido).

En Piel de Serpiente canta Lutfi Salah, meten las guitarras Fernando Rudilla «Fher» y Javi Pimentel y de la espectacular base rítmica se encargan Fran Santacatalina (batería) y Pedro Risco (bajo). Completa labor en los coros. Grabaron en los estudios de Facundo Novo, con su ayuda técnica.

Hay mucha inspiración a lo largo del disco. Lobo blanco, lobo negro presenta la eterna lucha entre el bien y el mal, se impondrá el lobo de luz o el de oscuridad: «el que alimentes más ese será». Guitarras armonizadas a lo Thin Lizzy y un pasaje central muy bueno. La entrada de bajo de Hijos del rock anticipa el aroma a Barón Rojo de este medio tiempo con estribillo ideal para los directos «unidos por una pasión porque tú y yo somos hijos del rock». El bajo y la batería de Rompe el hechizo apabullan. La verdad es que Fran a la batería y Pedro con el bajo están a gran nivel todo el álbum. Esta canción, de mis favoritas, atruena (esos Maiden). Cambios de ritmo, arreglos vigorosos, letra con cuento, puente y estribillo melódicos, un gran solo, en fin, un tema redondo. Atrévete, uno de los temas más largos, con recorrido progresivo, una de esas canciones que debes escuchar atentamente para sacarle todo su jugo, un delicioso caramelo de piedra.

10274045_10152950712261758_220616661124341817_n-750x400

La diversión no falta. Como no podía ser de otra manera, en El chaleco de Bon Scott se cuelan los AC/DC setenteros para narrar la mágica conversión de un pardillo en un dios del sexo con la mágica prenda. Encuentra los guiños a las canciones de los Australianos. La vida del vividor con sorpresa final se cuela en El Edén, briosa pero quizá menos impactante que las anteriores, un poco más manida. Por contra, la historia de amor tras el concierto de Pero ella habló se te pega; cada vez que la chica habla «Cervantes vuelve a morir».

También hay hueco para el aroma heavy. Va a machacarte el riff y la base metálica de Ecos de la tormenta, con sueño de optimismo en la letra («nace la fe en cada amanecer») y el bestial estribillo. En la misma línea sonora, Nido de serpientes se muestra crítica con quienes nos obligan a enfrentarnos y juegan con nuestra libertad («ocultareis la verdad repitiendo las mismas mentiras»).El riff de Todo o nada rasca las orejas, tema con un logrado y largo  puente-estribillo. Reflejos de otra realidad mete los pies en el heavy machacón con esa batería, las guitarras gruesas y los cambios de ritmo.

Trece temas para recorrer los escenarios de Norte a Sur desde su Valencia natal. Si Bon Scott levantase la cabeza seguro que les birlaba unas cervezas junto al escenario puño en alto.

Piel de Serpiente – Todo o nada