Archivo de la etiqueta: Gritando en Silencio

El maltrato en canciones rock y metal.

Resulta increíble que algunas de estas canciones tengan más de treinta años. Imposible entender que algunas apenas unos pocos. Denuncian el mismo problema: la violencia machista, el maltrato del «más fuerte». El odio, el dolor, la soledad, el miedo, el abandono, la muerte, la cárcel. Y da igual si quieres llamarlo violencia intrafamiliar, mirar para otro lado o negar la mayor. Por cada mujer que sufre esta violencia nos hundimos, como sociedad, un poco más en la basura.

Ya le dedicamos un post a la violencia y el abuso infantil. Qué animales sin corazón hay por el mundo.

Una pequeña selección de grupos que cantan en nuestro idioma, de hombres que cantan sobre la violencia machista. Como siempre… dale al play.

Warcry – Cobarde

«Creyó que algún día él podría llegar a cambiar/soñó lo feliz que era con él/lloraba a escondidas intentando callar la verdad». A veces no es fácil pedir ayuda y luchar por cambiar al maltratador y esperar parece lo mejor. Pero, a veces, como en esta canción, el cobarde acaba asesinando a la mujer: «Maldigo al que pegue a una mujer/que el infierno se cebe con él». Parte de Alfa (2011).

Saurom – El príncipe

En su más que recomendable Vida (2012) dedicaron una canción hermosísima narrada desde la mente del maltratador: «Por mí dejaste de soñar/niegas la vida por amar/princesa mía deja de llorar/no hay esperanzas en tu corazón». El demonio que ves, «Gritan tus ojos pidiendo un por qué/y no existe ninguna una razón». Dramático vídeo.

Gritando en Silencio – Cadenas

Los sevillanos cantan con rabia «La última disputa fue a peor/y en su cuerpo queda aún el dolor/la sombra de sus ojos ya no es por sueño/es por un animal que dice ser su dueño». Gritan por la liberación, por la huida, por buscar soluciones, por ayudar «ya no llevará tus marcas/ni la harás llorar». Porque se puede tener otra vida. Del su tercer largo La edad de mierda (2015).

Asfalto – Melani

En su disco de 2017 Crónicas de un tiempo raro, Julio Castejón aborda con elegancia la vida de una mujer atrapada en una relación violenta: «evitando contrariar/engulle su dignidad/flexible como el bambú/si así no te enfadas tú». Donde hay dolor, no hay amor. Colaboran la gente de Dry River y John Helliwell (Supertramp).

Los Suaves – No le grites

«Maltratada por el matrimonio y los años», la protagonista de la canción acaba muriendo «mientras dormía» hinchada de gritos, reproches, pena y soledad. El maltrato no acaba con las palizas, con el abandono y el comienzo de otra vida. Las heridas quedan ahí, a veces ocultas, a veces bien visibles. La escuchamos en El Jardín de las Delicias (2005).

Reincidentes – Ay, Dolores

«Ya no se si soy mujer o soy una mierda/sumida en la sinrazón, despojada del valor/síctima de su miedo, del fracaso, de sus celos». Los sueños perdidos, la desesperación que se siente encerrada, encadenada a una relación humillante. Afortunadamente, en esta copla Dolores consigue salir, comenzar una nueva vida. «Por que la vida es un cuento/que hay que vivir al momento». De ¿Y ahora qué? del año 2000. Os dejo un fantástico vídeo en el que se interpreta la canción en Lengua de Signos.

Ska-P – Violencia machista

«No merece la pena mujer/tu pasividad/no merece la pena/ármate». Sin censura ninguna, como son ellos, Ska-P invitan a la rebelión, a dejar de lado las palizas y las violaciones en casa «Abandónale, que se pudra en soledad/ven, sal de ahí, date una oportunidad/rompe de una vez las cadenas, vuelve a la libertad». Con un claro recado «Mientras el mundo no quiera cambiar, autodefensa, mujer». Formó parte de Planeta Eskoria (2000).

Barricada – Obsesión

Y de la misma justicia por la propia mano hablan Barricada: «en la cama sabrás aguantar humillada debajo/y luego los críos también de la misma manera tratados». Pero una noche coge un cuchillo, «decidida a terminar». Se acerca a él «en la silla sentado/borracho está como siempre». La ¿mala? solución. Del álbum de 1988 Rojo.

Def Con Dos – Ellas denunciaron

El marido como un verdugo: «ya se lo advertí/si me denuncias te mato». Def Con Dos, en De poca madre (1998), ponen el dedo en la indefensión de la maltratada frente al poder físico y psíquico del maltratador. A veces la violencia y los abusos «son cosas de casa». Como bien preguntan: «¿cuántas mujeres al año saben que tienen sus días contados?».

Boikot – Diez metros bajo el suelo

Por cerrar el tema de la «justicia por la propia mano», dejamos esta canción algo distinta de Boikot, grabada en Tus problemas crecen (2004). Pone voz a una mujer que está en la cárcel tras asesinar a su maltratador: «Y no me importa estar encerrada/si hubiera sido yo no valdría nada/sun sigo viva aguanté tus golpes/reventando en mis entrañas tu miseria».

La Fuga – A golpes

Unos jóvenes cántabros cantan «miedo, la noche está cerca/sientes que se abre la puerta/tiemblas, suda tu cuerpo». Él, que llega a casa enfadado, se ha olvidado del amor, de la esperanza, de la humanidad. Y acabó en palizas y una vida (más) destrozada. Incluida en el segundo de la banda, del año 2000, titulado A golpes de rock and roll.

Lujuria – Espinas en el corazón

Los segovianos decidieron colaborar con la Asociación de Asistencia de Víctimas de Agresiones y Malos Tratos y donarles todos los beneficios de este single publicado en el año 2003. Lo incluyeron, después, en su directo ¡Únete al escuadrón 69! (2005). «El anillo de oro en el dedo/en grilletes se transformó/donde antes había caricias/cada día hay un moratón».

Anuncio publicitario

Canciones rock y metal sobre el suicidio.

Siembra la polémica y muchas veces, incluso, resulta un tema tabú. Quitarse la vida. Por soledad, por una enfermedad incurable, por depresión, por desesperación. El dolor del que se queda, preguntando si pudo hacer algo. El sufrimiento del que está a punto de saltar por una ventana, de dispararse en la sien.

Hemos seleccionado un puñado de canciones sobre el suicidio, sus consecuencias y algunas pequeñas reflexiones de algunos de nuestros músicos favoritos. Por cierto, tema no ajeno a nuestros músicos y a los que dedicamos ya un post que puedes leer en este enlace.

Dale al play…

Metallica – Fade to black

Una de sus mejores canciones incluida en Ride the lightning (1984). Narrada en primera persona por un suicida: «I have lost the will to live/Simply nothing more to give». Sin esperanza, solo, decide que no merece la pena «Death greets me warm/Now I will just say goodbye».

Pearl Jam – Jeremy

Para su debut (Ten, 1991) Eddie Vedder compuso esta letra impresionado por una historia real, la de Jeremy, el niño que se suicidó delante de sus compañeros de instituto. La forma en que Vedder interpreta el tema y canta el estribillo dota de cierto dolor mórbido a la música.

Ramoncín – Putney Bridge

El suicidio del «último punk» desde Putney Bridge: «su cuero negro lleva el nombre de los Clash/se ha tirado sin mirar atrás». Porque si muere el punk y vuelve el pop «es que algo anda mal». Del iniciático e imprescindible Arañando la ciudad (1980).

Uriah Heep – Suicidal man

La reflexión de un hombre asomado a la ventana, pensando qué hacer con su vida, preguntando «Why won’t you help me/Or give me hand/’cause I’m close to becoming». Una canción entre la esperanza de una oportunidad, de alguien que acuda a evitar el suicidio y la pena por haber llegado hasta ahí. Formó parte del álbum de 1974 titulado Wonderworld.

Manic Street Preachers – 3 ways to see despair

Parte del álbum Rewind the film (2013), una canción sobre la desesperación y la falta de oportunidades, la incapacidad para enfrentarse con el dolor: «There are three ways to see despair/I’ve seen them all, I’m scared to say/…/The fourth way is coming, so prepare for the fall». ¿Puedes salvar este alma oscura de las profundidades? Sería tan bello…

Gritando en Silencio – Con dos copas de más

Los sevillanos cantan en su debut Contratiempo (2009) al amigo muerto el día de su funeral: «el corazón, es lo único que se ha roto/y has dejado caras tristes/observando un pie de foto». Las penas se llevan de otra manera con dos copas de más…

The White Buffalo & The Forest Rangers – Come join the murder

Un pájaro negro al otro lado de la ventana llamando a unirse a la muerte. «Come join the murder/Come fly with black/We’ll give you freedom/From the human trap». La liberación en sus alas para eliminar el sufrimiento. Formó parte de la banda sonora de la serie Sons of Anarchy, adornando la escena final del último capítulo.

La Polla Records – El suicida

Con su irónica manera de contar la realidad, Evaristo y los suyos presentan al suicida como espectáculo, un rato de telediario directamente al salón de muestra casa: «en el suelo quedan restos sangre seca y el olvido». Una forma de afrontar la indiferencia en la que vivimos. Incluida en el disco de 1990 Ellos dicen mierda nosotros amén.

Slipknot – Everything ends

«What the hell am I doing?/…/Where the hell am I going?/Do I even need a reason to hide?/I am only betrayed/I am only conditioned to die» clama Corey Taylor desesperado. Parte de Iowa (2001), la solución de la no solución y la perspectiva de la muerte como esperanza para acabar con la soledad.

Ozzy Osbourne – Suicide solution

Un clásico. Ozzy Osbourne denunciado por que un chaval se pegó un tiro en la cabeza, supuestamente, por esta canción. Ozzy, siempre tan atento, lo primero que respondió al enterarse fue:  “¿Cree que quiero que mis fans se suiciden?¿Y cómo coño cree que voy a seguir vendiendo discos?”. La canción en sí, parte de su debut Blizzard of Oz de 1980, habla de beber hasta morir; la «solución suicida» a los problemas es beber sin límite y la canción, irónicamente, trata de prevenir contra ello. Viniendo de Ozzy resulta un tanto hipócrita.

The Answer – Why’d you change your mind

La letra está inspirada en la historia de un amigo del guitarrista Paul Mahon, una reflexión intentando entender qué pasa por la cabeza de una persona que se quita la vida: «Honey can you tell me, why’d you change your mind?/So you walked the other way/I saw you walk the other way/Now you’ll never tell me». Grabada para su segundo álbum Everyday demons (2009).

Bullet for My Valentine – Ten years gone

Siguiendo el hilo del tema anterior, escuchamos el tremendo recuerdo de Matthew Tuck a un amigo que se suicidó diez años atrás: «Ten years ago/I got a call that nearly killed me/Repeat yourself, my hands are shakin». El dolor, la duda, las preguntas, aún entre nosotros a pesar del tiempo pasado. ¿Por qué no pude ayudarte? Del álbum The poison (2005).

Queen – Don’t try suicide

«You need help/Look at yourself, you need help/You need life/So don’t hang yourself». Freddy Mercury suplica a alguien que no intente suicidarse, que no lo haga ni para llamar la atención ni para solucionar sus problemas, que él se encargará de estar ahí. Un canto que escuchamos en The game (1980).

Algunos discos que sigo escuchando (11): rock con Ñ

Hoy traigo en la sección Algunos discos que sigo escuchando cuatro discos muy diferentes en estilo, cuatro propuestas que me han acompañado en diferentes momentos de mi vida, cuatro artistas con el común de haber sido descubiertos por casualidad en garitos. Uzzhuaïa me parece una de las mejores bandas de rock de los últimos años, una pena que el mercado y el dinero apunten en otra dirección y hayan acabado separados; los escuché por primera vez un fin de semana con amigos en Valencia. A Al otro lado los encontré tocando en mi barrio, por lo que hay cierta unión tabernaria. A Eldorado y Gritando en Silencio los descubrí en garitos infames pero conciertos inolvidables. Aquí están las cuatro propuestas. Disfrutadlas.

portadauzz Uzzhuaïa – Uzzhuaïa (2006)

Podría haber escogido cualquiera de los valencianos, pero este fue mi primer contacto con ellos y vuelvo repetidas veces a él (aunque prefiero otros). Pau Monteagudo me parece una de las mejores voces de los últimos años y las guitarra de Alex e Israel Ferrer lo bordan en todo el álbum. La producción y la mezcla de Gonzalo Parreño merece un aplauso también, aunque imagino que la masterización de Mika Jussila algo tendrá que ver. Canciones hard rock con toques diversos marcadas por riffs sangrantes y estribillos redondos. No dejes de escuchar Más allá, Perdido en el huracán, La cuenta atrás, No intentes volver atrás o la versión musculada de La chispa adecuada. Cualquiera de sus discos posteriores merece también la pena.

Al otro lado – Al otro lado (2004) Al Otro Lado

Antes de fichar por Mago de Öz, Javier Domínguez «Zeta» cantaba en el grupo madrileño Al otro lado (antes Jake Mate). Grandes desconocidos, debutaron con un disco repleto de heavy metal melódico de aroma clásico. Merece una escucha completa, aunque una producción bastante floja afea su excelente trabajo. Salvo por el sonido final, buenas guitarras, gran voz, letras que mezclan historias de la vida cotidiana con otras de espadas y héroes y algunas canciones a rescatar. Entre mis favoritas: Misteriosa melodía, Aún no llegó mi final, Que caiga el telón, Siempre en mi puesto (con protagonismo del teclado), Vuelve la bestia o Mi eterna soledad.

 Eldorado – Paranormal radio (2012)

EldoradoOtra de mis bandas favoritas de estos últimos años, este su tercer disco sea, tal vez, el más completo. Mantienen un excelente equilibrio entre las guitarras aguerridas con líneas vocales melódicas y buena base rítmica (imprescindible Javi Planelles a la batería). Hard rock lleno de influencias de los setenta. La producción y la mezcla de Richard Chycki (Aerosmith, Rush, Dream Theater) engrandece las canciones, les dota de profundidad. Quizá sería injusto destacar unas canciones sobre otras porque lo bueno de Paranormal radio es el conjunto, pero me encantan Reactor, Un adiós a noviembre, Hey Saturno, Domingo extraño, la inicial El mundo dentro o la final Mujer de otoño. Ver a esta gente en concierto es inolvidable.

Gritando en Silencio – Contratiempo (2009) GeS

Otro de los que van construyendo una discografía envidiable. Su debut me alcanzó después de verles en un concierto en una minúscula sala dándolo todo. La energía que desprenden se aprecia muy bien en este trabajo, sin artificios ni florituras, pero con la rabia, la magia y la osadía de la juventud llena de ganas y arte. Marcos Molina comanda la nave en la voz, la guitarra y la composición. Muchos invitados (Fernando Madina de Reincidentes, Juan Carlos Cifuentes «Iratxo» o Albertucho entre otros). Me parecen imprescindibles Mírame desnudo, Dos copas de más, A la luz de una sonrisa, los casi nueve minutos de Mereció la pena, Hijos de la madrugada, Gritando en Silencio o las dos partes de Rutina en las venas.

 

Rock y emigración: canciones para atravesar fronteras.

guitarra_rota

Nunca es mal momento para recordar a las personas que tienen que irse de su casa. De su ciudad. De su país. Hemos hecho una pequeña reflexión sobre le tema de las migraciones en el rock. Hay de todo: el drama del que se va, el fracaso, el que regresa a casa tras años de exilio… Una mirada diversa al diverso mundo de la migración obligada.

Robe Iniesta – Por encima del bien y del mal

Excelente vídeo de Robe con el telón de fondo de los refugiados y las migraciones del Mediterráneo; aunque la letra sea algo ambigua al respecto, las imágenes no dejan duda: «todo lo que escucho, todo lo que leo, todo lo que veo me queda tan lejos que puedo andar por encima del mal»

M-Clan – Inmigrante

En su álbum de 2009 Memorias de un espantapájaros hacen una reflexión sobre el que vuelve a casa tras años de exilio forzado y no reconoce su hogar: «vuelvo a ser un recién llegado más, todo ha cambiado y yo no me encuentro (…) hoy soy aquí un extranjero más, un inmigrante del desaliento».

Enrique Búnbury – El extranjero

No es una canción específica sobre las migraciones, pero sí refleja, a su manera, la idea del que se marcha a otro país («me marcho y no pienso en la vuelta, tampoco me apena lo que dejo atrás»)  y el sentimiento del extraño permanente («donde quiera que voy, me llaman el extranjero»).

Barricada – Víctima

«El sol no calienta por igual en todas las cabezas, y si no, que pregunte al que está bajo nuestros pies». Así comienza esta reivindicativa canción del álbum Acción Directa. Una de las muchas que «los barri» dedicaron al tema. «el único fin llegar a la playa de pie o tumbao».

Reincidentes – Paisa (la canción del estrecho)

Otro grupo que ha dedicado varias canciones al tema de esta recopilación. El grupo nos recuerdan que «nuestros viejos han emigrado» siempre «con un sueño en la cabeza» y los que «nos hemos quedado no debemos olvidar». Corría el año 1993 y así seguimos.

Claroscuro – Unámonos

Descubrí esta canción en la banda sonora de la serie Sons of Anarchy. Muy clara la letra: «unámonos los mexicanos, somos hermanos, con una sola voz»  y «venimos a esta tierra a trabajar con nuestras manos». Una protesta contra los que ponen leyes racistas que llama a la rebelión del inmigrante.

La Fuga – Vientos del sur

Rulo y su gente se marcaron con cierta candidez este tema de ritmo sincopado y buena letra: «vivo en el parque, duermo en el suelo, todos me llaman extranjero». Recuerdo a quienes son explotados, a quienes mueren en el intento, a los que fracasa y a los que lo logran.

Huecco – Inmigrante Boy

Africanos, latinos, gitanos, todos caben en la canción de Huecco: «nunca me miraste, nunca me besaste, nunca me abrazaste, siempre me ignoraste». Inmigrantes, discriminación y mixturas musicales.

Gritando en Silencio – Lágrimas de un paria

Con la uña puesta en los que cruzan mares, fronteras, alambradas, túneles, «los Gritando» se ponen en la voz de los que buscan una vida mejor. «Que las olas se han llevado/a muchos de mis compañeros/pero no más que las bombas/o la falta de dinero». Una pesadilla al lado de nuestra casa de la que cada vez somos más responsables.

Molotov – El frijolero

Sin morderse la lengua, como de costumbre, reflejan el conflicto constante de «ser un mexicano cruzando la frontera» y dando caña a los que están al otro lado, a quienes empuñan las armas y desprecian a quien busca una vida mejor saltando barreras, alambradas y océanos.

Kaxta – Jícaras de chocolate

Original arreglo para un tema dedicado a la doble moral de lapidar al que cruza las fronteras («el agua está llenita de pateras por culpa de las putas banderas»), pero comprar los productos ilegales que traen consigo, esas jícaras de chocolate («qué contente se pone la gente cuando escucha la canción del inmigrante»).

Tequila – El barco

Para su álbum Rock and roll (1979) compuso Alejo Estivel (con Ariel Rot y Julián Infante) este recuerdo de su viaje en barco desde Argentina a España: «Quinientos años después/cruzo el Atlántico al revés/en el puerto final/nadie me va a esperar».

descarga (1).jpg

Gritando en Silencio – La edad de mierda – 2015

la-edad-de-mierda

 

Gritando en Silencio – La edad de mierda – 2015

Yo creo que el rock vive en una viejas botas que nunca dejan de caminar, yo creo en el rock como forma cultural de expresar los sentimientos y los hechos de la calle, yo creo en el rock como una eterna re-creación, yo creo en el rock que no acaba nunca, que crece, se expande, se divierte. Yo creo en el rock que habita en La edad de mierda, yo creo que Gritando en Silencio han fabricado otro estupendo álbum. Un disco grande donde escuchamos ecos de Contratiempo (Alma de blues) y de Maldito (Sueños rotos), pero donde, por fin, el grupo nos regala su propia voz, su «esto es lo que somos». Y tener voz propia hace grande a una banda: Platero, Extremo, M-Clan, Los barri… Palabras mayores.

¿De qué va La edad de mierda? De guitarras, de letras estupendas, de actitud, de protesta y, sobre todo, de mucha pasión por el oficio de músico. En el álbum predominan las canciones de conciencia social. La trata de blancas y la prostitución en Ganado, la rebelión, la llamada a no conformarse, en A las armas, en Más allá del horizonte (primer vídeo) y en Rock’n’roll Barrabás. También hay momentos para las historias personales, que tan bien desarrolla esta gente: Alma de blues, Estúpida belleza o Perdedores en la lluvia. Hay para todos los gustos. Con Va por vosotros se declaran agradecidos por el apoyo de los fans y reordenan su propia historia («esto va por vosotros, los que estáis abajo»); prima de aquella iniciática Hijos de la madrugada: estupendo y sencillo riff. Y en medio de todo este jaleo, partiendo en una cara A y una cara B, una genial Cadenas: los malos tratos en una canción impecable.

Gritando en Silencio – A las armas

 

Se nota un gran trabajo en el garito y una cuidada producción, llena de arreglos y detalles. En primer plano siempre la voz de Marcos Molina, mejor que nunca, expresiva, sin alardes, pero llena de emotividad. Las guitarras del propio Marcos y Miguel A. Santos se armonizan muy bien, los solos se intercalan con arte y por todos lados hay cambios y guiños inspirados. La batería de Jorge Correa (grabadas en otro estudio) suena contundente, no excesiva, dando una base cojonuda a las canciones. El bajo de Alberto Curtido destaca en las canciones más rápidas (Rock’n’roll Barrabás, A las armas) y suena fenomenal en Entre tus piernas y Más allá del horizonte.

En definitiva, un completo álbum de rock del siglo XXI, metido de lleno en la realidad que vivimos, bien producido por el propio grupo con la ayuda de Carlos Romero. El workart (obra de Lasombra) es chulo y el libreto trae créditos y letras.

Me alegraré si estos tipos que esconden piedras y plumas a partes iguales tras sus estribillos y sus ruidosos silencios son capaces de provocar un tsunami musical, un revuelo que arrastre a sus conciertos cada vez a más gente. Se lo merecen.

GeS concierto

Algunos discos que sigo escuchando (1)

Tocata

Algunos discos que sigo escuchando (1)

Hoy día la música se consume deprisa, los grupos no perduran, buscamos la inmediatez. Eso nos obliga a estar constantemente escuchando el nuevo disco de una nueva banda y, sí, efectivamente, hay más música accesible que nunca antes en la historia del rock, pero ¿cuántos de todos esos grupos perduran en vuestros equipos? ¿Qué obras de hace un año o dos de bandas más o menos nuevas seguís pinchando con asiduidad? A veces la vorágine de «lo nuevo» se come algunos álbumes que no lo merecen.

Con estas reflexiones, he ido a mi discoteca particular y he elegido algunas cosas para recordarlas, música que por diferentes razones no aparecieron en su momento en este blog pero, sin duda, debieron. Algunos discos que sigo escuchando pasado el tiempo, perdurables. Hay cinco pero habrá más.

Dobe Esfera

Doble Esfera – Mi Universo (2012)

Un trabajazo de primer nivel, donde tienes que estar atento a la buena composición y a los arreglos de los temas. Eladio Ruipérez a la voz y la guitarra y Antonio Elzaurdia con sus mágicas guitarras componen once temas muy bien producidos, sin sobrecargas ni alardes, pero donde todo suena fenomenal. Canciones como Perdido en el tiempo, Dulce perdición, Mi universo o Doble o nada, por ejemplo, sirven de buen ejemplo. Al bajo Pedro «Loko» Martínez y a la batería Willy Medina, junto con la colaboración al piano de Gallego Rivas. Se grabó en unos días del mes de abril con la producción de la propia banda y la ayuda de Manuel Torroglosa. Heavy de hoy en día.

Gritando en silencio – Maldito (2011)

Gritando en silencio

Espero con ansiedad el nuevo trabajo de estos tipos. Marcos Molina es un cantante espectacular, tanto por sus interpretaciones precisas como por el feeling con que nos regala en sus discos. En Maldito la banda intentó dar un paso adelante respecto a su anterior Contratiempo y rebuscaron en sus manos, en sus corazones, en sus experiencias para componer algunos cortes con presente y futuro. Luz que entras, Nota de un suicida, Allí estaremos, Actitud o Miedo, junto con las imprescindibles ¿Dónde te has quedado? y Dos semanas y unos domingos. Junto a Marcos (voz pero también guitarra) dan caña Miguel Ángel Santos a las seis cuerdas, Aldo Jaenes a las cuatro y Jorge Correa a la batería. Les metió las teclas Álvaro Gandul, también productor de Maldito. Por cierto, el diseño, precioso. En directo, además, saben llevar los temas un poquito más allá y demuestran cuánto pueden crecer en el futuro.

MERCURY-REX-PORTADA

Mercury Rex – Instinto animal (2012)

Extraordinaria y curiosa experiencia musical ejecutada a pachas por Iñaky «Averno» Salas y Pedro J. Monge. Iñaky pone la voz y el genio compositivo y Pedro lo demás: produce, compone y mete guitarras, bajos y teclados. Colabora en la composición de un tema Juan Luis Serrano (Obús), canta un dueto con Leire Tejada (Niña Vudú) y toca la guitarra en otro corte Manuel Seoane (Burning Kingdom). Si no lo has oído nunca, heavy y hard rock de fiesta con unas piceladas de power metal en el bar de Rob Halford. Aunque se pasea por diferentes registos, destacaría Como una llama, Luna de hiel, Siempre libre y Ave fénix. Buenas guitarras, algunos solos bestiales. Con este decubrí a Monge y sus Vhäldemar.

Eldorado – Paranormal radio/Antigravity sound machine (2012) Paranormal300

Editado en castellano (Paranormal radio) y en inglés (Antigravity sound machine), esta doble obra de Eldorado no hizo más que reafirmar lo evidente: una de las mejores bandas de rock and roll de este país. Desde luego, el nivel de los cuatro músicos es de chapó, pero me encanta la voz de Jesús Trujillo y la guitarra de Andrés Duende. Junto a ellos César Sánchez al bajo y Javi Planelles a la batería (actualmente la batería la ocupa Christian Giardino). Resulta difícil elegir unos pocos temas y en qué idioma, pero Un adiós a Noviembre, Space mambo, Hey Saturno, Like a lost child, Lady of the mountain o Reactor te pueden volar la cabeza una detrás de otra. Estos tipos tienen sentimiento, técnica y ganas de comerse el mundo, sin fronteras, que lo mismo tocan en el garito de mi barrio que en escenarios al otro lado del charco. Por cierto, comienzan gira en breve.

69 revoluciones – Nº 4 (2012)

PORTADA N.4_p

Empezamos bien desde el título. Por que este es el tercer álbum de la banda. Y seguimos bien cuando lo escuchamos: estos tipos cantan en español pero suenan a una mezcla entre The Faces, Humble Pie y un cacho del Clapton roquero. Si con esto aún no te haces una idea, pinchamos Intactas las ganas, Malditos, La chica del jefe, Algo de rnr o Siete días. Lo grabaron en Asturias con Tino DiGeraldo y suena muy bien. Aunque debo advertiros: en directo suenan mejor, se dan diez vueltas a sí mismo, ganan la interpretación y la intensidad de los temas. Teo Fernández, aun con parecidos modos a otros vocalistas más conocidos, va labrando su estilo un poco ronco un poco melódico.  A las guitarras curran Santi y Gabi, Edu al bajo, Jota a la batería y Kike al piano (a todo lo que tenga teclas, menudo monstruo). Y un original diseño artístico.