Archivo de la etiqueta: Bonamassa

Invitando a Glenn Hughes: sus mejores colaboraciones

GlennHughes

Invitando a Glenn Hughes: sus mejores colaboraciones

Desde que debutara en 1968 con un single (Finders Keepers se llamaba la banda) y comenzara su carrera grande un año más tarde con Trapeze, Glenn Hughes ha atravesado toda la historia del hard rock: formando parte de grandes bandas, como Deep Purple o Black Sabbath, y poniendo en marcha sus propios combos, como los recientes Black Country Communion o la fenomenal experiencia del Hughes Turner Project.

Pero si algo destaca en la carrera de Glenn es su facilidad para participar en todo tipo de historias musicales, a veces por convicción otras por necesidad (aquellos años de dependencia). Ahí están esperando un centenar de canciones para ser escuchadas, de las que seleccionamos un buen puñado.

Espero que os gusten.

Joe Bonamassa – Heartbreaker – 2011

 

Stuart Smith’s Heaven and Earth – See that my grave keep clean – 1998

 

Phenomena – Still the night – 1985

 

Vargas Blues Band – Sad eyes – 2005

 

George Lynch – Cry of the brave – 1993

 

Gary Moore – All messed up – 1982

 

Brazen Abbot – Live and learn – 1995

 

Gov’t Mule – No reward – 2013

Beth Hart – Bang bang boom boom


BethHartBangBangBoomBoom
Beth Hart – Bang bang boom boom

Cada vez que escucho este álbum me entran ganas de follar. Tal cual. Después mi lógica da un paso al frente y toma el control, pero el impulso primitivo que hay tras la voz de Beth Hart me descontrola. Comenzar con cuatro temazos como Baddest blues, Bang bang boom boom, Better man y Caught out in the rain es impresionante; su voz mitad Janis Joplin mitad Muddy Waters destaca en unas composiciones soberbias con unas letras ciertamente directas (I’ll find a better man who love me, a better man to lose control). Qué técnica, qué feeling.

Beth Hart – Baddest blues

 

El tempo, la melodía y el acompañamiento, sobresalientes. Unos músicos fabulosos y el buen hacer de piano y guitarra, siempre en el sitio correcto. Un saco de blues mezclado con rock rudo y una pizca de swing o soul cuando hace falta. Destacan, además del cuarteto rompedor, Thru the window of my mind, con su aire épico, Spirit of God, divertido rythm and blues con unos instrumentos de viento geniales, y The ugliest house on the block (if you got the honey I’ve got the pie, dice).

Beth Hart – The ugliest house on the block

 

Me avergüenza no haber llegado antes a esta mujer de cuarenta años que ya lleva encima seis discos de estudio y dos directos, incluida su colaboración con Joe Bonamassa, motivo por el que, realmente, la conocí.

No dejéis de darle una oportunidad si os gusta el buen blues rock o si, simplemente, necesitáis una música de fondo para momentos de especiales. Genial Beth Hart.

Beth Hart – Better man

Black Country Communion – Afterglow

El nuevo álbum, el tercero, de Black Country Communion no va a defraudar a ninguno de sus seguidores: suena más hard, más setentero, más vibrante. La banda, para quien aún no lo sepa, está formada por: Glenn Hughes, voz principal y bajo; Joe Bonamassa, prodigio de la guitarra; Derek Sherinian, teclista; Jason Bonham, batería; y el quinto miembro, Mr. Kevin Shirley, culpable de que estos cuatro se juntaran y productor del disco.

Para empezar por algún lado, Black Country Communion no inventan nada nuevo y muchos temas recuerdan vívidamente a otras bandas: en Midnight sun se calzan las botas de The Who, en Confessor Glenn les pone los pantalones de Deep Purple y en Cry Freedom Joe emula a los hermanos Young con un riff fabuloso (y se anima a cantar). Incluso por momentos me han traído a la mente unos más recientes Audioslave (This is your time). Pero, por comparar, podríamos seguir buscando con todos los temas para al final llegar a una conclusión: ¿qué importa de dónde haya venido la inspiración? Lo importante es que un grupo de musicazos nos deleitan con unas canciones sobresalientes, plenas de buen gusto, interpretaciones brillantes y un montón de amor por el rock.

Y, en cualquier caso, Glenn Hughes estuvo inventado el hard rock en los setenta. Y Bonamassa es el hijo bastardo de Paul Kossof y Jimmy Page. Y ya sabemos de quien es hijo Jason…

La inicial Big train y las nombradas Midnight sun y Cry freedom tienen un groove intenso y disfruto en especial del modo en que Hughes interpreta esos temas. La mezcla de melodía acústica y épica creciente de Afterglow encandila, con su regustillo Zeppelin, y un colosal Bonamassa. The cicle es un tema largo en el que la interpretación grupal mantiene la atención y los detalles de Joe la convierten en un poco más. Por destacar algún tema más, The giver y cómo suena el riff de Crawl .

En fin, un disco completito para orejas roqueras donde encontramos temas muy buenos con regusto añejo y excelentes interpretaciones. No dudes en hacerte con él. Mientras, puedes escucharlo completo aquí Black Country Comunion – Afterglow

Europe – Bag of Bones

Europe – Bag of bones

Tras el anterior álbum (Last look at Eden) y las correspondientes giras, Europe anunció un disco basado en el blues y en sus “raíces”, lo que prometía una mezcla indigesta. Para ello contaron en la producción con Kevin Shirley, quien ha trabajado estos últimos años con el nuevo dios del bluesrock, Mr. Joe Bonamassa; aparte, en su currículum puede presumir de ser habitual en trabajos con Dream Theater o Iron Maiden (por ejemplo). En general, el sonido no se acerca al blues, ni siquiera a bluesrock , si no más bien al hardrock setentero, con claras reminiscencias a grandes como Zeppelin o Paul Rodgers. Esto, mezclado con el extenso bagaje de los cinco músicos, ha dado un platillo suculento, para paladares exquisitos, vaya.

Temazos roqueros como Riches to rag, Demon Head (llena del espíritu Page&Plant) o Firefox deberían bastar para hacernos saltar por los aires y menear el culo, además de contar con unos solos bestiales. Destaca el trabajo impresionante de Mic Michaeli con las teclas (y mucho Hammond), quien mantiene el sonido clásico de Europe y sostiene el álbum de principio a final. Si le añades el poder del tema-título, con la aportación de Bonamassa, ya hemos justificado la escucha.

Las canciones que más se acercan al sonido del disco anterior son las pegadizas Beautiful Disaster y Mercy you Mercy me, que hubiera quedado genial como single. No olvidemos las baladas y medio tiempos marca de la casa: My woman My friend, con un crescendo bestial, y la más sencilla  Bring it all home. Los demás temas flojean un poco. Destaca el single (Not supposed to sing the blues) que da una idea completa del sonido de todas las canciones: la sección rítmica, el sonido grueso pero a la vez melódico de la guitarra de Norum (qué grande), el buen trabajo de teclas y la impresionante (una vez más) voz de Tempest, a sus casi cincuenta tacos.

Veredicto: muy recomendable