Archivo de la etiqueta: axel rudi pell

Deep Purple en diez versiones

Una de las bandas más influyentes de la Historia de la música rock. Su dilatada carrera les ha hecho girar por todo el planeta. Pueden presumir de haber dejado un legado musical que se extiende más allá de la banda madre en multitud de aventuras paralelas, grupos alternativos y fugas sonadas.

Hoy nos dedicamos a escoger diez covers de entre los cientos que existen. Créeme: esta vez ha sido especialmente difícil. Como siempre, intentamos abarcar diferentes sensibilidades, pero muchas se han quedado fuera.

Dale al play y disfruta…

Richie Sambora & Stuart Smith – When a blind man cries

Para comenzar, una rareza. Se grabó durante las sesiones del álbum Machine head (1972) y apareció como cara B del single Never before. Acabó formando parte del álbum en la re-edición del 25 aniversario. Stuart Smith juntó a varios cantantes para su proyecto en solitario, que acabó formando el debut de Heaven & Earth (1990). Richie Sambora (Bon Jovi) canta con un feeling especial y la guitarra de Smith no da tregua.

Bruce Dickinson – Black night

Cuando Dickinson se planteó su carrera en solitario grabó varias versiones. Entre ellas este corte del In rock de 1970 que acabó en el single Dive! Dive! Dive! de 1990. En el vídeo, una actuación con Brian May (Queen) entre otros invitados.

Yngwie Malmsteen – Demon’s eye

Cómo no traer por aquí a uno de los hijos bastardos de Richie Blackmore, el sueco que arpegió los años ochenta con su guitarra y su mal carácter. En el álbum de 1996 Inspiration incluyó este homenaje al maestro. La canción original formó parte del Fireball (1971).

Axel Rudy Pell – Mistreated

Y otro hijo bastardo del “hombre de negro”. Y quizá quien mejor ha sabido desarrollar su legado en su larga carrera. Recogida en el disco en directo de 1995 Made in Germany (¿te suena el título?). Hay versiones extraordinarias de Ronnie James Dio o de Yngwie Malmsteen también, pero tenía que aparecer Axel en esta selección. Del álbum Burn (1974).

Dream Theater – Lazy

A lo largo de su carrera, Dream Theater ha interpretado y grabado en directo obras completas de sus artistas favoritos. En 2007 le tocó el turno a Made in Japan (1972) y de ahí extraemos esta versión.

Pretty Maids – Perfect strangers

Deep Purple, en su regreso de 1984, grabaron este temazo (título del álbum también) que Pretty Maids recrearon en su Wake up to the real world de 2006.

Gov’t Mule – Maybe I’m a leo

Pocas versiones hay de esta canción del Machine head (1972). Una estupenda de Paul Gilbert y esta que elegimos de Gov’t Mule son excelentes. Warren Haynes escogió este corte para homenajear a su colega Allen Woody para la primera parte de The deep end (2001).

Helloween – Rat bat blues

Una elección original la de los alemanes para su Metal Jukebox (1999) este corte ¿menor? del Who do we think we are (1973). Ese toque distinto de los alemanes le sienta bien.

Opeth – Soldier of fortune

Uno de los cortes más emocionales de toda la discografía púrpura lo grabaron Opeth durante las sesiones de su magnífico Ghost reveries (2005) y apareció un año después en la edición de coleccionista. David Coverdale la compuso junto a Ritchie Blackmore para Stormbringer (1974).

Overkill – Space truckin

Quizá una de mis favoritas y parte del Machine head (1972). Los aguerridos Overkill la recrean en su álbum de versiones Coverkill de 1999 a su particular estilo.

Hay muchas más. ¿Cuál debería estar en esta lista?

Axel Rudi Pell – Into the storm

ARP-into-the-storm

Axel Rudi Pell – Into the storm

Hacer una crítica de un álbum nuevo de Axel Rudi Pell resulta fácil y a la vez difícil. Fácil porque no hay trabajo del que no se puedan sacar varios temas memorables; difícil porque está encasillado en un estilo donde se mueve con maravillosa maestría pero con una repetición de esquemas que, a veces, lastran la escucha de las composiciones. ¿Qué nos encontramos, entonces, en Into the storm? Otra estupenda colección de canciones con el sello único de Axel Rudi Pell y la elegante, majestuosa ejecución de todos los integrantes de su aventura.

Porque contar con Johnny Gioeli a la voz ya garantiza (casi) el éxito, un tipo con registros maestros, sabedor de sus valores y sus límites. Además, Bobby Rondinelli se ha unido al barco acercando a Axel un poco más a sus adorados Rainbow (no en vano Rondinelli fue batera en los primeros ochenta del combo). Se mantienen en perfecto estado de forma el bajista Voker Krawczak (algunas líneas de bajo bestiales) y Ferdy Doernberg a los teclados.

Axel Rudi Pell – Long way to go

Tras una breve intro, Tower of lies nos obsequia el primer riff rudo del alemán, con buena melodía y un estribillo logrado, vamos otro clásico made in Axel Rudi Pell (y el primer buen solo). Long way to go es una de las que más me han gustado, sobre todo por la estructura y los arreglos y el pegajoso estribillo. Sigue Burning chains, más rápida, donde Rondinelli se luce y Axel registra otro solo para su historia.

La primera balada no nos sorprende, aunque When truth hurts nos permite disfrutar a Gioeli en plenitud. Otra favorita sigue: Changing time entra con el genial guitarrista dando fuerte e introduciendo una melodía que nos suena (figura de guitarra de lo mejorcito) bien resuelta en el estribillo. Con una intro suave y un riff agresivo Touching heaven alarga la estructura básica y nos regala un buen final. High above se vuelve aguerrida pero queda un poco en el limbo del álbum, está bien, pero no da mucho juego.

Axel Rudi Pell – Hey hey my my

Sin embargo, la recreación de Hey hey my my de Neil Young suena fabulosa, con unos arreglos que la engrandecen (me recuerda un poco al cierre de la tercera temporada de Son of Anarchy, ¿recuerdas?); una versión cojonuda vamos, con el sello personal de Pell/Gioeli, para regalarnos un baladón. Y el trabajo (salvo en la edición digipack, que viene con dos bonus) se cierra con Into the storm, canción épica de corte progresivo y más de diez minutos; para mí otro de los momentos grandes del disco.

En resumen, disco completo de Axel Rudi Pell que continúa ladrillo a ladrillo construyendo una más que interesante carrera (ya larga), con buenas composiciones y una producción redonda. A disfrutarlo: como dice Neil Young a través de la boca de Gioeli: rock and roll can never die.

Axel Rudi Pell Band

Charlie Huhn

CharlieHuhn

Charlie Huhn

Charlie Huhn puede servir como modelo del músico que entra con buen pie, triunfa, y todo lo que sucede después no llega al éxito masivo de los inicios. Y no me malinterprete nadie, en realidad hablamos de un tipo que tocó en álbumes o giró con Gary Moore, VictoryTed Nugent, Humble Pie , Axel Rudi Pell y Foghat.

¿Un casi famoso? Claro, como todos los artistas de esta sección, tuvo su momento de gloria. En 1978 reemplazó a Derek St. Holmes en la banda de Ted Nugent y, de la noche a la mañana, se convirtió en un tipo popular. Su primer éxito vendió un millón de copias:  Weekend warriors. Con Ted aguantó tres álbumes en estudio (más un directo) hasta que le dieron la patada en 1982.

Ted Nugent – Weekend warriors

Ese mismo año giró con Gary Moore, al que había conocido en la grabación de su “abum secreto”: Dirty Fingers. Este disco se terminó en el 81 pero no vio la luz hasta bien entrado el 1983 en Japón (y más tarde aún en el resto del mundo). Gary no quiso seguir con él y el bueno de Charlie fue reclutado por la banda germana Fargo. Tras un cambio de manager, el grupo se denominó Victory y firmaron con CBS. Huhn fue el cantante de Victory en sus tres primeros álbumes de estudio, incluyendo su mayor éxito Don’t get mad… get even

Victory – The bigger they are

No he sabido encontrar la razón por la que, a partir de aquí, Charlie tocó con Humble Pie tras ser “invitado” a abandonar Victory. Con Humble Pie estuvo un par de años. El único miembro original, el batería Jerry Sherley, junto con Charlie y diversos músicos, intentó girar de manera regular por los Estados Unidos sin mucho éxito. No llegaron a grabar ningún disco y el proyecto se fue al traste.

Volvió a Europa para ocuparse del micro en el debut del super-guitarrista Axel Rudi Pell, titulado Wild Obsession (89). Disco “de culto” pleno de buenos momentos, una pena que no cuajara la relación.

Tras intentarlo en otros proyectos, y unos cuantos bandazos, acabó en Foghat sustituyendo al fallecido voceras Dave Peverett; entró en la banda en el año 2000 y sigue colaborando hoy en día. Puedes escucharle en los discos de estudio Family Joules (02) y Last train home (10).

Foghat – Needle and spoon

A lo largo de esta última década, participó en la reunión de Victory (Instict, 03), ayudó a Matt Roehr en su disco en solitario y lo ha intentado por su cuenta, pero sin éxito. Por ahora, Foghat es su principal fuente de ingresos (y que no decaiga).

Un cantante de nivel que saboreó las mieles del éxito masivo y se gana la vida, aún, con su buen hacer en los escenarios.

Descubre a otros Casi Famosos de nuestro rollo:

Axel Rudi Pell – Circle of the oath

Axel Rudi Pell – Circle of the Oath – 2012

Axel Rudi Pell destaca como un extraordinario guitarrista con una dilatada carrera llena de buenas canciones. Sin embargo, aunque ha gozado de cierto éxito, nunca se le ha valorado fuera del círculo del heavy metal y el hard rock europeo. Desde hace muchos años mantiene un estilo deudor de Ritchie Blackmore y sus Rainbow, aunque aportando su genio particular y su buen hacer.

Este disco no puede catalogarse como el mejor que ha editado, pero sin duda el cuidado con el que esta vez sí ha realizado la producción y la buena selección de melodías y arreglos han conseguido un acabado más que satisfactorio para cualquier fan del género. Además de Axel, la banda la conforman el impresionante Mike Terrana a la batería, Ferdy Doernber a los teclados, Krawczak al bajo y Johnny Gioeli a la voz. En especial, Gioeli y Terrana destacan al lado de Rudi Pell a lo largo de todos los temas.

Entre mis favoritas están Run with the wind, Ghost in the black y Bridges to nowhere. Cada una refleja los tres aspectos diferentes del grupo. Run with the wind presenta toque más hardrockero, con guitarras crudas y batería tremenda, unos coros con toques ochenteros y un solo para quitarse el sombrero. Ghost in the black muestra el carácter un poco más heavy, con guitarras rápidas y voces muy trabajadas ¡y qué batería!. Bridges to nowhere representa la búsqueda constante de Axel por un tema demoledor, largo, estructurado, con arreglos de teclado más elaborados; además tiene un solo espectacular.

También destacan Circle of the Oath, con sonidos orientales y un aire Led Zeppelin y Fortunes of war, con su sonido Rainbow versión ochentas (podría cantarlo perfectamente Joe Lynn Turner). No puedo olvidar la fastuosa balada marca de la casa Lived our life before, con una excelente interpretación vocal de Gioeli.

Veredicto: muy recomendable.