Gold – Oregins S. F. – 1970

12 - 01

Gold – Oregins S. F. – 1970

No te extrañe si nunca has oído hablar de esta banda de San Francisco, porque nunca editaron de forma oficial un álbum ni pasaron de ser una banda de directos y festivales más allá de la costa Oeste en el periodo de 1968 a 1973. Sin embargo, casi 25 años después una compañía independiente editó este Oregins S. F. recogiendo las grabaciones inéditas en los estudios Golden State entre finales de 1969 y principios del año siguiente (nueve canciones en total) más una grabación sin trampa ni cartón de aquel mismo año en el Filmore West (otros ocho temas). Un notable legado de una banda más que no llegó a levantar la cabeza en el enorme tifón de creatividad de aquel momento.

Entonces, ¿por qué traerlos aquí? Pues simplemente porque este disco no puede pasar tan desapercibido. La mezcla de blues electrificado a lo Blue Cheer con las influencias latinas al estilo Santana o Manassas y un toque psicofolk cercano a Quicksilver Messenger Service crea una pequeña colección más que recomendable. Ed Scott fundó el grupo en 1967 y tras muchos cambios de miembros y nombres decidió abandonar definitivamente en 1973. En la época de Oregins S. F. formaban en Gold, con él a la guitarra, Louie Goursau a la batería, Ron Cabral y Sebastian Nicholson a la percusión (congas, maracas, lo que haga falta), Chico Moncada al bajo, Richard Coco y Robin Sinclair a las voces y Joe Bajza como guitarra solista.

La banda llegó a editar el sencillo No parking como cara A y Summertime como cara B. La primera, que abre el disco, una rabiosa carrera de riff heavy y veloz percusión, con un toque fiestero en la parte central, donde Joe y Ed se lucen especialmente. La segunda, Summertime, que cierra el álbum, es un tema con toque latino, que comienza a modo de balada y acelera con unas congas y un buen trabajo rítmico, más un pequeño solo de guitarra influenciado por Santana.

High on love tiene un rollo más folk que me recuerda a Stephen Stills, igual que When I saw you, esta más rítmica, con unos coros centrales y unos arreglos más cercanos a la psicodelia. Righteous love resulta extraordinaria, con esa voz negroide jugando entre el rock de guitarras y el soul, un puente y un estribillo bien conseguidos. El tema se vuelve rudo con Heavy, otro buen riff, aunque ahora con un toque más latino que en No parking, cercano al Santana de los primeros discos. Esta influencia es más clara en Conquistadores, sobre todo por el trabajo de percusión y el solo central. Una canción de corte british invasion de título PSB, bien conseguida, aunque fuera de contexto, aunque quizá el mejor trabajo vocal. El blues se presenta más descarado en Filet of soul, con un punto dramático de equilibrio entre el piano y las guitarras.

En los cortes recogidos en vivo, destacar una versión, cómo no, de Santana, Fried neckbones, y un tema que no aparece en estudio, Colores, cercano también a los sonidos psicodélicos de San Francisco por aquella época.

Un grupo que lo intentó, con suficiente buen hacer para haber conseguido publicar con éxito un álbum y, quién sabe, si desarrollar una carrera prolífica. En cualquier caso, recomendable escucha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s