Spiritual Beggars – Sunrise to sundown – 2016

Spiritual Beggars.jpg

Spiritual Beggars – Sunrise to sundown – 2016

¿Os imagináis un disco compuesto por Tony Iommi (Black Sabbath) y David Coverdale (Whitesnake)? Con Jon Lord (Deep Purple) y Ken Hensley (Uriah Heep) en los teclados, Geezer Butler (Black Sabbath) en las cuatro cuerdas y Dave Holland (Judas Priest) a la batería. Pues, sin mucho exagerar, esto es lo que da de sí el nuevo trabajo de Spiritual Beggars, noveno largo, que arremete con todas estas texturas y alguna sorpresa para construir un espectáculo propio: una producción impactante que mama de lo mejor de los setenta y los ochenta sin ser un mero copia pega.

Michael Amott es el principal artífice de este disco, por su labor compositiva y por sus excelentes guitarras. A su lado Per Wiberg maneja los teclados (acústicos y electrónicos) y colabora en la composición. La pareja rítmica la forman Ludwig Witt a la batería y Sharlee D’Angelo al bajo. Remata el versátil voceras Apollo Papathanasio, siempre correcto, muchas veces supremo.

La mayoría de las canciones viven en un Universo de hard con lametones de heavy setentero. What doesn’t kill you viene acelerada (Witt aplasta el doble bombo), Apollo se arrima a Halford y la canción fluye veloz con un puente y un estribillo soberbios. En Hard road escuchamos un ejercicio de clasicismo con un groove bestial coronado por un estribillo pensado para los directos, igual que Still hunter: se meterá en tu oreja de inmediato, con esa línea sencilla, el arreglo de teclado muy bien pensado y un solo digno de Blackmore. Guitarras duras  de primera también en Dark light child (quizá las mejores) y You’ve been fooled (gran trabajo rítmico).

El aroma Purple-Rainbow se cuela con respeto y un punto de personalidad. En Diamond under pressure se basan en una línea de teclado y un ritmo que recuerda a My woman from Tokyo; tema soberbio con Apollo cantando cual Gillan jovenzuelo. También en la final Southern star podemos recrearnos en ese ritmo lento y largo con buenos cambios. Como si lo hubieran compuesto para el mismo Ronnie James Dio, No man’s land juega con la ambientación grandilocuente de guitarras armonizadas con el teclado.

Y no puede faltar el revuelco stoner en un disco de Spiritual Beggars, que si bien se cuela por varias canciones, se muestra más evidente en Lonely freedom, de lo mejor del álbum, perfecto en medio del Sabbath Bloody Sabbath. Pareja con I turn to stone, con capas de guitarras viviendo sobre un teclado operístico.

No creo que haya muchos discos del estilo que rindan tanto homenaje a leyendas del rock pero sepan encontrar su propio hueco artístico, tanto en el sonido final como en la misma composición y en el arreglo de cada canción. Me pueden estos tipos. Del amanecer al anochecer y viceversa.

Spiritual Beggars – Dark light child

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Spiritual Beggars – Sunrise to sundown – 2016”

  1. Se nota que te ha encantado. Se que tanto a tí como a mi “Earth Blues” nos pareció una gozada, así que voy corriendo a escucharlo. El anterior tenía mucho de Schenker y Uriah Heep. Si le sumas Sabbath y Whitesnake, estamos ante otro discazo. Lo de Amott es de traca. Qué nivel y frescura en todo lo que hace. Gracias por la recomendación. Un abrazo.

    1. Espero que te guste, a mí me ha encantado. De todos modos, esta gente me parece brutal y, como bien dices, Amott es un pequeño genio. En este álbum no han abandonado a Schenker pero hay un poco más de Blackmore y Iommi (para mi oído). En cualquier caso, tremendo. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s