Trials – This ruined world – 2015

Trials

Trials – This ruined world – 2015

No es fácil encontrar un disco que sorprenda en mitad de tanto metal moderno, que conserve la esencia de las viejas bandas de thrash pero sin ser un mero copia-pega, que introduzca a la vez diferentes elementos del heavy metal con acierto, que, además, no se separe demasiado del mainstreem metálico para quedar perdido en el silencio del Universo Internet. Esto, y alguna sorpresa, nos encontramos en el tercer álbum de Trials: más o menos thrash al estilo Testament donde Dimebag Darrell mete guitarrazos por doquier y se escapan con cierto tufillo a Morbid Angel por aquí y un poco de los viejos Opeth por allí. Grandes riffs, tremendo groove con un batería bestial y algunos excelentes solos de guitarra. Mezcla momentos de voces guturales con otras más limpias, una producción que permite seguir la melodía vocal y las líneas instrumentales a la perfección, más algunos estribillos bien conseguidos. Esto es This ruined world, en resumen.

Mark Sugar canta y toca guitarras junto a Ryan Bruchert, responsable de la mayoría de los pasajes solistas, con Adam Kopecky a la batería y11391386_10153032776247842_5069601016478596945_n Usha Rajbhandari al bajo. El trío de hachas se lo montan muy bien, sobre todo en los interludios rítmicos. Lo produce la propia banda en su unidad móvil (sí, la llaman Trials Mobile Facility, a saber). Pete Grossman y Quentin Poynter se encargan de los controles técnicos y la excelente mezcla final.

En They hide behind the law no pueden sonar más densos, con un trabajo de bombo y platos alucinante sobre la que Usha marca una línea de bajo increíble. El tema se redondea con uno de los mejores solos y una interpretación gutural de Mark acertada. Porque también hay un buen cantante, capaz de mantener su voz oscura y ruda al estilo Anselmo para pasar a interpretar con voz limpia cual (casi) Halford, como en Diggin my own grave. La inicial Truth defiled es otro punto fuerte, sobre todo por el trabajo de guitarras, geniales el riff principal y la forma en que se armonizan. Don’t believe a word y Beat the system of death deben caer a tus oídos: gran trabajo melódico sin perder la fuerza original, con acertados cambios. En Inheritance se muestran más accesibles, con un inicio acústico, un estribillo limpio y unas guitarras menos salvajes, pero igual de curradas. En cambio, This ruined world, que cierra el álbum, gana por densidad épica, intensa interpretación, batería sobrepuesta y técnica masiva en las cuerdas, veloz y tendinosa. Y si aún dudas de la calidad de esta gente, nos queda Blink of an eye.

En definitiva, un increíble disco de thrash moderno (o como quieras llamarlo), lleno de detalles, con una banda que se gusta en la creación de canciones redondas donde triunfa la mezcla de técnica y buen gusto. No hay muchos discos tan completos hoy en día. Dale al play.

Trials – Don’t believe the word

Anuncios

Un comentario en “Trials – This ruined world – 2015”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s