The Quireboys – Beautiful curse

The Quireboys Beautiful curse

The Quireboys – Beautiful curse

Cuando me acerco a un nuevo álbum de The Quireboys tengo la esperanza de pasar un buen rato de rock and roll. Y, en efecto, Beautiful curse es un buen disco de rock, pero, además, es un disco hecho por un puñado de músicos con un corazón lleno de blues, humo de garito y necesidad de noches llenas de amor y tragos largos. Y si eso lo mezclas con un productor tan enorme como Chris Tsangarides te das de boca con una delicia sonora. Como si Keith Richards y Paul Kossoff se hubieran juntado con Rod Stewart a principios de los setenta (por imaginar que no quede).

Un pelotazo como Too much of a good thing para abrir, con el riff más AC/DC que podrás encontrar en toda su discografía, interpretado por una banda en forma. Canciones con mucho ritmo y ganas de fiesta encontramos varias. Chain smoking tiene un rollo sleazy con una mezcla divina de piano y guitarra y una interpretación vocal de Spike destructora. En su más puro estilo, Homewreckers and heartbreakers y For crying out loud (honky-tonk incluido) encierran ese zumo de garito lleno de slide, piano orgánico (tremendo Heith Weir) y cabezas bailando. ¿Y qué decir del guitarreo de Diamonds and dead stones? Paul Guerin y Guy Griffin hacen un gran trabajo, sin lucimientos excesivos pero siempre muy correctos.

The Quireboys – Too much of a good thing

 

Y, cómo no, tenemos algunas baladas marca de la casa, esos temas en los que Spike se deshace y lo impregna todo de melancolía o despecho, según el tema. Mother mary tiene un deje a The Faces, con una línea melódica suave, delicada, que se rompe en el estribillo; excelente guitarra. Don’t fight it suena a ya escuchado, a baladas de sus primeros discos, pero no por eso deja de agradecerse esa construcción creciente y ese arreglo de Hammond y otro trabajo de guitarra breve y emotivo. Cierra el álbum un medio tiempo con orgásmico blues y una letra tan sencilla como efectiva, un buen final este I died laughing.

The Quireboys – Mother Mary

 

¿Y el resto? Los mejores temas, esos donde la banda se recrea en soberbias melodías, ritmos conocidos pero que nunca importa revisitar y la voz especial de Spike en mejor forma que nunca. Talk of the town y King of fools han sido paridos para el directo y Beautiful curse es, directamente, una joya llena de referencias tamizadas por The Quireboys. Y un poco de Tom Petty se cuela en Twenty seven years.

The Quireboys – King of fools

 

The Quireboys – Beautiful curse

 

Una buena portada, un buen álbum, una gran banda de rock and roll, una producción pequeña y grande a la vez. The Quireboys han vuelto con fuerza. A disfrutarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s