KISS – Lick it up – 1983

KISS Lick it up

En 1983 Paul Stanley (cantante y guitarrista) se encontraba en una encrucijada: por un lado estaba disgustado con las ventas del anterior Creatures of the night pero adoraba el sonido de ese trabajo. Paul creía que la banda debía dar un paso adelante para sobrevivir entre los jóvenes grupos que se habían impuesto en el mercado. Y su respuesta fue eliminar el maquillaje y huir hacia delante, es decir, repetir y amplificar los sonidos del Creatures. En realidad, fue una apuesta arriesgada. El propio Gene Simmons (cantante y bajista) se resistía. En realidad, cuando salieron en el mes de octubre de 1983 sin maquillajes en la archipoderosa MTV estaban tirándose al vacío.

La crisis venía de largo. En 1982 la compañía Phonogram obligó a Kiss a grabar cuatro canciones para un recopilatorio que permitiera compensar la falta de ingresos de los últimos lanzamientos de la banda. Sin ideas y sin tiempo: ningún productor estaba disponible o interesado, así que acabaron en los estudios con un casi desconocido Michael James Jackson. El buen sonido de las canciones y la prisa de la compañía por poner cuanto antes un disco de Kiss en el mercado llevó a Stanley a contar de nuevo con James Jackson. La situación para las sesiones del que sería el décimo álbum de Kiss, titulado finalmente Creatures of the night, no podía ser más caótica. Durante la grabación, los continuos problemas con el guitarrista Ace Frehley obligó a reclutar a un sinfín de amigos y colaboradores a las seis cuerdas. Por allí pasaron músicos de todo tipo; en este curioso enlace puedes enterarte de quién tocó qué. El caso es que apareción por el estudio un desconocido músico llamado Vincent Cusano. Allí conoció a Gene Simmons. Vincent recordaba: “Le dije a Gene “es un placer, yo siempre he sido fan vuestro” y le di mi número de teléfono para que me llamase. Estuve una semana sin apenas comer y dormir. Al final me llamó y las primeras canciones que hicimos fueron Killer y I love it loud. Luego me presentó a Paul y con él escribí I still love you y un par de temas más”. Unos meses más tarde, el novato se unió a Kiss para la promoción del álbum, convirtiéndose en el sexto miembro oficial de la banda, Ankh, el guerrero egipcio.

Tras la gira, en verano de 1983, entraron a grabar su nuevo álbum en los estudios Record Plant con Michael James Jackson a los controles. Por primera vez desde Dressed to kill (1975) todas las canciones habían sido compuestas por miembros de la banda, sin ayuda de escritores externos; eso sí, Vincent ponía su sello en ocho de las diez canciones. Su forma de componer y el sonido de su guitarra marcan el álbum sin ninguna duda, casi como una Kiss-Vincent Band. En septiembre de aquel año se publicó Lick it up, el primero sin el maquillaje, presentado con una sobria portada. El álbum escaló pronto al puesto 24 en Estados Unidos convirtiéndose en disco de oro antes de las Navidades, su mayor éxito en siete años. Incluso en Europa, gracias al sencillo Lick it up, despegaron las ventas hasta el punto de embarcarse en una gira de seis semanas y cuarenta y nueve conciertos.

El batería Eric Carr completaba el cuarteto, junto Paul Stanley, voz y guitarra, Gene Simmons, bajo y voz, y el nombrado Vinnie Vincent a la guitarra. Lo produjo Michael James Jackson en los Right Track Studios de Nueva York durante el verano de 1983 junto a los dos jefes, Simmons y Stanley.

El comienzo con Exciter no puede ser más claro de qué vamos a encontrar en el resto del disco. Un riff duro, Eric golpeando con saña y Paul manejando sus agudos. Un puente sencillo y un estribillo jugoso. La temática de casi todos los temas versan sobre lo mismo: sexo. Atentos al breve solo que grabó, por sorpresa, Rick Derringer. Tanto la estructura como el estribillo recuerdan a Creatures. Gene abre fuego con Not for the innocent: «better lock up your daughters, we’re comin’ to your town». El sonido se asemeja de nuevo al de temas como Killer o War machine aunque con Simmons haciendo esfuerzo por subir los tonos. Meritorio el sonido de batería, como en todo el álbum. El primer single y llave, como hemos dicho, para el éxito del álbum fue Lick it up, que Vinnie y Paul compusieron en el apartamento de éste. La canción resultó tan simple que hasta el momento de grabarlo no tenían claro si entraría en el disco; de hecho, fue el propio productor el que sugirió la parte instrumental, para darle un poco más de duración y facilitar un cambio en el tema.

A estas alturas ya nos hemos dado cuenta que, sobre todo, este álbum pertenece a Vinnie. En Young and wasted tenemos un ejemplo extraordinario. Gene fuerza sus agudos para estar a la altura (nunca mejor dicho) sobre un lick de Vinnie, quien machaca y adorna constantemente su propia obra. El solo es uno de los mejores del disco, aunque para Vincent nunca era suficiente. Canción oscura. En directo, como la versión que apareció en Animalize Live Uncensored, la cantaba Eric Carr e incluía un tremendo solo del batería. Paul comenzaba una época en la que parecía querer probar lo alto que podía cantar sin que le reventara la cabeza. En Gimme more tenemos un ejemplo estupendo: veloz (la más corta, no llega a los cuatro minutos) y chillona. Vinnie se luce en la intro y en el potente solo. El segundo single fue All hell’s breakin’ loose. El tema se basa en un lick de guitarra de Eric sobre el que Paul y Vinnie construyeron el tema. Gene arregló el estribillo. Al principio se planteó que el propio Eric la cantara, pero al final recayó la responsabilidad en Paul. Buen tema que apenas duró en los directos, muy arreglado, sale un poco de la tónica general del álbum. Se recrea en una especie de rapeo de Paul y en la repetición de la figura principal de guitarra.

Una de las favoritas de Stanley viene a continuación. A million to one comienza con la guitarra de Vince mostrando el tema principal, luego sigue la banda al completo para ceder el protagonismo al amor desengañado de Paul, quien hace uno de sus mejores trabajos vocales: «I gave you the best love you ever had, but it wasn’t enough». La melodía lleva la canción a buen puerto y el breve pero de nuevo estupendo solo de Mr. Vincent terminan por dejar un tema la mar de apañado. Reciéntemente lo recuperaron en algunas actuaciones acústicas, demostrando que la base melódica del tema no ha perdido gancho con el paso del tiempo. Simmons siempre ha presumido de su incansable pasión por el sexo opuesto y no podía dejar de pasar la ocasión de dedicarles un tema explícito: «baby, baby, guess you win the prize». Fits like a glove tiene un riff machacón de guitarra, que recuerda a otro de Led Zeppelin, obra del propio Gene, quien se deja la garganta en el asunto. Un puente que pega poco y un estribillo simple. Para cerrar el álbum, dos composiciones de Simmons, típicas de él. Dance all over your face se trabaja sobre una figura de bajo simple, una guitarra seventies y un estribillo pegadizo. Mientras, And on the 8th day cede más protagonismo a Vince y a Eric. La canción recuerda un poco a God gave rock’n’roll to you de Argent (que versionearían años después los propios KISS). Buena forma de acabar.

El álbum fue el mayor éxito desde Dinasty (llegó al platino en Estados Unidos) y permitió a KISS recuperar parte del público perdido en años anteriores. No dejes pasar la ocasión de disfrutar de este trabajo puro sonido ochentero.

Anuncio publicitario

2 comentarios en “KISS – Lick it up – 1983”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s